Enlaces accesibilidad

Encuentran una película perdida de Orson Welles

  • La película, Too Much Johnson, es muda y se rodó en 1938
  • Se creía que la cinta había desaparecido en un incendio en 1970
  • Se proyectará por primera vez el 9 de octubre en Pordenone (Italia)

Por
40 minutos de celuloide filmados por Orson Welles

Un filme mudo realizado por Orson Welles en 1938 que se creía perdido se ha encontrado en Italia, según ha anunciado el Museo George Eastman House de Nueva York.

La película, Too Much Johnson, es la adaptación de una obra de teatro que no fue terminada, según explica el museo en un comunicado.

La cinta, realizada para el Mercury Theatre -compañía de teatro fundada por Wells en 1915- se ha encontrado en un centro cultural de Pordenone, en el nordeste de Italia, pero se trasladó a la Cineteca de Friuli. De allí se llevó a EE.UU., donde se restaurará. Fueron los trabajadores de Cinemazero, el centro cultural, los que la encontraron.

Paolo Cherchi Usai, encargado de la recuperación de este filme y conservador jefe del departamento de cine de la George Eastman House de Nueva York, asegura que "la importancia del descubrimiento es tan grande como las circunstancias del descubrimiento en sí mismo".

Se creía desaparecida en un incendio en Madrid

El propio Orson Welles (1915-1985) pensaba que la única copia de Too Much Johnson había perecido en el incendio que sufrió su casa en Madrid en 1970, pero, 75 años después del rodaje de esta película muda que jamás llegó a ser proyectada, verá su estreno mundial el 9 de octubre, en el festival Le Giornate de Cinema Muto, de Pordenone. Unos días después, el 16, se presentará en el Dryden Theatre del George Eastman House, en Nueva York.

Welles filmó en 1938 esta comedia de situación o slapstick en tres partes, que debían ser proyectadas en forma de prólogo para cada uno de los actos de su adaptación de la obra teatral del mismo nombre, pero finalmente no terminó su edición y nunca fue proyectada al público.

Ese mismo año, el estadounidense saborearía la fama con la difusión radial de La guerra de los mundos y, tres años después, con su obra maestra, Ciudadano Kane, una de las obras creativas más memorables del siglo XX y que se alzó con el Óscar a mejor guión original.

"El descubrimiento de esta película supone un importante puente entre la carrera teatral y la carrera cinematográfica de Orson Welles, ayuda a explicar su pasión por el cine mientras trabajaba en una producción teatral", explica el especialista de la George Eastman House.

Cherchi Usai afirma que, desde un punto de vista narrativo, "no hay mucho que decir" sobre la película, porque Welles nunca acabó su edición, pero, desde un punto de vista visual, "sabes inmediatamente que es suya" porque "la colocación de la cámara es básicamente la misma que en Ciudadano Kane y El cuarto mandamiento.

"De hecho, hay una secuencia en la que se ven cientos de contenedores en la calle, que es muy similar a la secuencia final de Ciudadano Kane, con esas miles de cajas en el almacén al final de la película. Casi parece un ensayo de esa secuencia", manifiesta el experto.

"Una obra maestra de ingeniería"

"Uno de los rollos no estaba en buen estado, así que pensé que era demasiado tarde para salvar las imágenes", ha explicado Cherchi Usal. Pero una operación de urgencia por parte de un laboratorio holandés líder en restauración ha hecho posible que se conserve el 96% del rollo. "Lo llamaría una obra maestra de ingeniería", ha afirmado Cherchi Usai.

La recuperación de la cinta no fue fácil. Cuando llegó a manos de Cherchi Usai, uno de los rollos de la película estaba tan descompuesto que pensó que sería totalmente imposible restaurarlo. "Para que te hagas una idea, no pensé ni que tuviera sentido mandarla al laboratorio.

Noticias

anterior siguiente