arriba Ir arriba

Las autoridades estadounidense han confirmado este lunes la detención del sospechoso que estaba siendo buscado por la policía y el FBI por su posible vinculación con la explosión de varios artefactos en Nueva York, que hirió a 29 personas, y Nueva Jersey. Se trata de Ahmad Khan Rahami, un hombre de 28 años de origen afgano y con pasaporte de Estados Unidos, ha sido detenido por la policía después de un tiroteo en la ciudad de Linden, en el estado de Nueva Jersey. Así lo han confirmado el alcalde de la localidad y medios estadounidenses. Según el canal de televisión ABC News, durante el tiroteo han resultado heridos tanto dos agentes de policía como el sospechoso, que ha sido trasladado en una ambulancia a un hospital cercano.

La detención se produce horas después de que el FBI emitiera una alerta en la que identificaba a Rahami en cuatro fotografías por su posible relación con las explosiones de los últimos dos días y en la que advertía que "puede estar armado y es peligroso". El detenido, nacionalizado estadounidense, reside a unos 15 km del lugar de su detención, en la localidad de Elizabeth, Nueva Jersey, donde en la mañana del lunes ha sido hallada una mochila con varios dispositivos explosivos. Uno de ellos ha estallado cuando un robot intentaba desactivarlo, sin causar daños.

Las autoridades estadounidense han confirmado este lunes la detención del sospechoso que estaba siendo buscado por la policía y el FBI por su posible vinculación con la explosión de varios artefactos en Nueva York, que hirió a 29 personas, y Nueva Jersey.

Se trata de Ahmad Jan Rahami, un hombre de 28 años de origen afgano y con pasaporte de Estados Unidos, ha sido detenido por la policía después de un tiroteo en la ciudad de Linden, en el estado de Nueva Jersey. Así lo han confirmado el alcalde de la localidad y medios estadounidenses.

Según el canal de televisión ABC News, durante el tiroteo han resultado heridos tanto dos agentes de policía como el sospechoso, que ha sido trasladado en una ambulancia a un hospital cercano.

La detención se produce horas después de que el FBI emitiera una alerta en la que identificaba a Rahami en cuatro fotografías por su posible relación con las explosiones de los últimos dos días y en la que advertía que "puede estar armado y es peligroso".

La policía busca a este hombre, Ajmed Jan Rajami, estadounidense de origen afgano al que se considera autor del atentado que el sábado dejó 29 heridos en Manhattan. Durante el fin de semana se han registrado otros cuatro incidentes de apariencia terrorista en Estados Unidos. Un segundo en Nueva York, un apuñalamiento en Minnesota y dos más en Nueva Jersey. El último, una explosión controlada, esta pasada madrugada.

Hace casi 10 meses, el Daesh asesinaba a 89 inocentes en la sala Bataclán de París. Disfrutaban del concierto de Eagles of Death Metal, cuando los tiros silenciaron la música. Entre los fallecidos, estaba Hélène Leiris, que había dejado en casa a su bebé Melvil y a su marido Antoine. Su historia dio la vuelta al mundo gracias a esta carta en la que Antoine les decía a los terroristas que pese a todo, NO conseguirían su odio.

"El odio llamó a mi puerta pero no le dejé entrar. Así evité que lo invadiera todo". Antoine lo explica en este libro "No tendréis mi odio", convertido en un superventas en Francia, y en el que se dirige abiertamente a los asesinos de su mujer. "Son unos ignorantes profundos porque han olvidado qué es lo que les hace humanos", asegura Antoine Leiris, que desconoce cómo afrontar el yihadismo.

Es muy crítico con la clase política europea pero, ante todo, apela a la responsabilidad de cada uno. Cada persona tiene poder de influencia y un objetivo. El suyo es ayudar a su hijo Melvil a que se convierta en un adulto equilibrado, feliz y sin rencor. Un pequeño de 2 años al que algún dia explicará qué sucedió aquel 13 de noviembre de 2015 en el que todo cambió en sus vidas.

  • Al Adnani, de nacionalidad siria, era el portavoz oficial del grupo terrorista
  • El líder yihadista, de 39 años, daba órdenes a sus seguidores en todo el mundo
  • En mayo, pidió a sus simpatizantes incrementar los atentados en Occidente
  • Según el EI, murió cuando inspeccionaba las operaciones militares en Alepo
  • EE.UU. y Rusia se disputan la autoría de su muerte en un bombardeo
  • La propaganda del Daesh, el arma más eficaz del 'califato' terrorista

Al menos dos civiles y un policía han muerto y 73 personas más han resultado heridas en un atentado con coche bomba perpetrado en Turquía contra una comisaría de policía en la localidad de Elazig, en la provincia suroriental de Van, han informado este miércoles las autoridades.

El ataque se ha atribuido al grupo armado PKK, según EFE, y ha ocurrido en la noche del miércoles. Entre los heridos hay 20 agentes de policía, mientras que numerosas viviendas resultaron dañadas, según el Gobernador de la provincia, Ibrahim Tasyapan, citado por la agencia semipública Anadolu.