Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El papa Francisco ha pedido perdón a la comunidad gitana por "la discriminación, segregación y maltrato" que ha sufrido a lo largo de la historia, también de los cristianos, durante un encuentro con esta etnia en la ciudad rumana de Blaj. "Llevo un peso en el corazón. Es el peso de las discriminaciones, de las segregaciones y de los maltratos que han sufrido vuestras comunidades", ha dicho el pontífice en su visita al barrio Barbu Lautaru de Blaj, habitado principalmente por esa minoría étnica. Francisco ha confesado que "también los cristianos y los católicos no son ajenos a tanto mal", a la discriminación de los gitanos: "Quisiera pedir perdón por esto".

El papa Francisco ha alertado de que en la actualidad se da una colonización ideológica que busca desarraigar y alienar a las personas como en el pasado, durante la beatificación de siete obispos greco-latinos torturados por los comunistas en Rumanía. En su último día en el país, el pontífice ha acudido a la ciudad de Blaj, sede la Iglesia greco-católica, para declarar beatos a estos obispos que, como muchos otros, fueron perseguidos, confinados y torturados hasta la muerte tras la Segunda Guerra Mundial.

El papa Francisco ha viajado a la ciudad de Iasi, en la Moldavia rumana, para bendecir la catedral de Santa María Reina, que alberga los restos del beato Anton Durcovici, mártir también del régimen comunista. A las puertas del templo ha bendecido además una de las piedras de la vía Transilvana que conduce hasta Santiago de Compostela, en España. Después ha acudido en papamóvil al Palacio de la Cultura de Iasi, donde ha sido recibido por miles de personas.

Veinte años después de la visita de Juan Pablo II a Rumanía, la primera de un papa a un país ortodoxo desde el cisma del siglo XI, el papa Francisco llega a este país con el mismo mensaje de conciliación y diálogo, buscando la unidad de los cristianos en torno a los valores del Evangelio, más allá de las diferencias formales y doctrinales que ha ido dejando el paso del tiempo. Los católicos son apenas el 6% de los 20 millones de rumanos, ortodoxos en un 87%.

El cardenal Konrad Krajeswski, responsable de caridad del Vaticano, ha desprecintado los contadores de la luz para devolver la electricidad a un edificio ocupado por unas 450 personas. Nombrado limosnero apostólico en 2013, Krajeswski gestiona la caridad del Vaticano y desde entonces los sin techo le llaman Don Corrado cuando les trae cenas y mantas. La compañía cortó la electricidad hace ocho dias porque los okupas deben unos 300.000 euros, aunque no está claro si es solo por su consumo o ya arrastraban deuda de cuando el edificio fue sede de un ente público.

Nuevo encontronazo entre el Vaticano y el ministro de interior Salvini a cuenta de la inmigración. El limosnero del papa Francisco ha entrado en un edificio ocupado de Roma en el que viven 450 personas y ha reactiviado la corriente eléctrica, embargada desde hacía una semana.

Informa nuestra corresponsal en Roma, Sagrario Ruiz de Apodaca.

En su primer día de visita a Bulgaria, el papa ha pedido a los ortodoxos caminar juntos para servir a los más pobres, durante su discurso al Santo Sínodo, la institución que gobierna la Iglesia ortodoxa búlgara. Francisco se ha reunido con el patriarca de la Iglesia búlgara, Neofito, en un nuevo gesto de acercamiento y de diálogo para conseguir la unidad entre los cristianos. Además, el papa Francisco ha instado a los políticos de Bulgaria, uno de los últimos países en construir una valla para impedir la entrada de inmigrantes en la frontera oriental de Europa, a no cerrar "los ojos, el corazón, y la mano" a estas personas.

He conocido con tristeza y dolor los graves atentados que precisamente hoy, día de Pascua, han traído luto y sufrimiento a algunas Iglesias y lugares de encuentro en Sri Lanka"---ha dicho esta mañana el papa tras la bendición urbi et orbe, a la ciudad y al mundo ante una plaza de San Pedro llena con unos 70 mil fieles.
PAPA---"Quiero expresar mi afectuosa cercanía a la comunidad cristiana, golpeada mientras se había reunido en oración y a todas las víctimas de esta violencia cruel"
En su mensaje del domingo de Pascua, el papa ha pedido más esfuerzos concretos POR LA PAZ a los responsables políticos del mundo, y especialmente en las principales zonas de conflicto, Siria, Yemen, libia y otros países del continente africano martirizados por largos conflictos que masacran a la población civil.. También ha pedido más esfuerzos para poner fin a las injusticias, los abusos y la violencia en Venezuela y Nicaragua.

El Papa ha lamentado los atentados en Sri Lanka que han dejado más de 200 muertos y más de 500 heridos tras una serie de explosiones en al menos tres hoteles de lujo y tres iglesias en Sri Lanka, donde numerosos fieles celebraban el día de Domingo de Resurrección.
"Confió al Señor a los que han perecido trágicamente", ha señalado el Pontífice después de la oración del Urbi et Orbi.
"Me enteré con tristeza y dolor de la noticia de los graves atentados que precisamente hoy, día de Pascua, han traído luto y sufrimiento a algunas Iglesias y lugares de encuentro en Sri Lanka", ha señalado el Papa, asomado desde el Balcón del Palacio Apostólico que mira hacia la Plaza de San Pedro.
El Pontífice ha guardado varios minutos de silencio por el atentado y ha manifestado su cercanía hacia la pequeña comunidad cristiana en ese país, "golpeada, mientras se encontraba recogida en oración". 21/04/19

 

El papa Francisco asegura que no entiende las muertes de inmigrantes en el Mediterráneo, ni que se impida zarpar a los barcos que los rescatan como el Open Arms español; unas palabras injustas según el Ejecutivo de Pedro Sánchez, que asegura que es el país que más vidas salva en el mar. Además, el pontífice ha confesado que lloró al ver una de las concertinas de la valla de Melilla que le mostraron en una entrevista en La Sexta. Lo ha contado a los periodistas que le acompañaban en el avión de regreso a Roma después de su visita a Marruecos

El papa Francisco ha dedicado su segundo y último día en Marruecos a la pequeña comunidad católica del país, conformada por unos 30.000 fieles, a los que ha invitado a dialogar con los musulmanes. De este modo, ha arremetido contra el proselitismo y contra las "políticas de integrismo y división". "El diálogo no depende de una moda, menos aún de una estrategia para que aumente el número de sus miembros", ha señalado el pontífice.

El papa Juan Pablo II dirigió la Iglesia desde 1978 hasta su fallecimiento en 2005. Durante su Pontificado viajó por todo el mundo y tuvo un papel importante en el desmoronamiento de los regímenes comunistas del este de Europa. Los conflictos internacionales y la solidaridad entre las diferentes religiones y pueblos centraron un mensaje apostólico muy tradicional en cuanto a lo moral. Después de su muerte, Karol Wojtyla fue beatificado.