arriba Ir arriba

El Gobierno de Mariano Rajoy controlará de forma semanal que la Generalitat de Cataluña no destine "ni un sólo euro" al referéndum "ilegal", de tal forma que diferentes órganos económicos de la administración catalana deberán remitir al Ministerio de Hacienda un certificado para comprobar que no se ha autorizado "ningún gasto" en la organización de la consulta del 1-O, tal y como ha anunciado el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo. El ejecutivo catalán ha tachado el anuncio de progaganda.

A dos meses del contingente referéndum de Cataluña del 1-O, baja en casi tres puntos el sentimiento independentista, que se sitúa en el 41,1%, según el último sondeo del Centro de Estudios de Opinión (CEO), dependiente de la Generalitat de Cataluña, frente al 44,3% del último barómetro de marzo. Por el contrario, los ciudadanos contrarios a la independencia de Cataluña aumentan ligeramente y representan el 49,4% de los encuestados, frente al último porcentaje que era del 48,5%.

Agentes de la Guardia Civil han acudido al Palau de la Generalitat y al Parlament de Cataluña, entre otras sedes institucionales, para requerir datos informáticos relacionados con el denominado caso del 3% sobre presunta financiación ilegal de CDC y con la implicación del exconseller de Justicia, Germà Gordó. Los agentes buscan datos sobre la agenda de Gordó en su etapa al frente de la consellería, entre 2010 y 2013.

Agentes de la Guardia Civil han acudido al Palau de la Generalitat y al Parlament de Cataluña, entre otras sedes institucionalas, para requerir datos informáticos relacionados con el denominado caso del 3 % sobre presunta financiación ilegal de CDC y con la implicación del exconseller de Justicia, Germà Gordó.

Han registrado el Parlament por orden judicial, aunque no han podido acceder a la sede del Gobierno ya que el nuevo conseller de Presidència, Jordi Turull, no se lo ha permitido al no haber orden para ese registro, aunque se ha comprometido a entregar a los agentes la documentación requerida.

La Guardia Civil se ha llevado del Parlament un disco duro para tratar de acceder a los correos de Gordó y ha solicitado documentación al área de secretaría de Govern, que Gordó dirigió entre diciembre de 2010 y de 2013, con Artur Mas al frente de la Generalitat.

Cataluña ha sido motivo de discrepancia entre el PSOE y Unidos Podemos en la reunión que sus grupos parlamentarios han mantenido este lunes para empezar a trabajar de forma conjunta en el Congreso. Aunque ambas formaciones coinciden en abrir espacios de diálogo, los de Pedro Sánchez no quieren ir más allá de la reforma de la Constitución, mientras que el partido de Pablo Iglesias insiste en reclamar la negociación de un referéndum pactado con el Gobierno. Este martes Sánchez trasladará al grupo parlamentario los planes para formar una mesa de trabajo conjunta con Unidos Podemos para alcanzar acuerdos en aquellos asuntos en los que sí coinciden.

Faltan 75 días para el 1 de octubre, la fecha en la que el Govern pretende llevar a cabo su referéndum sobre la independencia de Cataluña. Este martes, el president Carles Puigdemont encabeza la primera reunión del nuevo ejecutivo autonómico tras los recientes cambios de consellers. El vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, y el conseller de Asuntos Exteriores y Transparencia, Raúl Romeva, van a solicitar autorización formal para que sus respectivos departamentos asuman las competencias para la adquisición de urnas. Compra que el Govern quiere que sea directa y sin concurso público y que -a buen seguro- se estrellará contra una querella por prevaricación, desobediencia y malversación.

El director de los Mossos d'Esquadra ha dimitido, según su entorno, por motivos políticos, a dos meses de la fecha señalada por la Generalitar para el referéndum independentista. El nuevo consejero de Interior no garantizaba su continuidad y la CUP había pedido su destitución por falta de compromiso con el proceso independentista. Albert Batlle siempre ha defendido que la policía autonómica cumplirá la ley. El nuevo director de los Mossos será Pere Soler, que ha ocupado varios cargos en la administración catalana y ha respaldado en las redes sociales el reférendum.

Dimite el director de los Mossos d'Esquadra, a dos meses y medio de la fecha en que el Ejecutivo catalán quiere celebrar el referéndum ilegal. Lo hace, según dice, por motivos políticos. Albert Batlle, cuestionado por su militancia socialista, siempre defendió que los Mossos deben ser políticamente neutrales e imparciales y que deben cumplir y hacer cumplir la ley.