arriba Ir arriba

Un incendio forestal declarado el domingo por la tarde en la localidad pontevedra de Mondariz, en la parroquia de Sabaxans, ha calcinado unas 120 hectáreas y ha obligado a desalojar durante unas horas a más de 60 vecinos, que han regresado de madrugada a sus viviendas.

La Consellería del Medio Rural de la Xunta había activado la situación 2 de riesgo real para la población debido a la proximidad de las llamas al núcleo de Barro, en la parroquia de Gargamala, localidad habitada en su mayoría por vecinos de avanzada edad que viven solos.

Sobre la una de la madrugada y ante una situación más optimista, el gobierno regional ha bajado la alerta de riesgo a nivel 1. Las llamas están controladas aunque no extinguidas.

Un incendio de grandes proporciones ha destruido el Museo Nacional de Río de Janeiro, el más antiguo de Brasil. El museo albergaba unas 20 millones de piezas de diferentes periodos, entre ellas el esqueleto de "la primera americana", animales disecados, momias y decenas de huesos de dinosaurios. Fue creado por el rey Juan VI de Portugal el 6 de junio de 1818.

Un incendio ha devorado este domingo el Museo Nacional de Río de Janeiro, que alberga unos 20 millones de piezas que datan de la época imperial brasileña y que celebra este 2018 sus 200 años de historia.

Las llamas comenzaron en el recinto en torno a las 19.30 hora local (00.30 hora española), cuando ya estaba cerrado al público y solo había cuatro vigilantes en su interior. No obstante, según la información ofrecida por el propio Museo, no hay heridos ya que todos lograron salir a tiempo.

El Cuerpo de Bomberos sigue trabajando para contener el incendio, mientras las autoridades han informado de que aún no es posible detectar las causas que han provocado el inicio de las llamas.

Un hombre se prendió fuego el domingo por la noche en la localidad madrileña de Villaverde Alto tras una discusión con su pareja y provocó un incendio en su piso que afectó gravemente a las viviendas del edificio. La mujer consiguió salir del edificio sin sufrir daños, mientras que otra inquilina de la vivienda está muy grave tras quedar atrapada por el fuego y escapar saltando desde el segundo piso. Por su parte, el hombre sufre quemaduras en el 40% del cuerpo y se encuentra hospitalizado bajo custodia policial, si bien no existían denuncias previas por malos tratos. 

El incendio de Llutxent (Valencia) ha arrasado más de 3.270 hectáreas aunque se prevé que quede controlado este viernes por la humedad y las lluvias. Las llamas han afectado a los vecinos de las urbanizaciones Montepino, Montesol y Las Cumbres de Gandía, que no tienen luz ni agua potable, aunque esperan que el suministro eléctrico se restablezca en dos días. Ante la situación, los vecinos se quejan de la falta de información, mientras que la Generalitat valenciana y el Gobierno han asegurado que priorizarán las ayudas a las primras residencias y la Consellería de Medio Ambiente prepara una declaración de emergencia para prevenir la erosión. 

El teniente coronel de la Unidad Militar de Emergencias (UME), Rafael Dengra, jefe del Primer Batallón de Intervención, ha confirmado en Las mañanas de RNE que el incendio de Llutxent ha sido provocado por un rayo, con lo que en este caso no hubo intervención humana. También ha avanzado que a lo largo de la mañana va a quedar controlado. "Sí, la previsión es esa. Acabo de hablar con el jefe del tercer batallón y me ha dicho que a lo largo de la mañana se va a desactivar ya el personal que queda trabajando allí en zonas de la UME y que las autoridades responsables del incendio tienen previsto dar por controlado el incendio a lo largo del día", ha asegurado.

El alcalde de Llutxent, Pep Estornell, cuenta en Las mañanas de RNE que los afectados por el incendio se muestran esperanzados y que ya están regresando a sus casas. Explica que todos los grupos del Ayuntamiento han aprobado la declaración de zona de emergencia, aunque es una competencia que le corresponde al ministerio, dice. 

Considera que todavía es prematuro y que no tiene constancia de que pueda activarse la línea de ayudas, aunque confía en ello.

En su término municipal son 1.150 las hectáreas quemadas, entre ellas un paraje natural de alto valor ecológico. "Hay que ser optimistas. Esto hay que olvidarlo", añade. 

El incendio forestal de Llutxent (Valencia) ha quemado ya más de 3.000 hectáreas de seis municipios, ha obligado a desalojar a más de 2.600 personas y ha afectado a unas 40 viviendas de urbanizaciones de Gandia, aunque la Generalitat mantiene "un moderado optimismo" sobre su evolución. A esta hora hay solo un frente activo, el de Llutxent, y las condiciones meteorológicas están ayudando a las tareas de extinción.