arriba Ir arriba
  • El Govern catalán había deslizado que no descontaría la jornada de su nómina
  • Dado que las cuentas de la región están intervenidas, Hacienda debe aprobarlo
  • El departamento que dirige Cristóbal Monto señala que la ley no permite pagarlo
  • Avisa de que actuará contra responsables que hayan prometido que se abonará
  • La Generalitat insiste en que, pese a todo, abonará la jornada a los huelguistas

Cataluña afronta este martes una jornada de huelga general, anunciado por la CUP hace días, y al que se han sumado algunos sindicatos y formaciones independentistas con el argumento de protestar por las cargas policiales del pasado domingo. Los paros están afectando, sobre todo, a las principales carreteras y al transporte público. La Generalitat señala que el seguimiento de la huelga es masivo. 

  • El paro ha sido convocado por entidades soberanistas catalanas
  • Mercabarna ha amanecido vacío porque las 770 empresas han secundado el paro
  • Los puertos están paralizados y la mayoría de los colegios, cerrados
  • Metro y autobuses funcionan en Barcelona por encima de los servicios mínimos
  • Sigue toda la información en vivo y en directo en el minuto a minuto

Huelga general en Cataluña convocada por los sindicatos minoritarios contra la "vulneración de derechos" y tras la actuación policial del 1 de octubre. La jornada ha comenzado con cortes en mas de treinta carreteras y los puertos paralizados. Según el sindicato CGT, uno de los convocantes, el seguimiento está siendo muy alto en transporte, comercio y agricultura. En Barcelona, el metro y los autobuses han dejado de circular hasta las cinco de la tarde, cuando se activan los servicios mínimos del 25%. Respaldan la huelga las entidades soberanistas y la Generalitat, que ha reducido los servicios mínimos y no penalizará a los funcionarios que falten a su trabajo. UGT y Comisiones Obreras apoyan las movilizaciones pero no la huelga general porque consideran que su fin es político, no laboral. A primera hora de la mañana centenares de personas se han concentrado frente a la sede del PP en Barcelona

  • La CGT y otros sindicatos minoritarios llaman a la huelga general este 3 de octubre
  • CC.OO. y UGT pactan protestas con algunas patronales contra las cargas policiales
  • "En ningún caso", aseguran, avalarán una declaración unilateral de independencia
  • El sindicato CSIF y las patronales CEOE y Cepyme rechazan el paro general
  • Mantiene 486 operaciones con Cataluña durante esos seis días
  • Cumple así los servicios mínimos del 76% marcados por el Ministerio de Fomento
  • En media distancia se anulan 33 trenes y se garantizan 61 (65%)
  • La Generalitat ha fijado un 33% de servicios mínimos para los cercanías
  • En Metro y autobuses de Barcelona, el mínimo se fija en uno de cada cuatro servicios

Varios sindicatos de estudiantes han convocado este jueves una huelga en la enseñanza secundaria y universitaria en favor del referéndum en Cataluña. Esta mañana, un centenar de ellos han cortado la AP-7 y la B-20 a la altura de la Universidad Autónoma.

El portavoz nacional del sindicato Ustec-Stes, Ramon Font, ha asegurado que los estudiantes tienen derecho a la huelga. "Ellos tienen derecho a huelga y a reunión a partir de los 14 años, y no solo con autorización de los padres, sin autorización de los padres".

La primera jornada de protesta contra la reforma laboral del presidente de FranciaEmmanuel Macron, ha movilizado este martes a centenares de miles de personas en el país, aunque no ha tenido la amplitud suficiente para doblegar la voluntad del Gobierno. Según el Ejecutivo, han salido a la calle unos 220.000 manifestantes. Por su lado, el sindicato CGT afirma que se han movilizado "más de 400.000 personas en toda Francia", según el líder de esta formación, Philippe Martínez.

Las protestas rechazan la flexibilización del mercado laboral que el Ejecutivo pretende aprobar por decreto el próximo día 22. A pesar de los paros y disturbios registrados, la participación ha sido inferior a los 450.000 manifestantes registrados por CGT hace medio año en las huelgas convocadas contra una reforma más tibia, que finalmente sacó adelante el socialista François Hollande.

En esta ocasión, las acciones se han traducido en anulaciones de vuelos y retrasos en los trenes, pero no han creado la sensación de parálisis. La amplia victoria de Macron en las presidenciales de mayo pasado, refrendada en junio en las legislativas, con un programa en el que la reforma laboral figuraba entre uno de los puntos destacados, parece haber anestesiado en parte la contestación de la calle.