arriba Ir arriba

Los empresarios agrupados en la Plataforma de inversores en puertos españoles (PIPE) apoya la reforma de la estiba del Gobierno. Su vicepresidente, José Luis Almazán, califica de "privilegiados" a los estibadores y a la Coordinadora de Trabajadores del Mar, donde se afilia el 98% de los más de 6.000 estibadores "del último sindicato vertical que queda de un modelo del siglo pasado".

Almazán considera que el sector de la estiba se debe abrir a la liberalización total, porque, en su opinión, "los puertos tienen que ser eficientes y baratos, para que pueden competir en el entorno en el que están". 

Según el representante de PIPE el problema  no es que estos trabajadores ganen "130.000 euros anuales por seis horas de trabajo" sino que es un "problema de rigidez", que impide que los empresarios puedan organizar el trabajo como crean oportuno. 

Afirma que, en este momento, la organización del trabajo depende de los propios estibadores, un colectivo en el que el acceso se restringe, según Almazán, por los propios trabajadores, en el que "entran familiares y quienes ellos quieren".

El portavoz de la Coordinadora de Trabajadores del Mar, Antolín Goya, ha lamentado la actitud "dictatorial" del Ministerio de Fomento respecto a la última reunión con patronal y sindicatos del sector. Asegura el estibador que no hicieron caso a las alternativas presentadas por los trabajadores y que el Gobierno insiste en un modelo de liberalización que "va más allá" de lo que pide la Comisión Europea tras la sentencia del Tribunal de Justicia. Según Goya, el decreto que tiene previsto aprobar el Gobierno este viernes supone el despido de todos los trabajadores de la estiba y la incertidumbre de si podrán volver a contratar con un sector liberalizado. Insiste la Coordinadora en que respetan que se ha de acatar la sentencia pero pide que se subroguen sus empleos y que se respete que el trabajo de estibador tiene que estar altamente cualificado técnicamente por la seguridad del trabajador, de quien trabaja con ´le, además de garintizar la eficicia que tienen ahora.

  • Se quiere evitar que la permanencia de ciertas mercancías en el puerto represente un riesgo grave
  • También se quiere impedir un desabastecimiento de las islas, Ceuta y Melilla
  • La huelga de los estibadores está convocada para el 20, 22 y 24 de febrero
  • Los huelguistas creían, que al tratarse de paros en horas alternas, no era necesario establecer servicios mínimos

Los estibadores son los responsables de las mercancías que llegan o salen por barco. Su trabajo lo regula una sociedad de gestion, conocida como SAGEP. Todas las empresas que cargan o descargan en puertos están obligadas a contratar a sus estibadores. Un sistema que Bruselas, en 2014, consideró contrario a la libre competencia. El Tribunal Europeo sentenció que España debía cambiarlo, abriendo las puertas a cualquier empresa y trabajador que quiera entrar en el sector. La reunión entre el Ministerio de Fomento, los sindicatos de estibadores y la patronal ha terminado sin acuerdo sobre la reforma del sector. El punto fundamental del desencuentro está en la creación de un registro de estibadores que reclama este colectivo para desconvocar los paros convocados en los puertos. Para el Ministerio de Fomento este registro constituye una 'línea roja' porque la Comisión Europea ya lo ha rechazado.

Los ministros de Interior y de Fomento comparecerán en el Congreso a petición propia para dar explicaciones. Aseguran que siguen trabajando para ofrecer toda la ayuda necesaria a los afectados por el temporal. En las carreteras, la situación más complicada se produjo en la A3, en dos tramos de 10 y de 6 kilómetros respectivamente. En sentido Valencia, entre Requena y Rebollar, y en sentido Madrid, entre Buñol y 7 Aguas.

El ministro de Fomento, Íñigo De la Serna, ha confirmado en Televisión Española que su departamento continúa con el estudio para comprobar si la reunificación de Renfe y Adif haría a España más competitiva, sobre todo, de cara a la liberalización del transporte de viajeros por tren en el año 2020.

El ministro señala que Francia y Alemania ya cuentan con grandes holdings y es necesario que cuando la Unión Europea se abra a la competencia España se presente con "fortaleza".