Enlaces accesibilidad

Mel Brooks, el rey de la comedia

  • Jorge San Román repasa en un libro la vida y la obra del creador de El jovencito Frankenstein
  • "Se adelanto a las comedias de gags de Zucker/Abrahams, o de los hermanos Farrelly", asegura

Por
Mel Brooks y Marty Feldman en 'El jovencito Frankenstein'

Actualmente podéis ver en Madrid el musical El jovencito Frankenstein, basado en la mítica película de Mel Brooks, uno de los poquísimos artistas que ha ganado los premios más importantes del cine (Oscar), el teatro (Tony), la música (Grammy) y la televisión (Emmy). Y uno de los cómicos más influyentes e imitados de la historia. Un genio que se merecía un libro tan interesante y cuidado como La loca historia de Mel Brooks (Diábolo Ediciones), del periodista y escritor Jorge San Román (Salamanca, 1965).

Jorge destaca la importancia de Mel Brooks en la historia de la comedia: "Mel Brooks ha sido uno de los grandes del entretenimiento y la comedia en Estados Unidos y el mundo de habla anglosajona. Lo mejor de su obra, su monumental trabajo como guionista de televisión, lamentablemente a los hispanohablantes no nos llegó en su momento debido a la imposibilidad de traducir los enrevesados juegos de palabras ni de trasladar la jerga o los acentos. Diábolo ediciones pensó que Mel Brooks merecía un libro porque, entre otras cosas, se trata de un artista que, por increíble que parezca, carece de bibliografía, ni siquiera se le ha dedicado un libro en su país, o en paises tan cinéfilos como Francia o Inglaterra".

El Superagente 86

Eso es algo increíble si tenemos en cuenta su impacto en la cultura popular. "Mel Brooks dijo en una ocasión -asegura Jorge- que cuando trabajó para el espacio pionero de televisión "Your Show of Shows", escribió suficiente material como para completar veinticuatro largometrajes; aquel legendario programa contaba con escritores, verdaderos genios de la comedia, como Mel Tolkin, Neil Simon, Carl Reiner o Woody Allen, y sin duda marcó una impronta en la forma de realizar ese tipo de espacios"

Sin olvidar sus obras más famosas, que se adelantaron a la comedia predominante de los últimos años: "Get Smart (el Súperagente 86), fue una serie de parodia extrema, y largometrajes como Sillas de montar calientes o El jovencito Frankenstein anticiparon lo que algunos años después se conocería como Spoof Movies, cintas como Aterriza como puedas, y otras de Zucker/Abrahams, o de los hermanos Farelly".

Mel Brooks con el guionista Carl Reiner, con el qué formó un dúo cómico de gran éxito noticias

El libro

Destacar, como siempre, la excelente edición de Diábolo, profusamente ilustrada con fotografías alucinantes de cada etapa de la vida de Mel Brooks  y sus creaciones más recordadas.

"El libro se divide en siete capítulos -asegura Jorge-, los primeros tratan el origen de Mel, un niño judío nacido en Brooklyn que rapidamente se dio cuenta que para salir indemne de los peligros que amenazaban el barrio en forma de bandas callejeras, no había nada como resultar gracioso. Sus pinitos en el Show Bussines, su participación en la Segunda guerra mundial, él quería vengarse de Hitler, y la mejor forma que encontró fue la de reírse de él".

Gene Wilder y Zero mostel en 'Los productores'

"Después -añade- se cuenta su salto a la televisión, sus crisis existenciales, y el primer largometrajeLos productores (1967), que si en un principio no resultó un éxito de taquilla, hoy es considerada una película de culto, con uno de los guiones - escrito por el propio Mel -, más ingeniosos de la historia del Cine".

"Los últimos capítulos -concluye- cuentan su trayectoria como productor, doblador de dibujos animados, y creador de musicales de éxito. El libro se completa con dos filmografías, la de director, y como productor, con películas tan alejadas de su estilo como El hombre elefante (1980), Frances (1982) o La mosca (1986)".

Portada y página de 'La loca historia de Mel Brooks'

"De mayor quiero ser artísta"

Son muy curiosos los comienzos de Mel Brooks, inspirados por el teatro. "Mel Brooks experimentó una epifanía cuando, a los nueve años, un tío suyo lo llevó a ver un espectáculo de Broadway -nos cuenta Jorge-. Tenía claro que "quería hacer eso", aunque los comienzos resultaron durísimos; empezó entreteniendo al público de los balnearios judíos próximos a Nueva York, continuó en clubs y cabarets de dudosa fama, y todo le sirvió para cimentar una forma de hacer humor que eclosionó cuando otro gran cómico judío, Syd Caesar, le contrató como escritor de chistes para "Your Show of Shows". A partir de ese momento, aunque con claros altibajos, continuó con una carrera de éxito, de hecho, sigue en activo. A sus 92 años ha supervisado la adaptación del guión para el montaje español del musical El jovencito Frankenstein".

