arriba Ir arriba

El desarrollo de la Ley de Desindexación aprobada este viernes por el Consejo de Ministros prohíbe con carácter general y no retroactivo la indexación -revisiones periódicas y predeterminada de precios y rentas- y establece que los valores monetarios públicos, como rentas, precios o tasas, dejarán de estar vinculados al índice de precios de consumo (IPC) y solo se revisarán cuando varíen sus costes específicos.

La mayoría de los grupos parlamentarios, salvo el Partido Popular y Ciudadanos, han votado a favor este jueves en el Congreso de la toma en consideración de la proposición de ley para el establecimiento de una prestación de ingresos mínimos de 426 euros para las familias sin recursos, procedente de una iniciativa legislativa popular (ILP) de los sindicatos CC.OO. y UGT.

Cataluña es la comunidad en la que las matrículas universitarias son más caras y donde la diferencia entre la carrera más barata y la más cara es mayor, en relación con otras comunidades. El Observatorio del Sistema Universitario (OSU) ha presentado este miércoles un informe que analiza la heterogeneidad de los precios de la universidad en España. Los gobiernos autonómicos marcan el precio del grado según una horquilla entre el 15 % y el 25 % del coste que tiene ofrecer esa carrera, pero Arcas ha lamentado que el redactado de la ley sea "muy ambiguo" al explicar cómo calcular este coste. El precio mínimo de un grado en Cataluña es de 1.516 euros por año, y el máximo de 2.372, una diferencia de 856 euros, la diferencia más alta en toda España, mientras en Andalucía, por ejemplo, se establece un precio único de 757 euros para todas las carreras.

Hasta hace quince años, los coches, y todo lo demás, se pagaba en pesetas. Con el redondeo, los precios aumentaron, sobre todo al principio. Por ejemplo, una barra de pan o un café duplican hoy el precio de 2002, el transporte en grandes ciudades también se ha más que duplicado en estos 15 años y una entrada de cine pasó de unos cinco euros a cerca de nueve. Pero los salarios no aumentaron en la misma proporción.

Descuentos de hasta el 70% en todo tipo de productos: electrónica, viajes, coches, textil. Por supuesto que hay que aprovechar la rebaja de precios pero siempre comparando y sabiendo qué es lo que necesitamos y comprarlo allí donde es más barato. Los derechos, recuerdan, son los mismos que un día normal. Según cálculos del sector, cada español gastará 220 euros de media este viernes negro.

El gasto medio anual con tarjeta subirá un 3,5% en 2016, hasta los 2.838 euros, según un estudio realizado por Bankinter Consumer Finance con los datos de los movimientos de más de 660.000 de tarjetas de sus clientes. El director general de Bankinter Consumer Finance, Alfonso Sáez, ha explicado en rueda de prensa que esto se debe a "la digitalización, las nuevas tecnologías y la utilización generalizada de internet para los pagos", y ha añadido que también puede influir el cobro de 2 euros por disponer de efectivo en los cajeros.
 

En el Reino Unido, el anuncio del Brexit empieza a notarse en la cesta de la compra. La depreciación de la libra está encareciendo algunos alimentos como frutas, verduras, galletas o una conocida crema para las tostadas. El Banco de Inglaterra ha subrayado que son los más desfavorecidos los que más sufrirán el coste de la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Los españoles pueden ahorrar en la "cesta de la compra" hasta 933 euros anuales de media dependiendo del supermercado que elijan, lo que supone un 13,4% más que en el estudio de consumo realizado el año anterior, debido a que han aumentado las diferencias de precios entre establecimientos. Ese ahorro supone casi la quinta parte del gasto anual en alimentación de un hogar medio, según el estudio anual de supermercados realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), que ha analizado durante este año 1.193 establecimientos repartidos en 63 ciudades e internet. Según el estudio de la OCU, en el último año la cesta de compra se ha encarecido un 0,7%. Verduras, cítricos y pescados, además del aceite, concentran las subidas más acusadas. Una subida del 6,3%. Los productos frescos conforman gran parte de la dieta mediterránea y por tanto no nos gusta mucho este dato.

Los hogares españoles gastaron una media de 27.420 euros en 2015, un 1,4% más que en 2014 (380 euros más), lo que supone el primer incremento registrado en esta estadística desde 2008, después de seis años de caídas en los que el presupuesto familiar se ha recortado en más de 4.600 euros. Según la Encuesta de Presupuestos Familiares de 2015, publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), los hogares españoles aumentaron especialmente sus gastos en el grupo de hoteles, cafés y restaurantes, cuyo importe se incrementó un 9,1%, debido a que destinaron 207 euros más al consumo de comidas y bebidas fuera del hogar.