arriba Ir arriba

El Gobierno definirá primero qué se considera un piso vacío y cuantificará los que hay en España para estimular, dicen, la salida al mercado de las viviendas que se mantienen cerradas para especular. La finalidad, apuntan, es que la vivienda cumpla su función social y deje de ser un bien para invertir. La secretaria general de Vivienda, Helena Beunza, señala que "en ningún caso" es voluntad del Gobierno que haya multas o sanciones para aquellas viviendas que puedan ser una vivienda vacacional o de un pequeño propietario. Para ello, señala, diferenciará entre propietarios de viviendas y grandes inversores. El sector rechaza estas penalizaciones. 

La empresa pública española administradora de las infraestructuras ferroviarias (ADIF) y la compañía de transporte estadounidense Virgin Hyperloop One han firmado un protocolo para establecer en Bobadilla (Málaga) un centro de experimentación del nuevo medio de transporte 'Hyperloop'.
Según ha informado ADIF en una nota para la prensa, su presidenta, Isabel Pardo de Vera, ha rubricado el protocolo general de actuación junto al consejero delegado de Virgin Hyperloop One, Rob Lloyd. Virgin ha elegido España como localización internacional para el desarrollo y la fabricación de los prototipos comerciales, tras meses de análisis sobre la viabilidad del proyecto en colaboración con ADIF.
El centro de experimentación se instalará en la nave de pruebas que ADIF tiene para la Alta Velocidad en Bobadilla, cerca de Antequera, con una superficie de 19.000 metros cuadrados, que contará ahora con ese arrendamiento comercial por Virgin Hyperloop One. El valor de la instalación será de unos 500 millones de dólares (432 millones de euros), incluidas zonas de fabricación, plataformas de prueba y equipos de Virgin Hyperloop One. La inversión está supeditada a obtener 126 millones de euros en convocatorias de ayudas públicas, como préstamos y subvenciones a I+D+i para las instalaciones.

Los taxistas de Madrid y Barcelona han decidido este miércoles por la noche desconvocar la huelga después de que el Gobierno central se haya comprometido a dar a las comunidades que así lo deseen capacidad para regular las licencias de los vehículos de alquiler con conductor, los llamados VTC que utilizan las plataformas como Uber y Cabify. La decisión ha sido tomada en sendas asambleas tras la reunión de la Conferencia Nacional de Transportes en el Ministerio de Fomento. (02/08/2018)

El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, ha propuesto finalmente delegar en las autonomías la regulación de las licencias de vehículos de transporte con conductor (VTC) -los que utilizan las plataformas como Uber y Cabify- aunque sin transferir la competencia, como pedía expresamente el sector del taxi. Ábalos ha renunciado a esta última idea, según informa Europa Press y Servimedia, ante las reticencias y los recelos manifestados este miércoles en la Conferencia Nacional de Transporte por varios gobiernos autonómicos, que consideraban que de esta manera lo que hacía el Ejecutivo central era dejar en sus manos el conflicto del taxi con las VTC.

En Madrid, los taxistas han pasado su segunda noche en tiendas de campaña en el Paseo de la Castellana, frente al Ministerio de Fomento. Reclaman que los VTC cumplan la ley y que haya una licencia por cada 30 de taxi. Los taxistas de Barcelona seguirán acampados en la Gran Vía de la ciudad aunque un millar de ellos estarán activos para ofrecer servicios mínimos. Hoy hay asambleas convocadas en Madrid y Barcelona donde se decidirá si levantan la huelga o la mantienen. Dependen, dicen, del compromiso del Gobierno que hoy se reúne con las Comunidades Autónomas para analizar el traspaso de competencias de las licencias VTC.

Los taxistas mantendrán la huelga y los cortes de las vías principales de las ciudades hasta al menos este miércoles a la espera de la reunión de la Conferencia Nacional del Transporte, que analizará el traspaso de las competencias a las comunidades autónomas sobre las licencias de los vehículos de alquiler con conductor (VTC). Este mismo martes, Fomento ha ofrecido a la patronal de las VCT participar en una comisión de diálogo junto al sector del taxi para buscar una solución entre todas las partes.

El Ministerio de Fomento ha ofrecido a la patronal de los vehículos con licencia VTC -los que usan las plataformas como Uber y Cabify- participar en una comisión de diálogo junto al sector del taxi para buscar una solución al conflicto actual entre todas las partes. Este ofrecimiento ha hecho que el presidente de Unauto-VTC, Eduardo Martín, que ha entrado en la reunión pidiendo al Gobierno que "no ceda al chantaje" de los taxistas, haya salido "moderadamente satisfecho" porque el Ejecutivo ha "recogido el guante" de la creación de esta comisión. Los taxistas, por su parte, han decidido mantener la huelga y los cortes de vías principales como el paseo de la Castellana en Madrid o la Gran Vía en Barcelona al menos hasta este miércoles, cuando está previsto que se reúna la Conferencia Nacional del Transporte, donde se abordará el traspaso de las competencias sobre las licencias de vehículos de alquiler con conductor (VTC) a las comunidades autónomas con los consejeros del ramo.

El ministerio de Fomento ha adelantado al miércoles la reunión de la Conferencia Nacional del Transporte, que estaba prevista para septiembre. Pedro Saura, el secretario de Estado de Transportes, recibe este lunes a los representantes del taxi. A la reunión acuden las principales asociaciones del sector: Fedetaxi, Élite Taxi y Antaxi. Entre otras reclamaciones, le van a pedir transferir a las comunidades autónomas las competencias para otorgar licencias VTC. Las víctimas de la huelga del taxi son los usuarios. En Barcelona no se presta ningún servicio. En Madrid, sólo hay servicios mínimos y los taxistas llevan a las personas con movilidad reducida. Los usuarios optan por transportes alternativos, cuando los hay: metro y autobús, sobre todo. Mientras que Renfe ha reforzado el servicio de Cercanías para intentar paliar la situación.

El Ministro de Fomento, José Luís Ábalos, no se apartará de las grandes líneas trazadas por su antecesor. Así lo ha asegurado, aunque con críticas, en su primera comparecencia en la Comisión del Congreso, en la que ha cuantificado las primeras inversiones de su ministerio. Su departamento habrá concedido a finales de año contratos de obra por valor de más de 5.000 millones de euros.