arriba Ir arriba

El diputado del PDeCat y ex portavoz del Govern Francesc Homs se ha despedido como diputado tras notificarle la presidenta del Congreso, Ana Pastor, que ha recibido el auto de ejecución de la Sentencia del 9N del Tribunal Supremo, una sentencia que le inhabilita a ejercer cargo público durante 13 meses por su participación en la Consulta Soberanista. Homs ha dicho que con su expulsión se decreta también la expulsión de miles de catalanes que, democráticamente, le eligieron como representante.

El Tribunal Supremo ha notificado este martes formalmente al todavía portavoz del PDeCAT en el CongresoFrancesc Homs, su condena de inhabilitación para ejercer cargo público dictada la semana pasada por su participación en la consulta soberanista del 9N.
A pesar de esta notificación, el portavoz nacionalista ha dicho que piensa ejercer como diputado "hasta el último minuto", de manera que pretende continuar en su escaño hasta que el Congreso no reciba el auto de ejecución del Tribunal Supremo de su condena de inhabilitación, lo que ocurrirá en las próximas horas o, como muy tarde, el miércoles, una vez le llegue constancia de que la condena le ha sido notificada este mismo martes.

Tras la sentencia del Tribunal Supremo que ha condenado al diputado del PDeCat Francesc Homs a trece meses de inhabilitación por desobedecer al Constitucional al organizar la consulta soberanista del 9N en 2014, han llegado las reacciones políticas. El PPC cree que "Forcadell y los indepedentistas seguirán el mismo camino". El PSC espera la renuncia de Homs como diputado. Podemos tacha de "grave" la condena de inhabilitación.

El Tribunal Supremo ha condenado a Francesc Homs a un año y un mes de inhabilitación por un delito de desobediencia grave al Tribunal Constitucional en la consulta del 9N. El ex consejero de Presidencia de la Generalitat de Cataluña y actual diputado del PDeCat tendrá que pagar, además, una multa de 30.000 euros, y en los próximos días tendrá que dejar su acta de diputado. El Supremo le absuelve del delito de prevaricación. Es una sentencia muy similar a la que condenó, hace unos días, a Artur Mas, Joana Ortega e Irene Rigau, por los mismos hechos.