Enlaces accesibilidad

Operación policial sin precedentes en Mallorca para encontrar a los etarras

  • Unos 1.600 agentes entre guardias civiles y policías buscan a los asesinos
  • Trabajan con la hipótesis de que los etarras siguen en la isla
  • Registran hostales, casas de okupas y las vías de entrada y salida a Mallorca
  • La bomba lapa tenía temporizador por lo que tampoco se descarta que hubieran huido
  • Los Reyes y los Príncipes de Asturias se instalan hoy en el Palacio de Marivent

Por
Despliegue pocial sin precedentes en Mallorca en busca de los etarras
Alrededor de 1.600 agentes, entre policías y guardias civiles, forman parte de la Operación Jaula desplegada en la isla para encontrar a los etarras que el jueves asesinaron, con una bomba lapa, a los guardias civiles Diego Salvá Lezaún Y Carlos Sáenz de Tejada.

Se trata de el mayor operativo policial jamás efectuado en Mallorca. La Guardia Civil vigila carreteras, gasolineras, aeropuertos y puertos. Busca dentro y fuera de la isla.

En estas fechas, unas 3.000 personas, 500 coches y 500 contenedores y camiones de carga, salen al día por los barcos regulares hacia Barcelona, Valencia, Dénia y las demás islas. En los cruceros que atracan en Palma viajan entre 1.000 y 3.000 turistas.

Las fuerzas de seguridad trabajan con la casi certeza de que los autores del atentado del jueves están aún en Mallorca, escondidos, a la espera de que se relaje la presión policial. Por eso, ahora peinan hostales, pensiones, y casas 'okupadas'.

En todo caso, la Policía da ya por cierto que los terroristas tienen en la isla una base donde cobijarse y donde antes habían preparado las bombas lapa que colocarían en dos coches.

Nadie saldrá sin pasar por control

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado mantienen exhaustivos controles de seguridad en los puertos de Mallorca y en el aeropuerto de Palma.

Se mantienen los "controles exhaustivos" en todas las salidas de la isla, tanto en el aeropuerto de Palma como en el aeródromo de Son Bonet, así como en los puertos de la comunidad autónoma y en todos los puertos deportivos.

Según explicó el delegado del Gobierno en Baleares, Ramon Socías, el objetivo de dicha medida es que "nadie abandone la isla sin haber sido identificado correctamente".

La bomba tenía temporizador

Pero la investigación del instituto armado arrojó ayer viernes un dato que hay que tener en cuenta: la bomba lapa que mató a los dos guardias civiles estaba temporizada, es decir, tenía programada su explosión, lo que supuestamente podría haber dado a los etarras tiempo suficiente para abandonar la isla antes de que se desplegara todo el dispositivo de bloqueo.

Los investigadores sospechan que los terroristas colocaron las dos bombas lapa la noche anterior con lo que habrían tenido tiempo suficiente.

El ministerio de Interior distribuyó las fotos y las identidades de seis supuestos etarras que podrían estar detrás de la ofensiva terrorista: Itziar Moreno Martínez, Iratxe Yáñez Ortiz de Barrón, Alberto Matxain Beraza, Oroitz Gurrutxaga Gogorza, Joanes Larretxea Mendiola e Iván Sáez de Jáuregui Ortigosa.

Pero no hubo ninguna acusación concreta ni tampoco ninguna identificación, según fuentes del instituto armado. Los investigadores, con todo, manejan la hipótesis de que los etarras entraron por vía marítima.

Los Reyes llegan hoy a Mallorca

Los Reyes llegan este sábado a Mallorca y se instalan en el Palacio de Marivent,  a 8 kilómetros del lugar donde se produjo la explosión.

La presencia de los Reyes en la isla obliga todos los años a reforzar las medidas de seguridad y los controles de vigilancia, que los terroristas han sabido sortear. Este año el despliegue comenzó el pasado 18 de julio.

El dispositivo de vigilancia de la Casa del Rey no se verá alterado por el atentado, porque garantiza su seguridad", dijo ayer el delegado del Gobierno en Baleares, Ramon Socías.

Se trata de un momento en el que Mallorca está especialmente protegida, pues con la llegada de la Familia Real se desplazan hasta la isla agentes procedentes de la península, sobre todo durante la celebración de la regata de la Copa del Rey, competición en la que participan Don Juan Carlos y Don Felipe.

Los responsables de esta prueba, que se celebrará la próxima semana en la bahía de Palma, decidieron ayer suspender su presentación, prevista para el domingo, como muestra de solidaridad, pero la competición se mantendrá.








Noticias

anterior siguiente