Enlaces accesibilidad

Empleados de Aduanas desvelan que el aceite de Ucrania no pasó por los laboratorios

  • Los controles al aceite contaminado se realizaron por escáneres
  • La Agencia Europea de la Alimentación afirma que el aceite es menos tóxico de lo esperado

Por

Técnicos del Ministerio de Economía y Hacienda (Gestha) han denunciado que los controles aduaneros a los que se sometieron las partidas de aceite de girasol a granel procedentes de Ucrania, antes de su entrada en territorio nacional, se realizaron mediante escáner, sin efectuar los análisis de laboratorio pertinentes con el fin de comprobar que no presentaban ningún tipo de irregularidad y que no constituían un peligro para la salud pública.

En un comunicado, este colectivo explica que desde enero hasta la fecha llegaron a las aduanas españolas una veintena de partidas de aceite de girasol procedentes de Ucrania -cerca de 53.000 toneladas-, de las que sólo una partida pasó "teóricamente" el control físico en Aduanas que exige la ley europea y que debería haber ido más allá de una mera comprobación rápida por escáner.

La normativa comunitaria somete a control físico obligatorio el 5% de las mercancías para su admisión en una zona franca, de manera que sean reconocidas tangiblemente antes de su paso por la frontera.

Según Gestha, el control documental -consistente en la comprobación de los certificados de Sanidad que acompañaban a las mercancías- se realizó sobre el 55% de las partidas - en 11 casos en total-, mientras que el control automático -sin examen documental aunque dispongan de certificado- se ejecutó sobre 8 despachos, lo que supone el 40% restante de las importaciones de aceite de girasol procedentes de Ucrania desde enero.

Las aduanas por donde entraron las partidas de aceite de girasol procedente de Ucrania durante este cuatrimestre fueron Sevilla, por donde accedieron 13 lotes de este producto; Bilbao, con tres partidas, y las aduanas de Málaga y Barcelona, con dos lotes cada una de ellas.

Asimismo, la Autoridad Europea para la Seguridad Alimentaria (AESA) ha confirmado que el aceite de girasol ucraniano contaminado, detectado en España y otros países, tiene restos de minerales "del tipo menos tóxico" y ha indicado que "no es gasóleo", según han informado fuentes comunitarias.

Los informes preliminares de la AESA -organismo científico que asesora a la Comisión Europea (CE)- "no permiten confirmar" la clase exacta de mineral a la que pertenecen los residuos que contaminan las partidas encontradas en España y otros estados, pero "sí, que pertenece al tipo menos tóxico".

Los expertos seguirán analizando más muestras del aceite inmovilizado y entre tanto una "célula de seguridad" de la CE se reunirá mañana para decidir qué medidas toma a escala europea, que dependerán de la información que presenten las autoridades de Ucrania.

Por su parte, la Comisión Europea decidirá este miércoles si toma más medidas para impedir la entrada de aceite de girasol adulterado con hidrocarburos procedente de Ucrania. De momento, Bruselas ha enviado un aviso a todas las aduanas de los Veintisiete en el que les pide que retengan cualquier cargamento de aceite con origen en ese país hasta que hayan contactado con las autoridades sanitarias competentes y obtenido su visto bueno.

Noticias

anterior siguiente