arriba Ir arriba

Varios fiscales han inspeccionado este martes la sede de la aerolínea boliviana Lamia en Santa Cruz, han ordenado la detención de su director generalGustavo Vargas Gamboa, y han confiscado documentos y ordenadores dentro de su investigación sobre la responsabilidad de la empresa en el accidente que causó 71 muertos en Colombia.

Vargas Gamboa es un exmilitar de la Fuerza Aérea Boliviana que entre 2001 y 2007 fue el piloto de varios presidentes de Bolivia, incluido el actual mandatario, Evo Morales.

Por otro lado, algunos de los seis supervivientes del vuelo del club de fútbol Chapecoense de Brasil han comenzado ya a salir del hospital.

  • La sede de la compañía ha sido registrada dentro de la investigación por el trágico accidente que dejó 71 muertos en Colombia
  • Vargas Gamboa, el director general, es un exmilitar de la Fuerza Aérea Boliviana
  • Se han confiscado documentos y se ha detenido a otras dos personas
  • Se investiga además a una funcionaria que había cuestionado el plan de vuelo

La Confederación Sudamericana de Fútbol (CONMEBOL) ha decidio declarar campeón de la Copa Sudamericana 2016 al Chapecoense, como homenaje a las víctimas del accidente aéro ocurrido la pasada semana en el que murieron 71 personas: 22 jugadores del equipo de fútbol, 28 acompañantes y personal técnico y 22 periodistas. Seis personas, tres de ellos futbolistas, sobrevivieron al suceso.

  • El organismo recibió una carta del Atlético Nacional con la petición
  • Por este mitivo, el club colombiano también fue premiado con el 'Fair Play'
  • La pasada semana 71 personas murieron en el accidente aéreo
  • Entre los fallecidos se encontraban 22 jugadores del Chapecoense
  • Ambos clubes iban a disputar la final de la Copa Sudamericana

El técnico boliviano de la aerolínea Lamia Erwin Tumiri, uno de los seis supervivientes del accidente del avión ocurrido en Colombia que transportaba al equipo brasileño de fútbol Chapecoense, ha recibido el alta médica este viernes de la Clínica Somer del municipio colombiano de Rionegro. Sus primeras palabras han sido para sus rescatadores, a los que ha dado las gracias.

Más de 20.000 personas se congregaron en el Arena Cobra, el estadio del Chapecoense a la hora que debía disputarse la final de la Copa Sudamericana. En ese mismo instante, en Medellín, 54.000 seguidores llenaban las gradas del Atanasio Girardot, estadio del Atlético Nacional, para rendir, también, homenaje a las víctimas del accidente aéreo. La afición colombiana cantaba y mandaba mensajes de ánimo a los seguidores brasileños. Dos aficiones que ahora están hermanadas debidos a la tragedia.

Un día después de la tragedia aérea del Chapecoense, la escasez de carburante gana peso entre las distintas hipótesis que se manejan para explicar por qué se estrelló el avión que transportaba al equipo de fútbol brasileño hasta Medellín.

Los investigadores parten del hecho de que la aeronave no explotó al chocar contra el suelo y, sobre todo, de una grabación de las comunicaciones de la cabina del aparato con la torre de control, que revelan que el piloto, Miguel Quiroga, pidió aterrizar de emergencia por falta de combustible. 

Las normas internacionales establecen que una aeronave debe contar con el combustible suficiente para cubrir la ruta y tener una reserva adicional, además de contar con un aeropuerto alternativo para aterrizar en caso de necesidad.

No obstante, los investigadores esperan aún a conocer el contenido de las cajas negras, que fueron recuperadas casi intactas.

Un avión que transportaba a los jugadores del club de fútbol Chapecoense de Brasil se ha estrellado cuando se aproximaba al aeropuerto José María Córdova de la ciudad colombiana de Medellín, matando a 71 de los 77 ocupantes -68 pasajeros y nueve tripulantes-, mientras que solo seis personas han logrado sobrevivir. 

La aeronave, que había despegado del aeropuerto de Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia, se estrelló en torno a las diez de la noche (4:00 del martes hora penínsular española) entre las montañas de Cerro Gordo, en el departamento colombiano de Antioquia. Siete personas han podido ser rescatadas de entre el fuselaje, pero una de ellas, Danilo Padilha, portero del equipo, ha fallecido poco después en el hospital durante una intervención quirúrgica.

Dos de las seis personas rescatadas con vida en Colombia tras el accidente del avión en el que viajaba el equipo brasileño Chapecoense se encuentran ingresadas en estado grave.

La aeronave, a bordo de la cual viajaban 77 personas, se estrelló en el departamento colombiano de Antioquia. Junto a los jugadores y el personal del equipo de fútbol viajaban también un grupo de periodistas y miembros de la tripulación.

Los seis supervivientes son los jugadores del Chapecoense Alan Luciano Ruschel, Jackson Ragnar Follmann y Helio Hermito Zampier, la auxiliar de vuelo Ximena Suárez, el técnico de aeronave Erwin Tumiri y el periodista Rafael Valmorbida.