Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Varios países árabes y la institución de referencia del islam suní, Al Azhar, han condenado los ataques contra tres iglesias y objetivos turísticos en Sri Lanka, en el Domingo de Resurrección, que han causado al menos 207 muertos y 450 heridos.
El Ministerio de Exteriores de Egipto condenó los atentados y los calificó de "despreciables y brutales actos que han tenido como objetivo a personas inocentes en lugares de culto".
Asimismo, señaló que esos ataques "no van a conseguir sus fines" y mostró su apoyo a Sri Lanka y las condolencias a las familias de las víctimas.
También el Ministerio de Exteriores iraquí condenó "de la forma más firme" las explosiones que sacudieron Sri Lanka y aseguró que este "ataque criminal demuestra que el terrorismo no tiene religión, ni patria, y tiene como objetivo la vida de todos".
Además, pidió a todos los países que aumenten sus esfuerzos y la cooperación conjunta para luchar contra el terrorismo. También el presidente de la Comisión Europea y el de Estados Unidos han expresado su condena y los líderes occidentales como el español Pedro Sánchez. 21/04/19
 

El primer ministro ceilandés, Ranil Wickremesingheha reconocido que recibieron alertas previas sobre la cadena de atentados perpetrada este domingo en el país y que ha costado la vida al menos a 218 personas, pero no adoptaron las precauciones necesarias.
Wickremesinghe ha destacado además que numerosos líderes internacionales se han puesto en contacto con el Gobierno para ofrecer su apoyo y colaboración y ha apuntado que recurrirán a la misma si los responsables de los atentados recibieron ayuda del exterior, según recoge el portal de noticias cingalés News First.
En cuanto a los autores, Wickremesinghe ha indicado que pronto publicará los detalles de las personas responsables de este ataque, aunque ha avanzado que los terroristas son ciudadanos cingaleses por la información que ha recibido hasta el momento.
En concreto, ha señalado que hasta ocho personas han sido detenidas y que se han tomado medidas para evitar una mayor desestabilización del país. Por último ha hecho un llamamiento a la unidad del país para "trabajar unidos para acabar con la amenaza del terrorismo y echarla de este país". 21/04/19
 

Al menos 207 personas han muerto y 450 han resultado heridas este domingo en Sri Lanka en una serie de explosiones en cuatro hoteles, tres iglesias -donde numerosos fieles celebraban el día de Domingo de Resurrección- y un complejo de viviendas. Al menos 32 extranjeros se encuentran entre los fallecidos y treinta más hospitalizados, ha precisado el presidente de la Autoridad de Desarrollo del Turismo de Sri Lanka. Entre los muertos hay nacionales de Bélgica, Estados Unidos, China y el Reino Unido, entre otros.

Para controlar la situación y evitar que corran bulos, el Gobierno de Sri Lanka ha decretado el toque de queda y ha bloqueado el acceso a las principales redes sociales y servicios de mensajería. La embajada española en Nueva Delhi y el consulado honorario de Colombo no tienen conocimiento, hasta el momento, de que haya algún español entre las víctimas. En Sri Lanka, hay noventa y dos españoles residentes, pero estos días también han viajado muchos turistas al país.

A primera hora de la mañana comenzó un día negro en Sri Lanka, al menos siete suicidas, según fuentes oficiales, detenoban sus explosivos causando muerte y horror entre ciudadanos y turistas. Los objetivos hoteles de lujo e iglesias cristianas, en fechas señaladas para los que profesan esa religión. El presidente declaraba el estado de emergencia, y desde su ejecutivo se aseguraba que habría castigo para los autores. Nadie se ha adjudicado la autoría de esas sangrientas acciones. Los hospitales están saturados atendiendo a más de los 460 heridos, de los que nos da cuenta en esta crónica la corresponsal de RTVE, Mavi Doñate, que también recuerda que el país es mayoritariamente budista y que los cristianos son poco más del 7 por ciento. El número de muertos de momento 207, podría aumentar porque muchos heridos están en estado grave. 21/04/19

Al menos 207 personas han muerto y 450 han resultado heridas este domingo en Sri Lanka en una serie de explosiones en cuatro hoteles, tres iglesias donde numerosos fieles celebraban el día de Domingo de Resurrección, y un complejo de viviendas, según ha afirmado el portavoz de la Policía de Sri Lanka, Ruwan Gunasekara, en una rueda de prensa en Colombo. "No podemos confirmar si fueron ataques suicidas", ha señalado.

