Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

La Policía estadounidense ha desalojado a cuatro activistas que se encerraron en la embajada de Venezuela en Washington hace tiempo para protestar contra la intervención de Washington en su país. Los diplomáticos designados por Nicolás Maduro abandonaron la sede cuando no les renovaron los visados, y desde entonces, el edificio se ha convertido en un símbolo de la lucha por el poder en Venezuela. Fuera, un grupo de manifestantes simpatizantes de la oposición celebraban la noticia, mientras que la abogada de los activistas ha denunciado que su desalojo un "paso muy peligroso". 

El ministro de Exteriores en funciones, Josep Borrell, ha advertido de la necesidad de "explicar a los ciudadanos de qué van estas elecciones europeas. También ha valorado la reunión entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, pero ha aseverado que "no es imprescindible un gobierno de coalición" y ha puesto de ejemplo a Portugal para hacer ver que es posible un Ejecutivo en solitario apoyado por otras fuerzas de izquierdas. Respecto a Venezuela, ha criticado la actitud de Estados Unidos, que funciona "como el cowboy del oeste que dice 'miren, que desenfundo'", y ha aclarado que el opositor Leopoldo López está alojado en la Embajada Española en Venezuela en calidad de "huésped" ya que no puede solicitar asilo político si no es desde territorio puramente español.

La tercera reunión del Grupo Internacional de Contacto para Venezuela ha finalizado hace unas horas con el anuncio de medidas concretas para tratar de encontrar una solución a la crisis política y social en el país caribeño. Tras dos días de reuniones, los jefes de la diplomacia de la Unión Europea y los países de Europa y América Latina que conforman este foro avanzan el envío de una misión de paz a Caracas. Mientras las dos cámaras legislativas presentes en Venezuela siguen dando pasos en favor de los intereses de Nicolás Maduro y Juan Guaidó.

Una semana después del intento fallido del líder opositor Juan Guaidó para derrocar al presidente Nicolás Maduro, Venezuela continúa atravesando un periodo incierto. Todavía hay muchas incógnitas sobre lo que realmente ocurrió: si planes de conspiración con altos funcionarios, si hubo un adelanto de la fecha de rebelión, posibles agentes dobles, división entre los opositores.Un escenario de intrigas sin resolver.
 

Pendiente del móvil y siempre bajo la maenaza de ser arrestado, Guaidó parece aguardar nuevas adhesiones a su "Operación Libertad", tras reconocer que esperaba más. Su llamamiento a los militares y la aparición junto al opositor Leopoldo López, recién liberado del arresto domiciliario por los militares que le custodiaban, parecía dar un nuevo impulso a Guaidó.

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, conversaron sobre la situación en Venezuela y la alternativa del diálogo como solución a la crisis en el país suramericano, informó este sábado el mandatario cubano.
El presidente cubano no especificó cuándo ni cómo se produjo la conversación con Trudeau, a quien agradeció "su oposición a la Ley Helms Burton" de EE.UU., cuyo título III permite llevar ante cortes estadounidenses demandas por propiedades confiscadas en la isla tras el triunfo de la Revolución en 1959.
Cuba, estrecho aliado del Gobierno de Nicolás Maduro, reiteró su apoyo al mandatario durante un levantamiento fallido liderado el martes pasado por Juan Guaidó, reconocido como presidente encargado de Venezuela por más de 50 países, quien ordenó la liberación del dirigente opositor Leopoldo López.
Guaidó pidió a la población salir a la calle para respaldar esta iniciativa, lo cual generó la respuesta de las fuerzas leales a Maduro.
Canadá está entre las naciones que reconocen a Guaidó como mandatario encargado de Venezuela y expresaron su pleno respaldo al "proceso constitucional y popular" para recuperar la democracia en el país suramericano, durante la reunión del Grupo de Lima, celebrada el viernes en la capital de Perú. 4/05/19
 

El pulso político en Venezuela gira en torno a las fuerzas armadas. Juan Guaidó ha convocado para mañana lo que llama una movilización en paz frente a los cuarteles, a lo que Maduro ha respondido diciendo que “ha llegado la hora de combatir”. Según los sondeos, Guaidó contaría con más del 50% del respaldo popular y Maduro con menos del 15%.