Enlaces accesibilidad

Cajas negras para automóviles: ángeles de la guarda tras el parabrisas

  • Son dispositivos que graban en vídeo los acidentes cuando se producen
  • También almacenan información sobre la ruta y la velocidad del vehículo
  • Son especialmente interesantes para empresas con flotas de vehículos

Por
Cajas negras para automóviles: ángeles de la guarda tras el parabrisas
El Car Angel es una especie de caja negra para coches que recoge datos de los momentos antes de un accidente. Se puede colocar fácilmente tras el retrovisor del coche NAICAL

A diferencia de las cajas negras de los aviones, las cajas negras para coches ni son naranjas ni probablemente resistirían una colisión totalmente destructiva o un incendio, pero al menos la idea ya está disponible en el mercado y quien esté interesado en conseguir una puede hacerlo.

El aparato se llama, apropiadamente, Car Angel y lo tiene a la venta la empresa Naical, especializada en los productos electrónicos para el automóvil, el hogar y el tiempo libre.

La idea detrás del Car Angel es básicamente la misma que en las cajas negras de los aviones: grabar toda la información posible en los momentos previos a un accidente, de modo que pueda utilizarse posteriormente en el esclarecimiento de los hechos.

Hasta ahora existen pocos coches que incluyan innovaciones de este tipo, principalmente porque su utilidad es muy relativa: no hay una homologación al respecto y su validez como prueba en caso de llegar a un juicio depende de cada caso y cada juez.

Técnicamente se han visto algunos modelos de coche experimentales guardando datos básicos como la velocidad y posición de los pedales en una pequeña memoria insertada en las alfombrillas, que además resulta ser más resistente a los destrozos propios de un accidente.

Un GPS con cámara de vídeo

La Car Angel BBX1, que es como se llama el modelo, es en realidad más parecida a un GPS con cámara de vídeo calidad VGA y algunas funciones extra.

Incluye sistemas para guardar la posición en coordenadas sobre el mapa y las rutas seguidas (compatibles con Google Maps) y también incluye funciones de tacógrafo, para saber cuándo se ha estado conduciendo o descansando – algo importante entre los conductores profesionales.

Todos los datos van protegidos con contraseña, para garantizar la privacidad del propietario.

El aparato puede servir para comprobar si los conductores siguen las normas de circulación

Su instalación es sencilla porque va en la parte superior del parabrisas en la posición del espejo retrovisor.

En cuanto a su funcionamiento, además de ir guardando los datos de circulación básicos en cuanto a ruta, posición y velocidad, la cámara se activa en cuanto detecta un movimiento brusco en el vehículo tal como un frenazo o un choque, gracias a un acelerómetro incorporado.

Los datos quedan en una memoria interna de alta capacidad –que permite guardar largos periodos de tiempo– y también se copian en una tarjeta de memoria SD convencional por seguridad.

Aparte de que algunos conductores particulares quieran instalar este aparato en su propio vehículo, las mayores ventajas están para empresas que gestionan flotas y conductores sobre los que pueden tener responsabilidad: empresas de alquiler de coches, flotas de taxis, camiones, autobuses, logística...

Los datos recogidos por el aparato pueden utilizarse en caso de problemas como una prueba más para determinar qué sucedió en caso de accidente, aunque también tienen otros usos más cotidianos tales como optimizar rutas o comprobar la destreza de los conductores y el cumplimiento de las normas de circulación.

Noticias

anterior siguiente