arriba Ir arriba

Tras seis meses al frente del museo de El Prado, Miguel Falomir ha asegurado en Las mañanas de RNE que una de sus pretensiones es abrir la pinacoteca a todos los públicos. "El público que lo visita es selectivo en cuanto a su condición social y formación académica y esto es algo que queremos cambiar, queremos abrirlo para que todos sientan que el museo es suyo". También ha confirmado que en estos momentos hay más visitantes extranjeros que nacionales, en torno al 53% de las personas que acuden al Prado son turistas internacionales "porque Madrid se está convirtiendo en destino turístico internacional", ha afirmado. El Prado acogerá próximamente dos grandes exposiciones. Una dedicada al artista chino contemporáneo Cai Guo-Qiang que realizará diferentes obras con pólvora, inspiradas en obras del museo.  La otra muestra importante que acoge la pinacoteca madrileña estará protagonizada por Mariano Fortuny en su doble faceta como pintor y coleccionista.

La restauración en el Prado es un trabajo de equipo por eso la dirección de la cátedra va a ser por primera vez colectiva. La mayoría de los restauradores trabajan aquí desde los 80 y su marca de la casa empieza antes de tocar la obra. Para ello estudian el color, la composición, los análisis químicos, hablan con los conservadores. Vocacional, silenciosa e intensa, la restauración termina cuando la obra vuelve a la sala casi, casi como recién salida del estudio del pintor.

En estos días de propósitos para el año nuevo podremos ver en los principales museos españoles las siguientes exposiciones: A El Prado restaura la Duquesa de Alba, de Goya, para su exposición sobre los tesoros de la Hispanic Society. Al Thyssen llegarán obras maestras de Budapest. Y habrá Picasso en Barcelona y Madrid, con doble aniversario en torno al Guernica.

Visitado el Museo del Prado a puerta cerrada pero no para ver una exposición, ni siquiera para ver una pintura. El protagonismo en la siguiente crónica lo tiene un elemento muy importante en el mundo del arte y que suele estar en un discreto segundo plano. Que nos perdone Rafael, que nos perdone Fray Angelico, que nos perdone Velázquez que nos perdonen todos los genios, hoy les admiramos de refilón, nos interesa lo que les rodea. Los marcos, y ningún sitio como el Museo del prado para ello.

  • El Museo de Málaga reabre tras 20 años en el restaurado Palacio de la Aduana
  • Es el quinto museo de España con una de las mejores colecciones de arte del XIX
  • El Palacio lo reclamó la ciudadanía para uso museístico con movilizaciones
  • Málaga completa su oferta cultural al sumar 36 museos junto al Picasso o el Pompidou