Marty Feldman fue el inolvidable Igor en 'El jovencito Frankenstein'

Otra de las virtudes de Mel Brooks ha sido la de saber rodearse un grupo de colaboradores y actores realmente excepcional entre los que brillan Gene Wilder o Marty Feldman: "Se ha rodeado siempre -nos confirma Jorge- de colaboradores ya conocidos, técnicos y artistas, como el músico John Morris, que escribió la banda sonora de casi todas sus películas, y respecto a los actores, le gusta hablar de su "Mel Brooks Repertoy Company", que reune actores tan talentosos como Gene Wilder, Madeline Kahn, Dom DeLuise, Clorice Leachman o Harvey Korman".

Una de las facetas menos conocidad de Mel Brooks es la de productor. Su compañía produjo títulos míticos como los citados El hombre elefante (1980), Frances (1982) o La mosca (1986) "Quizá montó su productora harto de hacer ganar una fortuna a otros estudios y productoras -Asegura Jorge-. Cuando creó Brooksfilms en los años 80 lo hizo con el propósito de diferenciar sus propias películas, siempre comedias, de mayor o menor grado, de títulos mucho más "serios", como los citados, u otros muy interesantes de ciencia ficción o terror, como El doctor y los diablos (Freddie Francis, 1985), o melodramas como La carta final (David Hugh Jones, 1985), cuyos derechos para el cine compró para regalárselos a su esposa, la inolvidable Anne Bancroft, que protagonizó la película junto a Anthony Hopkins".

Cleavon Little y Gene Wilder en 'Sillas de montar calientes'

Sus mejores trabajos

Como experto en mel Brooks, preguntamos a Jorge cuáles cree que son sus mejores trabajos: "Ví El jovencito Frankenstein (1974) a los diez años, y desde entonces soy fan incondicional; creo que los productores españoles y el director Esteve Ferrer han hecho un trabajo sensacional con la adaptación del musical. Su segunda película, El misterio de las 12 sillas (1970), puede que sea mi favorita, se trata de una comedia extraña, "muy, muy judía", en palabras del propio Mel. Y Drácula, un muerto muy contento y feliz (1995) es una gran película, aunque con un espantoso título en español, podría haber sido más adecuado Drácula, de Mel Brooks, en ella, el trabajo que hace Leslie Nielsen es impresionante".

Seguro que todos recordáis gags de sus películas como el de "Podía ser peor, podía llover", de El jovenccito Frankenstein. Pedimos a Jorge San Roman que también nos destaque algunos de sus favoritos: " Hay una serie de gags relacionados con el vértigo en la película Máxima ansiedad (1977), que son tronchantes para quienes lo padecemos, y recuerdo haberme partido de risa cuando en Los productores se menciona que el personaje de Gene Wilder, de niño, era tan tímido y poca cosa, que incluso en la guardería lo llamaban por su apellido".

Leslie Nielsen en 'Drácula, un muerto muy contento y feliz'

"Se le quiere mucho en España"

Muchos pensamos que a Mel Brooks no se le ha dado el reconocimiento que merece. Aunque, según Jorge: "A Mel Brooks se le quiere mucho en España, el problema es que la primera película suya que se proyecto aquí fue El jovencito Frankenstein, en 1975, y antes había dirigido títulos tan buenos o incluso mejores, como Los productores o Sillas de montar calientes, que llegaron solo después del éxito cosechado por El jovencito".

"Algunas de sus películas -continúa- han funcionado mejor en vídeo que en las salas, La loca historia de las galaxias (1979), por ejemplo. La puesta en escena del musical Los productores no obtuvo en su momento el éxito esperado, a pesar de la fama del duo protagonista, en cambio, El jovencito Frankenstein está triunfando en el teatro, y conserva el inconfundible sello de su creador".

Jorge ya ha escrito otros libros de la línea de cultura popular de Diñabolo ediciones. Por eso le preguntamos por su próximo proyecto: "De esto no puedo hablar, y no es por una cuestión supersticiosa, sino porque se enfadaría mucho el editor, y ¡eso no podemos permitirlo! Puedo adelantar que será un libro que mezclará cine, cómics, rascacielos, televisión, y algún que otro juguete, y me hace muchísima ilusión".

Mel Brooks en 'Soy o no soy'



 

Noticias

anterior siguiente