Enlaces accesibilidad

Los egipcios, tras el discurso: "El ejército debe elegir: o el régimen o el pueblo"

       
  • Los manifestantes reaccionan con indignación al discurso
  •    
  • Críticas a Suleimán, que les pide que se vayan a casa
  •    
  • Se quitan los zapatos en señal de desprecio a Mubarak

Por
Manifestantes celebran la noticia de la posible retirada de Mubarak en la plaza Tahrir.
Manifestantes celebran la noticia de la posible retirada de Mubarak en la plaza Tahrir. REUTERS REUTERS

"¡Ejército egipcio, la elección ahora es el régimen o el pueblo!", le han gritado decenas de miles de personas al ejército tras el discurso de Hosni Mubarak, preparando el terreno para el conflicto en la manifestación masiva del próximo viernes.

Con su zapato levantado apuntando a la pantalla en la que aparecía Mubarak -un insulto en las sociedades árabes- los presentes en la plaza Tahrir de El Cairo han mostrado su furia después de una jornada de esperanza ante lo que se consideraba una probable dimisión del presidente egipcio.

"Abajo Mubarak", "¡Fuera fuera!", han gritado los egipcios mientras poco a poco se iban calentando los ánimos.

"Hasta el palacio (presidencial) nos dirigimos, millones de mártires", han gritado unos mientras otros animaban a la huelga general.

Aunque el vicepresidente egipcio, Omar Suleimán, que ha recibido algunos de los poderes presidenciales tras el discurso de Mubarak, ha instado a los manifestantes a irse a casa, la respuesta ha sido clamorosa: "Ni Mubarak ni Suleimán".

Críticas a Suleimán

"Omar Suleimán y Mubarak son lo mismo. Son dos caras de la misma moneda. Nuestra primera petición es que se vaya, si no se va yo no me iré jamás", ha declarado a FP Rahmal Gamal, un empleado de supermercado de 30 años.

"Nos ha hablado como si fuésemos idiotas", ha añadoido Ali Hassan, otro manifestante.

"Es un general desafiante sobre el campo de batalla, que no se retirará hasta que provoque el máximo de víctimas posible", ha añadido.

Hasta 200.000 personas se han concetrado durante horas en la plaza, donde riadas de egipcios han entrado confiados con lemas como "Hemos conseguido echar a Mubarak".

En la plaza había una gran atmósfera festiva y en los alrededores hay muchos coches tocando la bocina.

"Estoy aquí porque no quiero perderme el momento, el momento en que  se vaya. Estoy emocionada, pienso que este momento nos va a cambiar", ha  comentado una manifestante, Alia Mossallam, de 29 años.

El  cibermilitante Wael Ghonim, director de márketing de Google, que estuvo  detenido durante 12 días ha declarado en su cuenta de Twitter:  "Revolución 2.0. Misión cumplida".

La incógnita del ejército

Los soldados han relajado los controles de acceso a la plaza después de que el ejército en un comunicado asegurase que tomará las "medidas necesarias" para "preservar la nación" y "apoyar las demandas legítimas del pueblo".

Mientras, los manifestantes gritaban "el ejército y el pueblo está unidos" junto a otras consiganas como "Abajo Mubarak".

El general Hassan Roweny ha acudido a uno de los escenarios colocados en la plaza de la Liberación para decir: "Todo lo que queréis será hecho realidad".

Los presentes han contestado cantando: "El pueblo demanda la caída del régimen. El régimen ha caído".

Ahora, tras lo ocurrido, el líder opositor Mohamed El Baradei pone, como los manifestantes, la pelota en el tejado del ejército: "Egipto explotará. El ejército debe salvarnos ahora".

Noticias

anterior siguiente