Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

BEATRIZ GÁLVEZ GARCÉS - Las elecciones europeas de 2019 coinciden con las locales y las autonómicas en España. Se celebran cada cinco años y se rigen por la ley electoral europea, pero el procedimiento de votación lo marca la legislación de cada país. Por eso, existen algunas diferencias entre los días de votación o la edad mínima para votar. El 26 de mayo se elegirán los representantes de los grupos políticos del Parlamento Europeo que, a su vez, escogerá un presidente a la comisión Europea teniendo en cuenta los resultados de los comicios y el candidato propuesto por cada grupo. Se elegirán 751 eurodiputados, de los que España vota a 54.

Los comicios, en Francia, llegan en el ecuador del mandato de Emmanuel Macron. Por eso, se plantean como una suerte de referéndum sobre su gestión en el Elíseo. Los resultados deberán leerse en clave nacional y condicionarán el resto de la legislatura, e incluso las próximas presidenciales. Con la crisis de los chalecos amarillos aún por cerrar, Macron se ha implicado personalmente en la campaña. El objetivo, su rival en las últimas elecciones: la ultraderechista Marine Le Pen.

Analizamos este duelo con nuestro corresponsal, Paco Forjas.

Los candidatos propuestos por las familias políticas para presidir la Comisión Europea tras las elecciones europeas del 26 de mayo cierran el único debate a seis europeo en el minuto de oro: el alemán Manfred Weber (portavoz del Partido Popular Europeo en la pasada legislatura), el holandés Frans Timmermans (Partido Socialista Europeo y primer vicepresidente de la Comisión Europea), la danesa Margrethe Vesthager (actual comisaria de Competencia, de la Alianza de los Liberales y Demócratas por Europa), el belga nacido en Asturias Nico Cué (Partido de la Izquierda Europea), la alemana Ska Keller (co-portavoz del Partido Verde Europeo en la pasada legislatura) y el checo Jan Zahradil (Alianza de Conservadores y Reformistas de Europa). 

Elecciones europeas: Durante el debate electoral de los comiciones europeos, el alemán y portavoz del Partido Popular Europeo en la pasada legislatura, Manfred Weber, recrimina al candidato belga de Partido de la Izquierda Europea, Nico Cué, que no puede contar con la izquierda con temas de comercio a pesar de tener 65 millones de empleos en Europa relacionados con el comercio. "No entiendo porqué los grupos de izqueirdas, verdes, y de izqueirdas tienen tantos remilgos a la hora de usar el comercio para mejorar el mundo". Cué le ha contestado que "no establecen los mecanismos necesarios: "Ustedes, las agencias incluso, que permitirían oponerse a la reducción de la calidad de vida de los europeos. Hay un consumo interno a nivel europeo, que también es muy importante y supone muchos lugares de trabajo"

Elecciones europeas: Durante el debate electoral de los comiciones europeos, la candidata danesa y actual comisaria de Competencia, de la Alianza de los Liberales y Demócratas por Europa, Margrethe Vesthager pide aplicar cuanto antes las medidas contra el cambio climático: "Tenemos muchas herramientas ¿porque no aplicarlas en vez de esperar?".  Webber pide que no se dividan porque "persiguen lo mismo". Y matiza: "En el 2050 tenemos que tener una insdustria que no emita carbono. Yo esto comprometido con la cosa. Pero no quiero castigar a los que hacen los esfuerzos para dar los próximos pasos".

Matteo Salvini. Es probable que todo el mundo conozca el nombre del ministro del interior de Italia, que se ha convertido en tan solo dos años en una de las caras más visibles del populismo en la Unión Europea. Muy crítico con Bruselas, con su politica migratoria y con su politica económica, Salvini se presenta como el hombre fuerte que, después de imponerse en Italia, aspira a conquistar la capital comunitaria con su partido de la Liga. Sueña con exportar las recetas populistas que tan bien les han funcionado en Italia.

Es un reportaje nuestra corresponsal en Roma, Sagrario Ruiz de Apodaca.

El ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación en funciones, Josep Borrell, ha protestado contra la falta de "voluntad de diálogo" de ERC al inclinarse por rechazar la designación del líder del PSC, Miquel Iceta, como senador por Cataluña para poder ser presidente de la Cámara Alta y ha calificado al independentismo como una forma de "nacionalpopulsimo" que pone en peligro el proyecto común en estas elecciones europeas.