arriba Ir arriba

El negocio de los safaris en Sudáfrica está en auge. Se han creado cientos de fincas privadas para sacar beneficios de los animales salvajes. Rodeados de cercas electrificadas, pueden ser fotografiados por turistas y servir de trofeo a cazadores exigentes. Es un turismo que deja huella. Desde el desierto de Tombuctú a las playas de Tailandia, los turistas dejan un impacto dramático en la cultura y medio ambiente de los destinos elegidos. La noche temática nos lleva a lugares lejanos y nos muestra las fatales consecuencias del turismo con dos documentales: "Safaris, un negocio salvaje" y "La ruta de los gringos".