Enlaces accesibilidad

'Yo fui a EGB 4', el punto y aparte de una serie inolvidable

  • Jorge Díaz y Javier Ikaz presentan el cuarto libro de la serie 'egebera'
  • Han vendido ya más de medio millón de ejemplares de su tetralogía
  • Dejarán los libros aparcados para dedicarse a otros proyectos relacionados

Por

Javier Ikaz (en primer plano) y Jorge Díaz con su 'Yo fui a EGB 4'. PLAZA JANÉS

Lo que daban de sí 25 pesetas en la tienda de ultramarinos del barrio, los castigos en el colegio como copiar 500 veces "en clase no se habla", la visita el fin de semana al videoclub para alquilar una película que había que devolver rebobinada, las recetas de las rosquillas de la abuela o los recuerdos del primer beso... Jorge Díaz (1971) y Javier Ikaz (1978) vuelven a remover los recuerdos de la infancia en Yo fui a EGB 4 (Plaza y Janés, 288 páginas, 18,90€), el que se supone -de momento- el final de la saga de cuatro libros que han vendido hasta ahora más de medio millón de ejemplares y se ha convertido en la serie de no ficción más exitosa de los últimos años desde que publicaran el primero en 2013.

Portada de 'Yo fui a EGB 4'.

La generación que asistió a clase desde 1970 a 1995 mientras estaba en vigor la Ley de Educación General Básica, sigue volcándose con los libros que publican estos dos 'egeberos' que cuentan ya con casi 1,2 millones de seguidores en el grupo de Facebook en el que nacieron y que, además de estos volúmenes, desarrollan en paralelo otros proyectos relacionados a los que ahora quieren "dedicar más tiempo", explican en una entrevista con RTVE.es.

"Los libros los mimamos y trabajamos tanto que les dedicamos todo un año de trabajo y eso nos impide desarrollar otros proyectos pendientes por falta de tiempo. Así que, de momento del hipotético Yo fui a EGB 5 lo vamos a dejar ahí aparcado y nos vamos a dedicar este año a sorprender a nuestros seguidores con otras cosas que nos apetecen", asegura Jorge Díaz, que anuncia que entre esos próximos proyectos un concurso televisivo el 21 de diciembre de un solo programa por ahora en el canal TNT, fiestas egeberas o incluso una línea de merchandising.

Las imágenes de una época

Para completar los colores de las cuatro fichas del parchís, este cuarto libro lleva el color amarillo a su portada, tras el azul de Yo fui a EGB (2013), el rojo de Yo fui a EGB 2 (2014) y el verde de Yo fui a EGB 3, y como material extra incluye un tablero de este popular juego de mesa y sus fichas correspondientes, ilustradas con los rostros de los componentes de la banda infantil Parchís -el del dado blanco también está-.

"Este libro es todavía más costumbrista que el tercero", explica Javier Ikaz, mientras que Jorge Díaz destaca que han hecho "mucho hincapié" en incluir material fotográfico de esos años. "Nos dimos cuenta de que hay pocas fotografías de aquellos años, de los cumpleaños, tu padre con su coche o de la señora de la tienda de ultramarinos", dice Díaz, que agradece en este sentido las aportaciones de la comunidad de seguidores.

Tienda de ultramarinos. YO FUI A EGB

En esa línea de ahondar en las costumbres de la época y buscar temas no tratados en las ediciones anteriores, Ikaz y Díaz han rescatado, por ejemplo, los recuerdos del primer beso -"muy torpe, casi un cabezazo"- y los poemas de amor o han redactado un pequeño 'diccionario EGB-castellano', que explica términos como "efectiviwonder", "fistro" o "walkman".

También recuerdan los castigos que sufrían los alumnos de la EGB, una cuestión que es, a juicio de los autores, "donde más se nota el paso de la EGB". "Iban de los castigos físicos de los años 70, en los que el maestro te podía soltar una bofetada y al llegar a casa cuando se enteraba tu padre casi que te daba otra porque algo habrías hecho, hasta el día de hoy en los que los profesores no es que no puedan castigar, es que los padres van a amenazarles", dice Jorge Díaz.

