arriba Ir arriba

La práctica de realizar bocetos preparatorios al óleo arrancó en Italia en el siglo XVI, pero se pintaban en contadas ocasiones y casi siempre los artistas recurrían al dibujo para este fin.

Hasta la vuelta de tuerca impresa por Pedro Pablo Rubens (1577- 1640) a estos trabajos previos. El pintor flamenco amplió esta herramienta y la incluyó sistemáticamente en la creación, en plena eclosión pictórica en Europa con los artistas en búsqueda de nuevos inventos. Una innovación que llevó a Rubens a crear casi 500 bocetos pintados.

El cuadro de la Marquesa de Espeja, pintado por Federico de Madrazo a mediados del siglo XIX, era uno de esos cuadros anhelados por el Museo del Prado para completar de alguna forma su colección de la época.  Un deseo que se ve cumplido porque la empresaria Alicia Koplowitz se lo ha regalado a la pinacoteca, después de comprarlo por 300.000 euros. El retrato de María Josefa del Águila Ceballos detrás de las escaleras de un palacio rellena ahora un hueco importante en la colección del siglo XIX del museo y estará disponible para visitas a partir del 7 de mayo. 

Hablamos con Karina Marotta. Ella es la coordinadora de Conservación del Museo del Prado y nos desvela algunos de los secretos que encierran las exposiciones que alberga esta pinacoteca. Descubrimos el tesoro que se esconde en sus depósitos o por qué el orden de los lienzos expuestos está distribuido del modo en el que se contempla.

La música de fondo en este reportaje es la mísma que sonaba hace 150 años en esta habitación, en este cuadro. El músico uan Bautista Pujol ejecuta al piano la Gran fantasía sobre Fausto. Es una de las obras de este hombre, Mariano Fortuny, una de las 169 que se pueden admirar en esta exposición y que pintó con esta mano..de la que se hizo un vaciado tras su muerte.

El artista chino Cai Guo-Qiang, el primero que concibe obra inédita para el Museo del Prado, ha terminado este viernes con una explosión de pólvora la primera de las ocho piezas que creará durante su residencia artística en la pinacoteca madrileña y que formarán parte de la exposición El espíritu de la pintura. La muestra se compondrá en total de 22 piezas suyas y se abrirá al público el día 25 de octubre en el edificio de los Jerónimos, con la idea de establecer "un diálogo espiritual" con los grandes maestros del Prado, empezando por su favorito, El Greco, pero también Rubens, Tiziano, Velázquez o Goya.

Tras seis meses al frente del museo de El Prado, Miguel Falomir ha asegurado en Las mañanas de RNE que una de sus pretensiones es abrir la pinacoteca a todos los públicos. "El público que lo visita es selectivo en cuanto a su condición social y formación académica y esto es algo que queremos cambiar, queremos abrirlo para que todos sientan que el museo es suyo". También ha confirmado que en estos momentos hay más visitantes extranjeros que nacionales, en torno al 53% de las personas que acuden al Prado son turistas internacionales "porque Madrid se está convirtiendo en destino turístico internacional", ha afirmado. El Prado acogerá próximamente dos grandes exposiciones. Una dedicada al artista chino contemporáneo Cai Guo-Qiang que realizará diferentes obras con pólvora, inspiradas en obras del museo.  La otra muestra importante que acoge la pinacoteca madrileña estará protagonizada por Mariano Fortuny en su doble faceta como pintor y coleccionista.