Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

La Guardia Civil ha detenido este miércoles en Cataluña a cuatro personas en relación a una presunta trama de amaño de contratos: al primer teniente de alcalde de Viladecans, Joaquín Guerrero (PSC); al consultor de este municipio barcelonés Enrique Miró; a Gustavo Cuadrado, ex jefe de gabinete del alcalde socialista de Tarragona; y al director de la empresa Inipro, Ricard Campà. El caso Inipro -también conocido como Anfiteatro- arrancó con la investigación de la contratación supuestamente irregular, sin publicidad, de la empresa que da nombre a la causa, afín al PSC, por parte del Ayuntamiento de Tarragona para el servicio de atención a los inmigrantes con Josep Félix Ballesteros de alcalde, según informa Efe.

Los Mossos d'Esquadra han detenido a cuatro personas por agredir a dos mujeres miembros de un colectivo animalista. Este video recoge el momento de los incidentes y ha sido clave para identificar a los implicados. Los hechos ocurrieron el viernes en Mas de Barberans, Tarragona, cuando las dos víctimas grababan un "correbou" para denunciar este tipo de espectáculos. Tras ser increpadas y golpeadas, les rompieron las cámaras y tuvieron que abandonar el recinto custodiadas por la policía.

Las primeras hipótesis de los Mossos d'Esquadra apuntan a que el conductor del autocar que el pasado domingo se accidentó en Freginals (Tarragona), causando la muerte a 13 estudiantes de Erasmus, se durmió o se distrajo al volante por una causa indeterminada, ya que dio un "volantazo".

Así lo ha anunciado este miércoles en rueda de prensa el comisario de Movilidad de los Mossos d'Esquadra, Miquel Esquius, que también ha anunciado que ninguna de las trece víctimas del autobús siniestrado llevaba puesto el cinturón de seguridad.

El conductor, de 62 años y al que los Mossos d'Esquadra le atribuyen un total de trece delitos de homicidio imprudente, permanece hospitalizado en estado crítico debido a las lesiones que se le detectaron horas después del accidente.

La mayoría de supervivientes del accidente de autobús en el que viajaban 56 estudiantes extranjeros y en el que perdieron la vida 13 jóvenes llevaba puesto el cinturón de seguridad con el que estaba dotado el vehículo en todos sus asientos. El cinturón es obligatorio en todos los autocares para los pasajeros desde 2007.