Enlaces accesibilidad

Álex de la Iglesia: "Me voy de la Academia, pero aguanto hasta los Goya. No quiero empañarlos"

  • La academia tiene tres meses de plazo para convocar elecciones
  • Estará como "presidente en funciones" hasta que se elija a su sustituto

Por
Crisis en la Academia de Cine

El presidente de la Academia de Cine, Álex de la Iglesia, se mantendrá en su cargo hasta que se celebren elecciones para designar al nuevo equipo directivo de la institución, unos comicios que se celebrarán en un plazo no superior a los tres meses., por lo que seguirá durante los Premios Goya.

La junta directiva de la Academia de Cine, reunida durante más de tres horas y media, ha acordado esta medida ante la decisión de Álex de la Iglesia de renunciar a su cargo, en desacuerdo con el nuevo texto de la ley Sinde pactado por el Gobierno con el PP y CiU.

"Me voy, pero aguanto hasta la gala y un poco más porque necesitamos convocar elecciones", ha dicho De la Iglesia flanqueado por la vicepresidenta, Icíar Bollaín, y toda la junta directiva de la Academia. "No quiero empañar la gala con este tipo de discusiones", ha añadido respecto a su desacuerdo con la Ley Sinde, en el que se ha reafirmado, aunque ha reconocido que debía haberse mantenido "neutral" en su condición de presidente de la Academia.

Así pues, el director de Balada triste de trompeta se mantendrá al frente de la Academia cuando se celebre la entrega de los XXV Premios Goya, prevista para el próximo 13 de febrero.

"Sólo hablar de la gala"

Bollaín ha aclarado que la junta directiva ha "respetado el deseo de irse de Álex", pero "se prima que hay una gala, que eso es lo más importante, y que de eso se tiene que hablar y de nada más", con lo cual se convocan elecciones que se celebrarán "lo antes posible" tras la entrega de premios.

El aún presidente de la Academia, que ha dicho que no había hablado con la ministra de Cultura, Ángeles Gónzalez-Sinde, se mantiene "firme" respecto a lo que piensa de la ley, aunque cree que como presidente de la Academia debe ser "neutral" y por ello considera que debe dimitir.

"No me arrepiento de haber expresado mi opinión, pero sí de haberla dicho como presidente de la Academia", ha confesado el cineasta, que ha añadido que "debería haber hablado antes con la Academia" y que es una persona "bastante impulsiva" y que dimite para "poder seguir diciendo lo que pienso". En este sentido, Bollaín ha dicho que la junta directiva le ha "tirado de las orejas" por ello.

De hecho, al ser preguntado por los asuntos que le han quedado pendientes como presidente, ha respondido que lo que le ha quedado por hacer es "callarse a tiempo, algunas veces".

"Me da pena irme de forma tan precipitada"

Asimismo, el director bilbaíno ha comentado que "le da mucha pena irse de esta manera tan precipitada" y que está "sufiendo un montón" por ello.

De la Iglesia, que ha negado que haya habido presiones desde el ministerio hacia la junta directiva, ha alabado los años que ha pasado al frente de la Academia de Cine, "los más felices de mi vida".

"He disfrutado mucho y conocido a gente maravillosa. Todo esto que suena a 'Vacaciones en el mar', es cierto", ha asegurado.

Además, ha considerado que se ha "sobredimensionado" todo alrededor de su dimisión: "Nadie es imprescindible, sobre todo yo. No es un problema dimitir, es bueno renovarse".

Desde la Academia de Cine no se cree que esto vaya a influir en el resultado de los premios Goya, en los que De la Iglesia y Bollaín son el primero y la tercera con más nominaciones por Balada triste de trompeta y por También la lluvia, entre otras cosas porque la mayor parte de las votaciones ya estaban hechas antes de que saltase el asunto.

Dos horas más tarde de dar a conocerse la decisión de la Academia, De la Iglesia, entrevistado en TVE, se ha reafirmado en sus motivos para dimitir y ha dicho que la Ley Sinde "podría ser mejor", a la vez que se ha mostrado convencido de que sería posible llegar a una solución consensuada "si sabemos escuchar a la gente".

Noticias

anterior siguiente