Enlaces accesibilidad

El Papa cesa a un obispo belga de 74 años acusado de abusar sexualmente de un joven

Por
El obispo de Brujas dimite por pederastia

Aplicando el artículo 401/2 del Código de Derecho Canónico, el Papa Benedicto XVI ha cesado este viernes al obispo de Brujas, Bélgica, Roger Joseph Vangheluwe, de 74 años, por haber abusado sexualmente de un joven belga cuando era sacerdote, según ha informado el Vaticano.

Según dicho artículo, "se ruega encarecidamente" a los obispos diocesanos que presenten su renuncia "si por enfermedad u otra causa grave quedase disminuida su capacidad para desempeñarlo".

El perdón no fue suficiente

El obispo, a través de un comunicado del Vaticano, ha declarado que cuando era un "simple sacerdote" y durante "un cierto tiempo" había abusado sexualmente de un joven.

"La víctima sigue todavía marcada y en los últimos decenios le he reconocido mi culpa, así como a su familia y les he pedido perdón. Pero no les ha pacificado y tampoco yo estoy en paz. El temporal mediático de estas últimas semanas ha reforzado el trauma y no es posible continuar en esa situación", ha afirmado el obispo.

El prelado ha añadido en su confesión: "Estoy profundamente disgustado por lo que he hecho y presento mis excusas más sinceras a la víctima, a su familia, a toda la comunidad y a la sociedad en general".

Roger Joseph Vangheluwe ha añadido que había presentado la dimisión como obispo al Papa y que una vez aceptada "se retira" de la vida pública.

Sucesivas dimisiones

Esta dimisión se produce coincidiendo con unamesa de estudio iniciada por el gobierno alemán este viernes para tratar los abusos y un día después de que el Papa, en línea con su "tolerancia cero" contra los sacerdotes pederastas, aceptase la dimisión del obispo irlandés James Moriarty.

Moriarty, obispo de Kildare y Leighlin, presentó su renuncia el 3 de diciembre pasado, tras ser acusado expresamente en el "informe Murphy" de haber cubierto, cuando era prelado auxiliar de Dublín, los abusos sexuales y daños infligidos a menores por clérigos de la archidiócesis de la capital irlandesa.

Pero esta dimisión no es la única ya que otros dos obispos han renunciado en los últimos meses tras conocerse los dos informes oficiales irlandeses, el "informe Ryan" y el "informe Murphy", que desvelaron que durante 70 años centenares de niños de Irlanda sufrieron abusos sexuales por parte de sacerdotes en ese país, sobre todo en la archidiócesis de Dublín desde 1975 a 2004.

Noticias

anterior siguiente