arriba Ir arriba

Lo hacen tras la demolición de la Casa Guzmán: una precursora de la Arquitectura Moderna. En los años 70, Alejandro de la Sota diseñó esta casa para su amigo Enrique Guzmán en Algete, Madrid. Un ejemplo de integración con el Jarama, en aquel momento semillero de modernidad, visitado por estudiantes y arquitectos de todo el mundo. El hijo-heredero dudó entre vender la vivienda, o residir en ella. Al final la derribó para levantar este bloque de tres plantas. Desaparición de un modelo arquitectónico que recuerda al de la Pagoda de Miguel Fisac, o antes al Mercado de Olavide, también en Madrid. La protección de este patrimonio del siglo XX corresponde a Ayuntamientos y Comunidad. El Colegio de Arquitectos se ha ofrecido para revisar los planes urbanísticos. Lo tienen todo catalogado.

El Grupo Villar Mir ha presentado este martes el proyecto inmobiliario Caleido para levantar una quinta torre en el Paseo de la Castellana de Madrid, que abrirá en 2019. La construcción durará 4 años, generará más de 5.500 empleos en su construcción (1.559) y explotación (3.992) y requerirá una inversión total superior a los 300 millones de euros, de los que 205 millones será inversión directa.

En torno a 700 empresas españolas tienen presencia en la primera economía del planeta y dan empleo a 75.000 personas, según datos de la Cámara de Comercio estadounidense en España, que cree que hay nuevas oportunidades. "Una inversión que podria ser de más de 500.000 millones de dólares durante la legislatura, atendiendo a las declaraciones durante la campaña", asegura Jaime Malet, presidente de esta institución. Obra civil, energía o servicios financieros son algunas de las principales inversiones españolas al otro lado del Atlántico. Por ejemplo , el banco Santander obtiene en Estados Unidos la quinta parte de sus ingresos mundiales. La farmacéutica Grifols casi dos tercios, y las constructoras ACS y OHL un tercio y una cuarta parte respectivamente. También las farmacéuticas, que estaban en el punto de mira de Clinton, pueden verse beneficiadas. Mientras, las renovables pueden sufrir por el apoyo de Trump a la energía fósil. Si sube los aranceles, puede dañar exportaciones españolas como el textil, el aceite o el vino pero los expertos creen que tras la campaña puede ser más pragmático. "El poder al final termina ahormando, acomodando las políticas económicas y se termina haciendo algo muy distinto a lo que se anunció durante al campaña electoral", afirma Rafael Doménech, del servicio de Estudios del BBVA. De momento la balanza comercial está equilibrada: las exportaciones e importaciones con Estados Unidos representan 9.600 millones de euros al año.