Enlaces accesibilidad

La misión espacial tripulada de China despegará con Liuyang como primera mujer piloto

       
  • La nave Shenzhou 9 podría despegar el día 16 con una mujer entre su tripulación
  •    
  • China quiere pisar la Luna en 2025 y estar en Marte en 2040

Por
Se acerca el despegue de la primera misión espacial tripulada de China AFP AFP PHOTO / LAURENT FIEVET

La misión aeroespacial tripulada Shenzhou 9 cumplió con éxito su primer simulacro de sistema completo, según el Diario del Pueblo, quién asegura en su página web que la prueba “de cuatro horas y media de duración, evaluó las condiciones de todos los sistemas que funcionan con normalidad y reúnen los requisitos para un lanzamiento real”.

El pasado fin de semana la nave y su cohete propulsor fueron trasladados a su plataforma del Centro de Lanzamiento de Satélites de Jiuquan, en el noroeste del país. La Shenzhou 9 será la primera misión espacial tripulada de China desde septiembre de 2008.

En estos días un grupo de 30 meteorólogos con la ayuda de sistemas avanzados de vigilancia analizan los datos ambientales para obtener un pronóstico certero y establecer la ventana de lanzamiento de la nave tripulada.

Las autoridades no han revelado, todavía, ni el momento del lanzamiento que se mantiene para mediados de este mes de junio, quizá el día 16, ni quienes compondrán la tripulación de la Shenzhou 9 masculina. Lo que sí que se conoce es que Liuyang, de 34 años de edad y capacitada para pilotar cuatro modelos diferentes de aviones, será la primera mujer astronauta china.

De hecho, en los últimos días se han publicado las fotos de las dos candidatas a tripulante. Son Liuyang, oriunda de Henan y Wang Yaping, natural de Shandong. Ambas tienen 34 años. Según los datos facilitados por el gobierno chino, Liuyang, es capaz de conducir 4 modelos de aviones al igual que Wang Yaping, quién pertenece a la séptima generación de mujeres piloto.

Primer acoplamiento

La nave llevará a cabo su primer acoplamiento espacial tripulado con el módulo de laboratorio Tiangong I (Palacio Celestial-I) que fue lanzado el pasado año y que a comienzos de este mes fue colocado en su órbita de acoplamiento.

China, dentro de su programa espacial planea reemplazar el Tiangong-1 por una estación espacial propia en el año 2020 para poder ubicar una tripulación que pueda vivir de forma independiente durante varios meses.

Este laboratorio espacial, actualmente en fase de construcción, está siendo construido completamente en China, pesará finalmente 800 toneladas y está colgado a una distancia de entre 300 y 400 kilómetros de la atmosfera terrestre.

El programa de vuelo será según, Bao Weimin, miembro del Grupo de Ciencias y Tecnologías Espaciales de China, de trece días. En declaraciones al Diario del Pueblo aclaró que la nave utilizará diez de esos días a realizar el vuelo conjunto de la nave y el módulo de laboratorio y otros tres al vuelo de la propia nave. Shenzhou IX se acoplará con Tiangong-1 en forma automática y manual.

En una distancia mayor de 150 metros se llevará a cabo el abordaje automático con el apoyo del centro de seguimiento. Cuando la distancia sea menor a 150 metros el piloto cambiará a sistema manual.

Una vez formalizado el acoplamiento el cosmonauta entrará en Tiangong-1 y materializará una navegación conjunta. Más tarde la nave se separará de la estación Tiangong-1 y regresará a la tierra. Uno de los aspectos más importantes de esta misión consiste según el rotativo “en realizar el acoplamiento entre la nave y el laboratorio espacial de forma manual .

Más de mil horas de entrenamiento

Durante el proceso, el cosmonauta debe esforzarse en que ambos módulos se acerquen poco a poco según los datos transmitidos simultáneamente como la distancia, la altura y la velocidad relativa, y concluir el acoplamiento después de calcular y decidir el programa de cambio de la velocidad”. Antes de cumplir esta misión, la tripulación ha realizado más de mil horas de entrenamientos.

Hay que recordar que China se convirtió en 2003 en el tercer país, después de Estados Unidos y Rusia, en realizar con éxito un lanzamiento tripulado con la nave Shenzou V y el astronauta Yang Liwei. Aunque tarde, China ha conseguido en los últimos diez años grandes logros en el ámbito aeroespacial.

Según datos de sus autoridades, en ese periodo además de lanzar con éxito varios cohetes no tripulados, han colocado en órbita más de 20 satélites e incluso quieren llevar a la Luna en 2025 una tripulación china y en 2040 otra más a Marte, en este caso en colaboración con Rusia.

Noticias

anterior siguiente