Enlaces accesibilidad

El papa advierte sobre el uso de la "ciencia sin límites" y el relativismo moral

  • Da las gracias a las religiosas por su compromiso
  • Recuerda ante los profesores su pasado docente
  • El papa cita a Platón: "Busca la verdad mientras eres joven"

Por
Encuentro de Benedicto XVI con los jóvenes de El Escorial

Benedicto XVI ha alabado el papel de las jóvenes religiosas, y les ha animado a luchar contra el "relativismo moral y la mediocridad". Asimismo, en su dicurso a los jóvenes profesores, ha advertido sobre "el abuso sin límites de la ciencia".

Las palabras del santo padre han formado parte de su visita al monasterio de El Escorial, dónde le aguardaban 1.664 religiosas jóvenes y más de 1.500 docentes, que le han dispensado una calurosísima bienvenida.

Miles de personas esperaban a Benedicto XVI llenando calles y ventanas de la localidad serrana, entre pancartas, banderas y pañuelos blancos agitados sin cesar. El alcalde, José Luis Fernández-Quejo, le ha entregado la medalla de honor de la ciudad.

El papa, que ha llegado a las 11.30 horas, ha sido recibido por el alcalde y el consejero de Transportes de la Comunidad de Madrid, Antonio Beteta, que lo han saludado en presencia de los cardenales Antonio María Rouco (arzobispo de Madrid) y Tarcisio Bertone (secretario de Estado del Vaticano).

Centenares de jóvenes religiosas han recibido entre vítores y aplausos a Benedicto XVI a su llegada en papamóvil al monasterio. Alrededor de 700 monjas menores de 35 años abarrotaban el Patio de los Reyes, y aguardaban expectantes las palabras de Benedicto XVI.

Después del saludo a autoridades, el cardenal arzobispo de Madrid Antonio María Rouco Varela ha realizado un breve discurso.

Luego ha sido el turno de las jóvenes religiosas, representadas por sor Belen, de la congregación de Siervas de María. ""Pedimos al Señor que le bendiga y sostenga y que le llene de la alegría y la paz para llenar a su Iglesia", aseguraba la joven, en un aplaudido parlamento.

Lucha contra el relativismo

El pontífice afirmó en un fluido castellano que era un "gozo" poder reunirse con las monjas, muchas de ellas de vida consagrada y otras dedicadas al cuidado de enfermos y a la educación, y dijo que la elección de consagrarse a Cristo cobra gran relevancia en la actualidad.

"En la sociedad actual se constata una especie de eclipse de Dios, una cierta amnesia, más aún, un verdadero rechazo del cristianismo y una negación del tesoro de la fe recibida, con el riesgo de perder aquello que más profundamente nos caracteriza", señaló el pontífice.

El Obispo de Roma agregó que frente al relativismo y la mediocridad, surge la necesidad de esa radicalidad, "que testimonia la consagración como una pertenencia a Dios sumamente amado". Un discurso que ha finalizado entre fortísimos aplausos, y con un sonoro: ¡Muchas gracias¡, por parte del pontífice.

1.500 profesores en la basílica

"La palabra del papa será luz para los profesores", afirmaba Rouco Varela, ya en el interior de la basílica del monasterio. Ha sido el nuevo escenario dónde 1.500 jóvenes profesores universitarios esperaban a Benedicto XVI, bajo un intenso calor que muchos intentaban paliar con abanicos, y vestidos con los colores representativos de sus universidades.

Esta vez, Alejandro Rodríguez de la Peña, vicerrector de la universidad San Pablo Ceu, ha sido el encargado de poner voz al sentir de los profesores católicos. La música sacra interpretada por la escolanía del monasterio ha precedido el discurso del santo padre. Unas palabras con "marcado sabor académico".

Mostrad a los jóvenes el camino a la verdad

Benedicto XVI advirtió este viernes de los "abusos" de una ciencia "sin límites" y aseguró que cuando se elimina toda referencia a Dios se puede llegar al totalitarismo político y que por ello la universidad es la que preserva de esa visión reduccionista y sesgada del ser humano.

El papa teólogo y durante 25 años profesor de universidad, expresó su satisfacción por encontrarse con los profesores universitarios, de los que dijo prestan una espléndida colaboración en la difusión de la verdad, "en circunstancias no siempre fáciles".

El obispo de Roma,  volvió a defender que se puede llegar a Dios a través de la razón, dijo que los jóvenes necesitan puntos de referencia a los que anclarse en la sociedad. 

"Pero, dónde encontrarán los jóvenes esos puntos de referencia en una sociedad quebradiza e inestable?", se preguntó el papa, que señaló que muchos piensan que la misión de un profesor universitario es exclusivamente la de formar profesionales competentes y eficaces que satisfagan la demanda laboral en cada preciso momento.

Los profesores han regalado al papa una cerrada ovación al final de sus palabras. El pontífice, entre importantes medidas de seguridad, y acompañado del ministro de Educación, Ángel Gabilondo, ha salido a saludar al Patio de los Reyes, entre explosiones de júbilo.

Noticias

anterior siguiente