arriba Ir arriba

El país galo vive una segunda jornada de huelga general en los trenes franceses. Este miércoles, están cancelados los trenes que conectan Francia con España, Suiza e Italia, mientras que el resto funciona con relativa normalidad. Ante la falta de tren, los ciudadanos han cogido los coches, lo que ha provocado masivos atascos. Sin embargo, el Gobierno de Macron mantiene sus planes para reformar el ferrocarril francés para adaptar la red estatal a la competencia dictada por la Unión Europea y reducir la deuda de la compañía.

El 77% de los conductores y el 48% de los trabajadores han secundado los paros este martes en Francia. Únicamente ha salido uno de cada ocho trenes de alta velocidad y largo recorrido, aunque ninguno en las líneas que conectan con España. Los sindicatos temen que las reformas de Macron sean la antesala de la privatización, por lo que habrá huelga durante tres meses, parando dos días de cada cinco.

La primera de las 36 jornadas de huelga salteadas de aquí a finales de junio en los ferrocarriles franceses, convocada para protestar por las reformas del presidente, Emmanuel Macron. ha comenzado este martes con un fuerte impacto en el transporte. Sólo uno de cada ocho trenes de alta velocidad (TGV) están programados a lo largo de esta jornada y la misma proporción para el resto de los convoyes de largo recorrido a causa del paro convocado por los sindicatos de la Sociedad Nacional de Ferrocarriles (SNCF). Aunque en las líneas internacionales la cancelación afecta a un porcentaje menor en conjunto (un 25%), en las que conectan con España (Barcelona-París, Barcelona-Lyon, Barcelona-Toulouse y Madrid-Marsella) este martes no circula ningún tren.

Francia vive este martes la primera de las 36 jornadas de huelga intermitente convocada en su red de ferrocarriles, que ha tenido un seguimiento "masivo", según los sindicatos, que anunciaron una protesta "dura" en contra de los decretos del presidente, Emmanuel Macron. Las medidas del Gobierno francés contemplan convertir la empresa pública Sociedad Nacional de Ferrocarriles (SNCF) en sociedad anónima y modificar a la baja las condiciones de sus trabajadores. Macron también tiene previsto privatizar varias líneas, empezando por el tren de alta velocidad francés (TGV), en 2020, siguiendo recomendaciones de la Unión Europea (UE).

Las organizaciones de trabajadores han convocado paros dos días seguidos de cada cinco hasta el mes de junio para reclamar la suspensión de estas medidas. A causa de los paros, solo uno de cada ocho TGV están programados para esta jornada y la misma proporción para el resto de los convoyes de largo recorrido.

Aunque en las líneas internacionales la cancelación afecta a un porcentaje menor globalmente (un 25%), en las que conectan con España (Barcelona-París, Barcelona-Lyon, Barcelona-Toulouse y Madrid-Marsella) no circula ningún tren, informa Efe. En los cercanías de París y en los regionales de todo el país, la dirección sólo garantiza que habrá uno de cada cinco, ya que se han declarado en huelga el 48% de los trabajadores de la empresa estatal, que aumenta al 77 % entre el colectivo de conductores. La huelga en los ferrocarriles coincide con el cuarto paro en la compañía Air France desde febrero por reivindicaciones salariales, por el que la aerolínea ha cancelado el 25% de sus vuelos. Además, hay protestas en los servicios de recogidas de basura y en las universidades.

Cientos de miles de mujeres han tomado este 8 de marzo las calles de toda España en una jornada reivindicativa que quedará para la historia. La primera huelga feminista en nuestro país culminaba con manifestaciones multitudinarias y una llamada a que el debate generado estas semanas perdure y dé frutos. Y tras la histórica jornada de ayer, las miradas se dirigen ahora a los partidos políticos, que son los que tienen que dar la batalla por la igualdad en las instituciones. Todos celebraron el Día Internacional de la mujer, pero cada uno tiene su posicionamiento.

Sara y Maribel trabajan en un hotel. Ambas denuncian, cuando “el trabajo es más duro”, por ejemplo, en el departamento de las camareras de piso, como Maribel, “el 95% son mujeres y externalizado”, una situación apenas “visibilizada”. Sin embargo, cuando las posibilidades de ascender aparecen, es territorio excluido y reservado a los hombres: “Los puestos directivos están reservados a los hombres y no hay promoción interna femenina”, se queja Sara. Juntas lideran una manifestación cerca de los jardines del Retiro, en Madrid, para reivindicar sus derechos este jueves, Día de la Mujer.
Raquel es empresaria, dueña de una clínica de estética en la misma zona. Ella ha acudido a su puesto de trabajo y considera que las cosas no están tan mal. “Hoy es un día de trabajo normal, con mi horario normal y mis clientas normales”, explica. “No he seguido la huelga porque tengo un negocio y tengo que trabajar”. Raquel considera que “las cosas no están tan mal, dentro de lo que cabe”, pero reconoce que en su sector, la estética: “Nosotras estamos en el poder…”.