Enlaces accesibilidad

Al menos 37 muertos en el ataque a un casino de Manila

  • La mayoría han perdido la vida asfixiadas durante el asalto
  • El atacante se ha suicidado antes de ser capturado
  • La Policía ha calificado el incidente como un robo

Por
Un ataque a un casino de Manila deja 37 muertos

Al menos 37 personas han perdido la vida y más de 50 han resultado heridas durante el asalto a un casino en el sur de Manila (Filipinas) perpetrado el jueves por la noche por un hombre armado, ha informado este viernes la Policía, que ha calificado el incidente como un robo. El ataque se produjo cuando un varón con una carabina M4 entró en la segunda planta del complejo y comenzó a quemar mesas de juego con gasolina. 

Entre las víctimas mortales, 36 se encontraban entre la segunda y la octava planta del complejo de ocio Resort World Manila. Perdieron la vida asfixiadas por la humareda causada por el incendio provocado por el atacante, cuyo comportamiento no resulta habitual en los asaltos de delincuencia común, tal como ha sido descrito en la versión oficial, lo cual añade confusión al incidente.

Según esa versión, el hombre armado se atrincheró en una habitación a la que prendió fuego tras rociar con gasolina -que llevaba consigo- varias mesas del casino que alberga el complejo hotelero. A continuación se suicidó, pegándose un tiro en la cabeza. 

Aunque el Estado Islámico (EI) reivindicó el asalto, tal extremo fue descartado inmediatamente por las autoridades. "No podemos relacionar el incidente con terrorismo. Él no disparó a nadie (...) si fuera un terrorista habría traído bombas o disparado contra todo el mundo", ha dicho el director de la Policía de Manila, Oscar Albayalde, en rueda de prensa.

Imagen del presunto atacante que el jueves provocó 37 muertos en un casino en Manila, Filipinas

Imagen del presunto atacante que el jueves provocó 37 muertos en un casino en Manila, Filipinas EFE POLICÍA NACIONAL FILIPINA

Conforme a la versión oficial, el móvil del asalto era hacerse con un botín de 130 millones de pesos filipinos (unos 2,6 millones de dólares o 2,3 millones de euros) en fichas del casino.

Disparos a las cámaras de televisión

Albayalde ha descrito al atacante como "blanco, grande y gordo", y ha apuntado que podría ser un extranjero de etnia caucásica y así como que estaba "mentalmente perturbado". Esta versión va en el mismo sentido de la divulgada por el jefe de la Policía filipina, Roland Dela Rosa, quien en unas primeras declaraciones a la prensa descartó de madrugada que el ataque tuviera origen terrorista y dijo que el móvil fue el robo.

Dela Rosa ha indicado que los disparos que efectuó el atacante -cuyo cuerpo ha aparecido carbonizado- iban únicamente dirigidos a las cámaras de televisión situadas en el interior del casino. El jefe policial contradijo el relato de testigos, que dijeron que los atacantes eran varios y abrieron fuego indiscriminadamente.

Dela Rosa también ha asegurado que los muertos y los heridos se produjeron durante la estampida causada por el pánico que el asalto desató entre los clientes y empleados del hotel, no por los disparos. El complejo de ocio atacado alberga un hotel, un cine, un casino y una galería comercial, recoge el diario Inquirer.

El ataque armado ha causado el pánico y ha generado confusión. EFE ROLEX DELA PENA

La sombra del Estado Islámico

El asalto del complejo de ocio coincide con los enfrentamientos entre Ejército y yihadistas del Grupo Maute, afín al Estado Islámico, en la sureña ciudad de Marawi. Los combates en esa ciudad de la región de Mindanao, de mayoría musulmana, han causado más de 170 muertos, y según analistas locales no tienen visos de concluir a corto plazo.

Poco antes de las declaraciones del dirigente policial, la prestigiosa organización estadounidense de seguridad SITE había divulgado en twitter que el ataque había sido reivindicado por el Estado Islámico (EI), que lo atribuyó a "lobos solitarios del califato". De ser falsa la reivindicación del EI divulgada por SITE -especializada en terrorismo y que monitoriza las actividades islamistas a escala global-, no sería la primera vez que la organización yihadista se atribuye ataques que no ha cometido.

La autora del tuit fue Rita Katz, judía de origen iraquí, cofundadora de la organización de inteligencia y que afirmó que la reivindicación procedía de Marawi, en el sur de Filipinas. El Ejército y milicianos del Grupo Maute, afín al EI, combaten desde hace once días en esa ciudad, donde los enfrentamientos han causado más de 170 muertos y, según analistas locales, se pueden prolongar debido a la resistencia que muestran los yihadistas.

El Ejército se ha desplegado en Marawi bajo el amparo de la ley marcial, declarada el mismo día en que se inició el conflicto por el presidente del país, Rodrigo Duterte, en toda la región de Mindanao, a la que tradicionalmente han circunscrito sus operaciones armadas los grupos islamistas que luchan por la independencia de la zona, que, en contraste con el resto del país, es de mayoría musulmana.

Noticias

anterior siguiente