Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El presidente de Sri Lanka, Maithripala Sirisena, ha vetado a las dos organizaciones fundamentalistas a cuyos miembros se les atribuye la responsabilidad de la serie de ataques coordinados el Domingo de Resurrección en el que 253 personas murieron. Dos de ellas españoles que han sido enterradas este sábado en su pueblo de Galicia. La tensión continúa en el país, seis días después. Al menos 15 personas muertas, entre ellos seis niños y tres mujeres , fueron encontrados este sábado en el lugar donde en la noche del viernes se vivió un duro enfrentamiento entre soldados y presuntos islamistas radicales. Además, dos presuntos miembros del Estado Islámico han sido abatidos por el Ejército después de un intercambio de disparos con los supuestos terroristas. El presidente Sirisena ha confirmado que entre los restos de los terroristas suicidas estaban los del clérigo que fundó el grupo radical local. 27/04/19

Este sábado se han difundido nuevas imágenes de las cámaras de seguridad de dos de los hoteles de lujo atacados el Domingo de Resurrección. En ellas se ve como los terroristas entran con su cargas explosivas, se registran en recepción y ocupan sus habitaciones con normalidad, antes de detonar sus cargas en zonas concurridas sin que nadie les ponga el menor impedimento. Las autoridades policiales, que antes habían ignorado las alertas procedentes de La India, llevan una semana haciendo redadas por todo el país. Además, el presidente ha decidido prohibir las dos organizaciones islamistas radicales a la que se atribuye la organización de los atentados. Mientras, se mantiene el estado de emergencia en toda la isla porque el Gobierno considera que el peligro no está aun conjurado, como lo demuestra el último enfrentamiento mortal ocurrido al este del pais. La policía había recibido un aviso y cuando fueron a inspeccionar una casa sospechosa fueron recibidos a tiros. Tres suicidas detonaron sus explosivos y mataron también a sus familias, seis mujeres y tres niños.

Unas 16 personas han muerto, seis de ellos niños, durante un enfrentamiento entre las fuerzas de seguridad y un grupo armado sospechoso de haber participado en los atentados del Domingo de Resurrección en Sri Lanka, en los que murieron más de 250 personas y otras 500 resultaron heridas. En la operación han muerto seis niños, tres mujeres, un civil y seis terroristas, además de causar cinco heridos.

Al menos tres personas han muerto este viernes en una redada policial en Sri Lanka a raíz de una serie de explosiones y un tiroteo entre las fuerzas de seguridad del país y miembros de un grupo armado. Durante la operación, que llega cinco días después de los atentados que acabaron con la vida de más de 250 personas, la policía ha incautado material explosivo, metralla y una bandera del Estado Islámico, el grupo terrorista que reivindicó los ataques.

Las fuerzas de seguridad de Sri Lanka han incautado este viernes explosivos, metralla y una bandera del grupo terrorista Estado Islámico (EI), entre otros objetos, durante una operación policial en una casa franca. La redada, que ha desencadenado una serie de explosiones y un tiroteo, se ha puesto en marcha a raíz de los atentados del domingo en los que murieron 253 personas y de los que se responsabilizó ese mismo grupo yihadista.

La dimisión de Hemasiri Fernando supone la salida de la persona de mayor graduación en el Ministerio de Defensa ya que el ministro como tal es el propio presidente del país, y aunque promete que no ha fracasado en su gestión, ha sido él quien ha asumido la responsabilidad por la inacción de las fuerzas de seguridad a la hora de evitar la cadena de atentados.

Los investigadores de los atentados en Sri Lanka se han sorprendido por el perfil de los terroristas: de familia acomodada y estudios universitarios. Inshaf Ibrahim, hombre de negocios, es el hijo de un multimillonario comerciante de especias y hermano del otro terrorista, Sangri-La. Las autoridades apuntan a que los explosivos se habrían elaborado en la fábrica de especias de su padre. Los investigadores siguen buscando a posibles sospechosos mientras recaban pistas y tratan de evitar nuevos atentados con detonaciones controladadas y redadas.

El Gobierno de Sri Lanka no descarta nuevos ataques tras los atentados del pasado domingo, que han causado ya 359 víctimas mortales. "Puede haber más ataques. Tenemos que estar atentos en este momento, tendremos la situación bajo control en los próximos días", ha advertido este miércoles el viceministro de Defensa, Ruwan Wijewardene.
De acuerdo a último balance oficial, el número de fallecidos ha pasado de 321 a 359 en las últimas 24 horas. 39 de las víctimas son extranjeras, dos de ellas españoles. Además, Dinamarca ha informado de que dos de sus ciudadanos están desaparecidos.

El DAESH, autodemominado Estado Islámico, se ha atribuido los ataques suicidas contra iglesias y hoteles que han costado la vida a 321 personas en Sri Lanka. El gobierno reconoce que estaban investigando a yihadistas retornados, y hay imágenes de uno de los terroristas entrando en una iglesia con una gran mochila. Los habitantes de Colombo comienzan a enterrar a las víctimas.

El Daesh reivindica con un comunicado el atentado del pasado domingo en Sri Lanka donde murieron dos españoles, sin aportar pruebas. Se ha convocado una concentración de repulsa al terrorismo en Pontecesures, de donde era natural Maria González Vicente. El proceso de repatriación de los cuerpos ya ha comenzado pero podría tardar entre una semana y diez días.

El estado de emergencia ha entrado en vigor en Sri Lanka, 40 sospechosos han sido arrestados por los atentados suicidas que causaron el domingo más de 300 muertos, entre los detenidos habría un hombre de nacionalidad siria. Más de 87 detonadores de bombas han sido localizados y explosionados este lunes por la policía. El baño de sangre ha sido imputado a un grupo islamista local con vínculos internacionales. Los ataques, que causaron también 500 heridos, aún no han sido reivindicados.

Sri Lanka reúne esta mañana a su Consejo de Seguridad para abordar la situación tras los atentados que han dejado 290 fallecidos este domingo. El grueso de los ataques se ha concentrado en iglesias y en complejos turísticos. El primer ministro aseguraba que se tomarían todas las medidas necesarias para garantizar el orden. Ya hay 24 personas detenidas.

Informa Isabel Jiménez