arriba Ir arriba

El Tribunal del Vaticano ha condenado al sacerdote español Lucio Ángel Vallejo Balda a 18 meses de cárcel por el robo y la filtración de documentos secretos de la Santa Sede en el llamado caso Vatileaks 2. Otra de las imputadas y colaboradora de Vallejo, la italiana Francesca Chaouqui, ha sido condenada a 10 meses de prisión pero el tribunal ha suspendido la pena, de manera que no irá a la cárcel. El otro extrabajador vaticano imputado en el mismo caso, el secretario personal de Vallejo Balda, Nicola Maio, ha sido absuelto. El juez Giuseppe dalla Torre ha absuelto a los periodistas italianos Gianluigi Nuzzi y Emiliano Fittipaldi, procesados por publicar los archivos reservados en dos libros, al no ser el tribunal competente y en "virtud del derecho divino de libertad de pensamiento y de libertad de prensa".

El papa Francisco ha recordado los "atroces actos terroristas" cometidos recientemente en Beirut, París, Bamako, Túnez y en los cielos de Egipto y ha pedido el esfuerzo "unánime" de la comunidad internacional para acabar con la violencia en Siria, Libia, Ucrania y África, en su mensaje de Navidad. Asomado al balcón de la Logia central de la basílica de San Pedro para la tradicional bendición Urbi et Orbi (A la ciudad y al mundo), Francisco ha repasado las guerras y males que afligen el mundo.

El periodista italiano Emiliano Fittipaldi, entrevistado este viernes en el Canal 24H de TVE, ha dicho que "lo que quiere el papa Francisco no es lo que quieren los cardenales de la Curia; para ellos, el papa es el enemigo".

Fittipaldi concede esta entrevista el día en que presenta en España su libro Avaricia (Editorial La Feltrinelli), en el que relata supuestos casos de malversación económica, corrupción y gastos de lujo en el Vaticano. Junto con Vía Crucis (Gianluigi Nuzzi, editorial Chiatelettere) es el segundo de los libros cuyas revelaciones han sido calificadas como un escándalo Vatileaks.

Tras la publicación de Avaricia la justicia vaticana ha requerido al periodista para ser juzgado. "No tengo miedo, he hecho mi trabajo", ha afirmado Fittipaldi. Quien espera que "Italia me defienda en caso de condena".

Cada año, unos 400 matrimonios católicos solicitan la nulidad. Entre las causas para disolver la pareja, que uno de los contrayentes haya simulado tener fe sólo para casarse o que, conscientemente, hubiera ocultado al otro ser esteril. Hasta ahora, para conseguir la nulidad había que abrir un proceso en el tribunal eclesiástico. El coste, contando los abogados, podía superar los 3.000 euros. El Papa Francisco ha pedido que la iglesia suprima sus tasas. Cada diócesis lo hará progresivamente.