Enlaces accesibilidad

Rouco califica como "sorprendente" la renuncia del papa, de la que no había "indicio alguno"

       
  • Considera un "récord" los viajes en sus ocho años de pontificado
  •    
  • El "cúmulo de labor y trabajo para el papa es mayor que en siglos pasados"
  •    
  • Los obispos españoles aceptan con "reverencia filial" la renuncia

Por
Los obispos españoles, apenados con la renuncia del papa Benedicto XVI

El presidente de la Conferencia Episcopal Española, Antonio Rouco Varela, ha calificado como “sorprendente” la renuncia del papa Benedicto XVI al Pontificado, anunciada este lunes, y ha explicado que la semana pasada estuvo en Roma y no había “indicio alguno de estos acontecimientos”.

El presidente de la Conferencia Episcopal Española, Antonio Rouco Varela, ha calificado como ¿sorprendente¿ la renuncia del papa Benedicto XVI al Pontificado, anunciada este lunes, y ha explicado que la semana pasada estuvo en Roma y no había ¿indicio alguno de estos acontecimientos¿.

Rouco Varela ha leído en conferencia de prensa la declaración de los obispos españoles hecha pública esta mañana con motivo de la noticia. El arzobispo de Madrid considera que los viajes de Benedicto XVI en sus ocho años de pontificado han sido un “récord”, ya que después de llegar al papado con 78 años, ha viajado a Australia, Cuba, México, Brasil, ha hecho varios viajes a Europa, “con días intensos de actuaciones públicas y “encuentros con personalidades y grupos”.

También se ha referido a los tres viajes que Benedicto XVI hizo a España, el último a Madrid, con motivo de las Jornadas Mundiales de la Juventud en el verano de 2011. También, apenas un año después de su elección, presidió en Valencia el Encuentro Mundial de las Familias en 2006, y en 2010 consagró la basílica de la Sagrada Familia.

“El cúmulo de labor y trabajo para el Obispado de Roma, el sucesor de Pedro, es mayor que en siglos pasados”, ha explicado Rouco Varela, quien ha recordado cómo la labor de los papas ha cambiado desde que "el papa Pio XII introduce las audiencias públicas". "La tarea sigue siendo enorme, no puede volger a un estilo de papa como  antes de León XIII, no puede ser, estamos en el siglo 21", ha concluido  Rouco Varela.

"Seguía mucho todo lo que pasaba en España"

Sobre la personalidad de Benedicto XVI, el responsable de la Conferencia Episcopal española ha reconocido que "los alemanes tienen fama de fríos, pero no lo son", y ha añadido que él conoce "mucho" a "los del sur, que tienen un gran corazón", y que el romanticismo "musical y literario de la Alemania del siglo XX es excepcional".

También ha considerado que "a la hora de manifestar sentimientos no era muy retórico", sino que era "muy sobrio, muy sencillo y muy cordial" y que en España "se sentía muy bien, seguía mucho todo lo que pasaba en España", ha asegurado.

El presidente de la Conferencia Episcopal  Española y cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela;  el cardenal arzobispo de Barcelona, Lluis Martínez Sistach; el  prefecto de la Congregación para el Culto Divino, monseñor Antonio  Cañizares Llovera; el cardenal arzobispo emérito de Sevilla, monseñor  Carlos Amigo Vallejo; y el arcipreste de la basílica papal de Santa  María la Mayor de Roma, Santos Abril y Castelló, participarán el próximo día 28 en el  cónclave que resolverá la elección del nuevo papa.

Situación "extraordinaria"

Por su parte, el cardenal-arzobispo de Barcelona, Lluis Martínez Sistach, ha coincidido con Rouco al señalar que se trata de una situación que no esperaban, y que ha calificado como "extraordinaria" de una decisión papal que no esperaban y que aún están "digiriendo". Martínez Sistach, según cita Efe, ha destacado la coherencia, lucidez, profunda espiritualidad y amor por la Iglesia del papa Benedicto XVI, a través de un comunicado leído ante los medios de comunicación. 