Hucha que barría las monedas. 'YO FUI A EGB'

Los autores de Yo fui a EGB 5 también recuerdan en sus páginas cómo nos habíamos imaginado el futuro cuando éramos niños: "Todos teníamos muy claro que los coches iban a volar, que nos tomaríamos una pastilla para comer y que la ropa no iba a necesitar ser lavada ni planchada. No acertamos ni una", ríe Díaz, que añade que lo que ninguno fue capaz de imaginar era cómo iban a avanzar cosas "tan sencillas" como las comunicaciones, con internet, las redes sociales y los smartphones. "Ya no hay futuros como los de antes", apostilla Ikaz.

"Un sueño cumplido"

Tampoco Javier y Jorge se podían imaginar hace cuatro años que iban a haber vendido más de medio millón de ejemplares de su serie: "No imaginábamos ni de coña que nos iban a llamar para hacer un libro. El primero era algo para contar a los nietos. Cuando nos dieron un segundo dijimos 'madre mía'... Y así ha ido pasando con esto y con todo lo que hemos hecho", cuenta Javier. "No nos imaginábamos esto jamás. Es un sueño cumplido", dice Jorge Díaz, que recuerda que ya les parecía toda una proeza llegar a vender 10.000 ejemplares con el primero.

El cuarto libro ya va por su segunda edición, después de que la primera de 30.000 ejemplares se agotase en dos semanas, y los seguidores están "encantados" con él, aseguran.

"Creo que son libros que realmente no defraudan. Y los cuatro libros se complementan muy bien. Queda como una colección que es una mini-enciclopedia que define muy bien el costumbrismo de este país en aquellos años", resume Jorge, de 45 años.

Y, si esa es su aportación a la sociedad, ¿qué les ha aportado a los propios autores esta saga? "Todo. Muchísimo. Han sido cuatro años de nuestra vida con sorpresas continuamente y en los que han ocurrido cosas que jamás imaginamos que iban a pasar. Ha sido una experiencia inolvidable y me atrevería a decir que los mejores años de nuestra vida", afirma Jorge Díaz.

"En mi caso, es que además en todo el proceso he sido padre. Y me veo en las fotos de hace cuatro años y es como cuando eres presidente y te ves hipercanoso después del mandato... Son los mejores años de mi vida", concluye Ikaz. Mejores, incluso, reconocen, que los de la EGB.

Interior de un videoclub. YO FUI A EGB

Cuestionario ochentero (y 4)

-Programa musical favorito: Aplauso (Jorge). Tocata (Javier).

-Villancico: "Feliz Navidad" de Boney M (Jorge). "El tamborilero", lo recuerdo de casa de mis abuelos (Javier).

-Anuncio navideño: Las muñecas de Famosa (Jorge). Los del Almendro (Javier).

-Vuestra primera paga: Un duro (Jorge). Cinco duros, que soy más joven (Javier).

-Stallone o Schwarzenegger: Schwarzenegger (Jorge). Stalllone, que hacía películas mucho mejores (Javier).

-¿Acabasteis alguna partida de Monopoly?: Sí (Jorge). Yo no, y de parchís si hacías trampas (Javier).

-¿Eráis capaces de ver las figuras ocultas de los estereogramas?: Yo en mi vida he visto uno, y los únicos que he visto son los del libro (Jorge). Sí (Javier).

-Telenovela: Cristal (Jorge). Santa Bárbara (Javier).

-¿Chapulín o el Chavo del Ocho: El Chavo del Ocho (Jorge y Javier).

-¿Bruce Lee o Chuck Norris?: Bruce Lee sin duda (Javier). Chuck Norris. ¡Qué diferentes somos! (Jorge)

-Juego de calle: El hinque (Jorge). El 'esconderite' (Javier).

-¿Cuándo tuvisteis el primer ordenador personal?: Ya en la Universidad y costó medio millón de pesetas (Jorge). Ya cuando estaba estudiando informática (Javier).

-Viaje de estudios: A Salou, un desmadre (Jorge). A la 'Expo 92' de Sevilla (Javier).

-Colonia: Vorago, la de Don Johnson, (Jorge). De pequeño Chispas, luego la de Massimo Duti (Javier).

-Asignatura favorita: Lengua y Plástica (Jorge). No me gustaba nada ir a clase, pero me quedaría con Lengua (Javier).

-¿Encontrabais siempre a Wally?: Sí (Jorge). Yo lo he encontraba y luego volvía a perderlo (Javier).

Noticias

anterior siguiente