Enlaces accesibilidad

Ibercivis: un salvapantallas en el PC al servicio de la ciencia

  • Nace un proyecto español para ceder a la ciencia capacidad del ordenador personal
  • Se pretende que cualquier proyecto que precise cálculos complejos pueda recurrir a él
  • Trabajarán en la búsqueda de medicinas contra el cáncer o energías alernativas

Por
Ibercivis, la ciencia en casa

El hombre solo usa una mínima parte de su cerebro. Y lo mismo pasa con los ordenadores personales cuando los utilizamos para las tareas rutinarias, como escribir, ver fotos o leer noticias como esta. En este caso, la capacidad sobrante va a poder aprovecharse con un fin encomiable: el avance la ciencia española.

Ibercivis, el computador ciudadano nacional, es el proyecto que permite desde hoy "llevar a cada habitación un trocito de uno de los laboratorios más punteros" y ayudar, por ejemplo, en la búsqueda de fármacos contra el cáncer. Para ello, solo es necesario descargar un pequeño programa informático y registrarse en la web del proyecto. Después, un servidor enviará a cada participante una tarea y el ordenador voluntario devolverá resultados una vez realizado el cálculo.

Los ususarios podrán elegir el proyecto científico y cuánta capacidad de procesamiento ceden con "total seguridad". La posibildad más sencilla es que el ordenador se dedique a los cálculos cuando el usuario lo deja inactivo, al modo de un salvapantallas. Se estima que la aplicación instalada consume unos 15 vatios en un ordenador de sobremesa (menos en un portátil).

Plataforma pionera

El gérmen de Ibercivis es Zivis, una experiencia que tuvo lugar hace un año en Zaragoza y que contó con una gran respuesta ciudadana: los vecinos de la ciudad cedieron tiempos de cálculo equivalentes a 800 ordenadores a pleno rendimiento.

Pero la primera gran iniciativa de este estilo es SETI@home, que desde 1999 analiza señales del espacio en busca de vida inteligente. De hecho, todos los proyectos usan el mismo tipo de aplicación libre, BOINC, desarrollada en la Universidad de Berkeley (Estados Unidos).

Ibercivis da un paso más y pretende ser la primera plataforma "casi estable": va a estar disponible para que los investigadores recurran a ella en cualquier momento, una novedad mundial, según Alfonso Tarancón, director del proyecto.

Tarancón recurre recurre al símil de la autopista de la información para explicar que en Ibercivis los científicos podrán hacer autoestop para llevar su carga en los coches medio vacíos que circulan por ella (los ordenadores personales).

Rápidos resultados

De momento, Ibercivis va a servir a tres proyectos, uno de ciencia básica (estudio de los vidrios magnéticos) y dos más prácticos. El primero de estos buscará entre miles de millones de opciones las mejores combinaciones para que un medicamento actúe en el lugar adecuado del cuerpo (docking), lo que se puede aplicar para vencer al cáncer.

El último proyecto de los seleccionados en la primera fase estudiará la fusión de partículas, a lo que se dedicará el futuro gran reactor europeo ITER en busca de una potente energía alternativa a la nuclear (basada en la fisión). Antes, investigadores españoles del CIEMAT trabajan con plasma, estado que permite la fusión de las partículas.

"Vamos a segmentar el plasma en diferentes trozos y calcular lo que le pasa a cada una de las partículas de este plasma por separado. Para ello, 'enviaremos' cada partícula a un ordenador", explica Francisco Castejón a RTVE.es.

El director de Ibercivis asegura que los científicos contarán con los primeros resultados a la vuelta del verano, lo que supone un ahorro de "varios meses" respecto del procedimiento habitual de solicitar el uso de un supercomputador, como el recién inaugurado Finisterrae o el Mare Nostrum.

Ciencia participativa

Los organizadores estiman que a principios de julio ya habrá unos 10.000 ordenadores conectados, y 100.000 a final de año. Y según todas las instituciones participantes, lo más importante es que miles de personas estarán interesándose por la ciencia, a quienes se informará "puntualmente" de los resultados. También se fomentará el debate entre los participantes a través de herramientas propias de las redes sociales.

"Todos, científicos y ciudadanos, independientemente de los conocimientos, la edad o el lugar de residencia, nos unimos en un proyecto común, el avance de la ciencia", ha resumido Carlos Martínez, secretario de Estado de Investigación, en la presentación de Ibercivis este viernes en Madrid.

También esperan que los niños y jóvenes, quienes piden potentes ordenadores para los videojegos, se impliquen. A ellos irán destinadas algunas gratificaciones, como matrículas gratis en la universidad. Hoy, un ordenador de última generación tiene más capacidad que uno de los superordenadores de los años 90. Y gracias a internet, será una ventana abierta a la ciencia.

Noticias

anterior siguiente