Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha pedido al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, que "finalice esta farsa que no tiene ningún sentido ni lleva a ningún lado" en referencia al referéndum convocado en Cataluña y suspendido por el Tribunal Constitucional. Ha criticado su empeño en "llevar a cabo un referéndum ilegal, inconstitucional y antidemocrático". Sáenz de Santamaría ha instado al Govern y a sus socios que “asuman desde este momento que lo que nunca fue real es ya claramente irrealizable”. En una comparecencia en el Palacio de La Moncloa, la número dos del Ejecutivo, ha afirmado: “Nunca ha tenido sentido discurrir por esa senda de irresponsabilidad y no tiene sentido que continúe”, tras subrayar que los partidarios de la consulta "han usado a niños y personas mayores sin ningún límite".

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha señalado en el Congreso de los Diputados que "la única unilateralidad que cabe es la de 47 millones de españoles" y ha acusado a las fuerzas independentistas que gobiernan la Generalitat de Cataluña de pretender, con el referéndum del 1-O, "acabar con décadas de estabilidad democratica, apropiándose de la voluntad y la voz de todos los catalanes".

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha comparecido este miércoles para anunciar que Rajoy ha ordenado a la Abogacía del Estado solicitar al TC un incidente de ejecución conta la tramitación de la ley del referéndum en el Parlament de Cataluña. Además, buscarán testimonios contra responsables. Santamaría ha calificado de "bochornoso" y "patada a la democracia" la actitud del Parlament, y ha equiparado a la Generalitat con un régimen autoritario. 

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha denunciado el "abochornante espectáculo" y la "vergüenza" para "cualquier demócrata" que está dando el Parlament de Cataluña con el "falso debate" sobre la ley del referéndum secesionista.
En una declaración en el Palacio de la Moncloa, Sáenz de Santamaría ha recalcado que lo que se ha vivido hoy en Cataluña es "una patada a la democracia, a los catalanes y a la decencia política".
"Han demostrado que no tienen respeto ni a Cataluña ni a los catalanes", ha declarado antes de dejar claro que el Gobierno defenderá la libertad, la democracia y el régimen de convivencia por el que tanto han trabajado los españoles.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha avanzado este martes, entrevistada en el Canal 24h, que siete de los 50 heridos que seguían hospitalizados tras los atentados de Barcelona y Cambrils han recibido el alta por lo que son 43 las personas que siguen ingresadas.

Sáenz de Santamaría ha asegurado que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, habló "desde el primer minuto" con el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont tras el doble atentado. La relación con la Generalitat tras los atentados empezó con esas "primeras conversaciones", ha explicado, y continuó al día siguiente con la reunión conjunta presidida por Rajoy en la Consellería de Interior de todos los operativos.

Además, ha valorado el trabajo conjunto de "máxima colaboración y cooperación", no solo de los Ministerios del Interior, de Justicia y de Asuntos Exteriores, de los Mossos d'Esquadra, de la Guardia Civil y la Policía Nacional, sino también de las instituciones locales, en especial, del Ayuntamiento de Barcelona y de las policías locales de Barcelona y Cambrils, así como la colaboración ciudadana.

En relación con reunión del pacto antiyihadista celebrada este lunes, y la decisión de Podemos, ERC, PdeCat y el PNV de permanecer como observadores, ha dicho que ellos son quienes "tienen que dar las razones de su estatus" y que lo que tiene que hacer el Gobierno es "trabajar por la unidad" porque "la unidad de los demócratas es la debilidad de los terroristas".

Sobre la decisión de la CUP de no asistir a la manifestación convocada el próximo sábado en Barcelona contra el terrorismo ha dicho que "no lo entiende", que son "unos radicales" y que este tipo de decisiones se toman "cuando uno no tiene las cosas claras en defensa de la vida y la libertad".