arriba Ir arriba

Las asociaciones y colectivos de víctimas del terrorismo han recibido con incredulidad e indignación el perdón selectivo de la banda terrorista ETA por la  distinción que hace al pedir únicamente "perdón" de forma expresa a aquellas "que no tenían una participación directa en el conflicto". En un comunicado firmado por 21 organizaciones anuncian que seguirán reclamando justicia y no admitirán que "quienes causaron tanto sufrimiento y dolor pretendan encontrar atajos". 
 

  • La banda publica un comunicado en los diarios Gara y Berria
  • Muestra "respeto" a los muertos, heridos y víctimas: "Lo sentimos de veras"
  • Pide un perdón expreso a las víctimas "sin participación directa en el conflicto"
  • Admite su "responsabilidad directa" en el daño causado y llama a la reconciliación
  • Dice que también han sido "injustas" las acciones de las fuerzas de seguridad
  • Es el paso previo al anuncio de disolución, que llegará el 5 de mayo

La banda terrorista ETA ha hecho público un comunicado este viernes en el que reconoce por primera vez el daño causado en sus más de 60 años de trayectoria. Publicado en los diarios Gara Berria, ETA admite su responsabilidad en el sufrimiento desmedido de la sociedad vasca y dice que nada de eso debió producirse jamás o prolongarse tanto en el tiempo. La banda expresa en el comunicado su respeto a los muertos, a los heridos y a las víctimas de sus acciones. Y asegura: "Lo sentimos de veras".

La organización terrorista ETA ha hecho público este viernes un comunicado en el que reconoce "el daño causado", admite su "responsabilidad directa" en el "sufrimiento desmedido" que la sociedad vasca ha padecido y afirma que "lo siente de veras" por las víctimas. En el documento se pide "perdón" expreso a las víctimas "que no tenían participación directa en el conflicto".

"Somos conscientes de que en este largo periodo de lucha armada hemos provocado mucho dolor, incluidos muchos daños que no tienen solución. Queremos mostrar respeto a los muertos, los heridos y las víctimas que han causado las acciones de ETA, en la medida que han resultado damnificados por el conflicto. Lo sentimos de veras", dice la banda terrorista en un comunicado hecho público a través de los diarios Gara y Berria.

El teniente y el sargento de la Guardia Civil agredidos junto a sus parejas en 2016 en un bar de Alsasua (Navarra) han declarado en el juicio que temieron por sus vidas y el primero ha subrayado que sufrieron un "calvario terrible" con "golpes y patadas por todos los lados". La Audiencia Nacional ha celebrado la segunda jornada del juicio contra los ocho jóvenes acusados de agredir el 15 de octubre de 2016 en un bar de Alsasua al teniente y a un sargento de la Guardia Civil y a sus parejas, por lo que se enfrentan a penas de entre 12 y 62 años de prisión por amenazas y lesiones terroristas.
 

El teniente y el sargento de la Guardia Civil agredidos en octubre de 2016 en un bar de la localidad navarra de Alsasua han declarado en el juicio en la Audiencia Nacional que recibieron múltiples empujones, golpes y patadas por todos los lados, especialmente en la cabeza, piernas y espalda. Según el testimonio del primero, fue un "calvario terrible" que les hizo temer por su vida; para el sargento, vio en sus agresores un "odio" y un "rencor" contra la Guardia Civil que no había sentido nunca antes.

Los ocho jóvenes acusados de la agresión a dos guardias civiles y sus parejas en 2016 en Alsasua, en Navarra, han negado en el juicio su participación y que dirigieran o integraran un colectivo del entorno de ETA para expulsar a las fuerzas de seguridad del Estado del País Vasco y Navarra. La Audiencia Nacional ha iniciado este lunes el juicio de todos ellos por la paliza con puñetazos y patadas a un teniente y un sargento de la Guardia Civil y a sus parejas en la madrugada del 15 de octubre de 2016 durante las fiestas de Alsasua en el bar Koxka. Los acusados, siete de ellos de entre 21 y 24 años de edad y un octavo de 31, se enfrentan a penas de entre 12 y 62 años de prisión por lesiones y amenazas terroristas y se han negado a contestar al fiscal y a las acusaciones, entre las que se encuentran la ejercida por el Colectivo de Víctimas del Terrorismo.