El arzobispo de Sevilla, Carlos Amigo, otro de los cinco españoles que  va a participar en el cónclave, ha asegurado en TVE, en relación con la  elección del pontífice que "va a ser el papa que necesita la iglesia en  este momento". También ha recordado que cuando se eligió a otros  pontífices, como Juan XXIII y Juan Pablo II, "su figura parecía  irrepetible".

También el arzobispo de Toledo y Primado de España, Braulio Rodríguez, ha  manifestado que la renuncia del Papa Benedicto XVI le ha causado  "sorpresa", y ha resaltado que la decisión del Pontífice ha sido  tomada "en un acto responsable y en total libertad".

En una conferencia de prensa en Toledo, Rodríguez ha recordado que esta  nueva situación "supone una novedad en los últimos siglos", y ha  asegurado que la decisión de Benedicto XVI "es correcta, como lo fue  en su día la de Juan Pablo II", cuando siguió al frente de la Iglesia  Católica "y no quiso renunciar aún estando enfermo".

"Abre un precedente para el futuro"

Mientras, el arzobispo de Santiago de Compostela, Julián Barrio, ha coincidido en señalar, en TVE, que no esperaba la renuncia, que hay que "acoger con todo el afecto y respeto, en oración, con toda libertad" y "en comunión plena". Sobre Benedicto XVI ha valorado "su guía espiritual"y que su reacción ante Vatileaks y los casos de pederastia ha demostrado su "humildad".

El arzobispo de Santiago, monseñor Julián Barrio Barrio, ha  destacado este lunes la "hondura" y la "calidad humana, espiritual,  intelectual y pastoral" del papa Benedicto XVI, tras conocer la  noticia de que renunciará a su pontificado, ya que sus "fuerzas" no  "se adecuan por más tiempo al ejercicio" de su cargo.

En una comparecencia ante los medios de comunicación, monseñor  Barrio ha recordado que la renuncia papal es algo poco habitual,  aunque "no insólito" y ha mostrado su total "respeto" a la  decisión".

El arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, ha considerado este  lunes que la renuncia de Benedicto XVI "abre un precedente para el  futuro". Juan José Asenjo ha considerado "admirable" la decisión de  Benedicto XVI, ha rememorado los "lazos" que le vinculaban con él, ha  ensalzado su figura señalando la "humildad" del pontífice y su  "entrega sin descanso" a la Iglesia.

Los obispos españoles se sienten "afectados"

El comunicado de los obispos españoles que ha leído Rouco Varela señala que se sienten "afectados" y "como huérfanos"  ante la decisión del Papa Benedicto XVI de renunciar a continuar con  su Pontificado aunque respetan la voluntad del Pontífice y le  agradecen su "impagable" servicio, según indican en un comunicado  firmado por el presidente de la Conferencia Episcopal Española y  cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela.

Además, señalan que les "llena de pena", ya que aseguran que se sentían "seguros e iluminados por su  riquísimo magisterio y por su cercanía paternal", aunque acogen la voluntad del Santo Padre "con reverencia filial" y subrayan que "el Señor bendecirá el costoso paso que él acaba de dar  con nuevas gracias para el nuevo Papa y para toda la Iglesia".

No obstante, expresan al Santo Padre, su "más profunda gratitud"  por el "impagable" servicio prestado a la Santa Iglesia en estos, a  su juicio, "intensos" años de pontificado y piden a todos los fieles  que encomienden al Señor "la persona tan querida" del Papa Benedicto  XVI, para que le consuele y dé fuerzas para seguir sirviendo a la  Iglesia de un modo nuevo.

Finalmente, piden oraciones para que el proceso de elección del  Sumo Pontífice que se abrirá a partir del próximo día 28 sea "guiado  e iluminado por la fuerza del Espíritu Santo".

Un total de cinco españoles forman parte de los 118 cardenales que  elegirán a un nuevo papa en el cónclave que se convocará tras la  renuncia y que podría ser en marzo.

Noticias

anterior siguiente