arriba Ir arriba

Se calcula que cada año mueren en España 2.500 personas por la resistencia a los antibióticos. Los antibióticos se han usado tanto, y a menudo tan mal, que las bacterias han aprendido a sortear sus efectos y se vuelven resistentes. Ahora, cientos de miles de personas mueren cada año en todo el mundo debido a infecciones contra las que ya no hay armas con que luchar. Las mañanas de RNE ha dedicado el "Informe Planella" de este lunes a este asunto con Domingo Gargallo, director científico de Ábac Therapeutics, una farmacéutica especializada en bacterias multiresistentes; Joaquín López-Contreras, jefe del equipo del hospital de Sant Pau en Barcelona, dedicado única y exclusivamente a reducir las infecciones en sus instalaciones; y Josep María Cots, coordinador nacional del Grupo de Enfermedades Infecciosas de la Sociedad Española de Medicina de Familia.

Hablamos "En voz alta" de la depresión, un trastorno que se manifiesta de diversos modos y que puede desencadenarse por un suceso traumático o por causas inocuas. En estas fechas de aparente felicidad y alegría generalizada, hay personas que observan estas fiestas de un modo apático y desconsolado. En esta ocasión nos acordamos de quienes la sufren, que España son unos dos millones y medio de personas.

Con nuestros invitados queremos estudiar sus causas, sus efectos y también sus soluciones. Para ello, nos acompañan Manuel Guirpegui, catedrático de Psiquiatría en la Universidad de Granada; Aurora Fernández, coordinadora del grupo de Salud Mental de la Sociedad Española de Médicos de Familia, y Antonio Cano, catedrático de Psicología y presidencia de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés.

Hablamos con Lluís Montoliu, miembro del Centro de Investigación Biomédica en Red en Enfermedades Raras del Instituto de Salud Carlos III. Con él vamos a charlar sobre esas patologías que afectan a un número muy reducido de la sociedad, como el albinismo, por ejemplo. Y nos va a mostrar los resultados de los estudios que está llevando a cabo en ratones para poder curarlas en un futuro con unas técnicas que se puedan aplicar en los seres humanos o, por lo menos, mejorar la calidad de vida de los pacientes que la sufran.

El hospital maternoinfantil de Sant Joan de Déu usará un exoesqueleto para ensayar terapias en pacientes con atrofias musculares con el fin de mejorar su calidad de vida y retrasar las complicaciones derivadas de la pérdida de fuerza y movilidad, como la osteoporosis.

Los primeros en beneficiarse de este aparato, que es el primer exoesqueleto pediátrico portable del mundo, serán menores del centro barcelonés afectados por Atrofia Muscular Espinal, también conocida como AME. Se trata de la segunda enfermedad neuromuscular más frecuente en la infancia, con una incidencia de uno por cada 10.000 bebés nacidos, y no tiene cura, por lo que los tratamientos se centran en retrasar la aparición de complicaciones.

Durante un año, los pequeños seleccionados realizarán tres entrenamientos semanales de una hora, consistentes en caminar usando el exoesqueleto, y se controlarán varios parámetros para determinar si en ese tiempo ha mejorado la calidad de vida del paciente, cómo tolera su cuerpo el uso continuado de este aparato y si realmente se han frenado los efectos secundarios de la atrofia muscular. El sistema consiste en unos largos soportes, llamados órtesis, que se ajustan y adaptan a las piernas y al tronco del niño. En las articulaciones, una serie de motores imitan el funcionamiento del músculo humano y aportan al pequeño la fuerza que le falta para mantenerse en pie y caminar.

España se sitúa por encima de la media comunitaria en esperanza de vida, en el acceso de los ciudadanos al sistema sanitario y en el número de médicos por cada 1.000 habitantes, ámbitos que obtienen un sobresaliente en el informe sobre el estado de la salud en la Unión Europea de 2017. Por el contrario suspende a España en consumo de tabaco y obesidad infantil. También destaca que es el segundo país comunitario con menos actividad física entre la población adulta, sólo superado por Rumania.