arriba Ir arriba

La Policía Judicial ha detenido este martes en Vitoria a un hombre por su presunta vinculación con la muerte de su expareja, una mujer de unos 40 años que ha sido hallada muerta con varias heridas de arma blanca en el interior de un vehículo en Miranda de Ebro (Burgos) este mediodía.

El hombre ha sido detenido en una planta de Mercedes en Vitoria, donde trabaja, y el caso se encuentra bajo secreto de sumario por orden de la juez encargada del caso.

Según han informado a Efe fuentes de la investigación, el hombre y la mujer asesinada, que tenía dos hijos -uno de ellos menor- se encontraban en trámites de separación y llevaban varios años viviendo en Turiso, del municipio alavés de Lantarón.

El cuerpo de la mujer ha sido hallado este mediodía dentro de un vehículo y, al parecer, ha sido una vecina de la zona la que la ha visto y ha dado aviso a la Policía Nacional, al ver que estaba cubierto de sangre

El dispositivo que desde la tarde del pasado sábado excava en un patio de la localidad sevillana de Dos Hermanas ha encontrado los restos de al menos tres personas, han confirmado fuentes de la Policía Nacional.

La búsqueda está relacionada con la de Sandra Capitán, de 26 años, y de su hija Lucía, de 6 años, desaparecidas desde el pasado 17 de septiembre en el barrio sevillano de Bellavista.

La Policía también buscaba a la actual pareja de la mujer, un hombre de origen turco con antecedentes policiales.

Las fuentes aún no han confirmado a quién corresponde cada uno de los cadáveres, aunque dos de ellos fueron encontrados en primer lugar y el tercero en las primeras horas de la mañana.

En las últimas horas se conocido la identidad de la víctima cuyos restos mortales fueron hallados en el interior de una maleta en Valencia. Se trata de un peluquero de Valencia de 42 años con el que el presunto asesino podría haber mantenido una relación ocasional. Cientos de personas han despedido en la Catedral de la ciudad al subinspector de la policía nacional, Blas Gámez, que murió acuchillado el pasado martes, cuando fue a identificar al sospechoso del asesinato.

El delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Moragues, ha confirmado que el agente fallecido al ser apuñalado por un hombre en València seguía el rastro de sangre que iba desde la maleta donde se encontró un torso humano en la calle Peris y Valero hasta el edificio del número 77 de la calle Sueca donde el agresor, que fue abatido por el compañero del policía, le asestó las puñaladas mortales.