arriba Ir arriba

El partido oficialista Rusia Unida, pilar del régimen del presidente Vladímir Putin, ha obtenido más del 54% de los votos en las elecciones a la Duma, la cámara baja parlamentaria, con el 93% del voto escrutado. Los comicios, además, han estado marcados por el desencanto de muchos electores, que ha llevado a la participación más baja de las últimas citas electorales.

"Ya se puede anunciar con seguridad. El partido ha logrado un muy buen resultado. Ha ganado", ha celebrado Putin en la sede de la formación tras conocerse los primeros sondeos, que ya apuntaban la sólida victoria de su grupo. El mandatario ruso ha destacado que, a pesar de que "la vida no es fácil y hay muchos problemas sin solucionar, la gente vota de todas formas por Rusia Unida. La gente quiere estabilidad".

Los buenos resultados de Rusia Unida parecen demostrar que el descontento de parte de la población por la crisis económica, los efectos de las sanciones occidentales, la fuerte devaluación del rublo y otros problemas no han hecho mella en la popularidad del jefe del Kremlin.

Rusia celebra este domingo elecciones legislativas para renovar los 450 escaños de la Duma. La península ucraniana de Crimea, anexionada unilateralmente por Rusia a su territorio, también participa en estos comicios. EE.UU. ha asegurado que no reconocerá los resultados en este terrotorio separatista. Alrededor de 110 millones de rusos están llamados a las urnas y el partido del Kremlin parte como gran favorito en unos comicios en los que quieren evitar las protestas a toda costa.

Los elecciones regionales en el estado alemán de Mecklemburgo-Anteporemania han producido un resultado inédito en la reciente historia democrática del país. La Unión Cristianodemócrata (CDU) de Angela Merkel ha perdido la hegemonía de la derecha frente al partido xenófobo de Alternativa para Alemania (AfD), que han logrado ser segunda fuerza con más de un 20% de los votos.

A pesar de perder cinco puntos, el Partido Socialdemócrata (SPD) se ha mantenido como la fuerza más votada con el 30,6% de los sufragios, según los resultados provisionales con el escrutinio finalizado en el 99% de las circunscripciones. A pesar de que Mecklemburgo-Anteporemania no es un land con gran influencia a nivel nacional, es precisamente el estado en el que la canciller tienen su distrito general en las elecciones generales, que se celebran el próximo 2017.

La CDU ha sido tercera fuerza, con un 19% de los votos. La Izquierda también ha empeorado sus resultados y ha obtenido el 13,2%, al tiempo que Los Verdes, con un 4,8%, se han quedado fuera de la cámara regional.

De confirmarse el acuerdo del PP con Ciudadanos para el 'sí' a la investidura del actual jefe del Ejecutivo en funciones, Mariano Rajoy, éste contaría con 169 apoyos para la investidura. Podría sumar uno más, el de Coalición Canaria, aunque desde la formación nacionalista dicen que será su ejecutiva la que tome la decisión final en este sentido.

Esto significa que faltarían 6 votos para alcanzar la mayoría absoluta que requiere la primera votación. Si Mariano Rajoy no lo consigue, a las 48 horas siguientes para ganar sería suficiente con mayoría simple, esto es, obtener más votos a favor que en contra. Para lograrlo, sería necesaria la abstención o la ausencia de 11 diputados.

En cualquier caso, el reloj de la democracia se pondría en marcha desde la primera votación, ya que la Constitución establece que hay 54 días de plazo a partir de la primera votación de investidura para que, en el caso de que no haya presidente elegido, se convoquen nuevas elecciones que serían el día de Navidad, el 25 de diciembre.

Si Rajoy no lograse la investidura, el rey podría abrir una nueva ronda de consultas -la quinta desde el pasado 20 de diciembre- y proponer un nuevo candidato o incluso el mismo.

De no haber presidente elegido en ese plazo, el 31 de octubre se disolverían las Cortes y al día siguiente se convocarían los nuevos comicios.

El encuentro entre el candidato del PP, Mariano Rajoy, y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha durado casi una hora y media. Al término, Rivera ha abierto por primera vez la puerta a la abstención pero insiste en que no entrará en un gobierno del PP en minoría. Los populares agradecen su actitud constructiva y a 24 horas de la reunión con Sánchez recuerdan al PSOE que en su mano está que no haya nuevas elecciones.