Los atentados del 11 de septiembre contra las Torres Gemelas de Nueva York cambiaron el mundo. Dos aviones impactaron contra los rascacielos que ardieron hasta derrumbarse.

En la misma jornada, un tercer avión se estrellaba contra la fachada del Pentágono y un cuarto en mitad del campo en Shanksville, Pensilvania, aunque su objetivo era el Capitolio. Unos ataques terroristas perpetrados por Al-Qaeda que conmocionaron al mundo y que retransmitió, para Radio Nacional, Magin Revillo.

En la céntrica plaza 24 de octubre de Utrecht se ha improvisado un altar en el lugar del tiroteo de este lunes. Ataque en el que murieron tres personas y por el que tres, de los cinco heridos, continúan graves. Este martes, varias autoridades de los Países Bajos o, por ejemplo, del Reino Unido como los duques de Sussex han depositado flores en esta zona en señal de recuerdo. Entretanto, los investigadores siguen recabando pruebas y realizando detenciones.

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, ha asegurado que jamás mencionará el nombre del autor de la matanza de Christchurch, que causó 50 muertos y 50 heridos, para privarle de la notoriedad que buscaba. "Nunca me escucharán mencionar su nombre. Es un terrorista, es un criminal, es un extremista, pero cuando hable (de él) será un sin-nombre", ha dicho Ardern en un emotivo discurso en el Parlamento en Wellington.

En Nueva Zelanda el gobierno anuncia cambios en la ley de armas tras la masacre cometida hace tres días en dos mezquitas de Christchurch. La primera ministra ha pedido a las redes sociales, a los medios, para que tomen medidas para prevenir la incitación al odio y la violencia, después de que el presunto responsable del atentado retransmitiera en directo por Facebook el ataque en la primera mezquita.

Sigue aumentando el número de víctimas del atentado ocurrido en una mezquita de Nueva Zelanda. Los fallecidos tenían edades comprendidas entre los tres y los 77 años y, por el momento, hay cuatro mujeres. La primera minitra neozelandesa, muy afectada junto a familiares de las víctimas, ha declarado que espera respuestas de facebook por haber publicado videos con imágenes de la matanza.

Uno de los terroristas del atentado cotra dos mezquitas de Nueva Zelanda en el que han muerto 49 personas retransmitió la matanza en directo vía Facebook donde previamente había participado en foros supremacistas. Las grandes compañías de internet aseguran que trabajan para que no se difundan vídeos y páginas extremistas, pero los expertos dudan de su capacidad para conseguirlo.

"Las grandes compañías de internet no tienen capacidad de controlar y prevenir todos los foros de caracer yihadista y supremacista" que hay en la red explica a TVE Manuel J. Gazapo, director del Observatorio Internacional de Seguridad horas después de que Brenton Tarrant, el joven australiano de 28 años detenido por los dos atentados contra mezquitas en Nueva Zelanda retransmitiera los ataques en directo en las redes sociales. Buscaba "la mayor difusión posible y conseguir que los que lo están viendo le emulen y hagan un copycat", asegura el experto que que lamenta que, aunque las grandes empresas de internet "prentender controlar estas difusiones, es imposible" porque "no hay capital humano para hacerlo".

Al menos 49 personas han muerto en dos atentados contra dos mezquitas en Nueva Zelanda. Entre los más de 40 heridos hay 20 en situación crítica. Hay 3 detenidos y la policía investiga su papel en la matanza. Es el ataque más grave en la historia de ese pais. Todo estaba planificado y uno de los atacantes llevaba una cámara y lo ha difundido en directo a través de Facebook. Las autoridades están convencidas de que los atacantes son de extrema derecha.