Anterior Melocotones al vino Siguiente Revive en DIRECTO la ceremonia inaugural de Barcelona 92 en las redes de RTVE. #TuiteaBCN92 Arriba Ir arriba
tve

Curiosidades de Águila Roja: El suero de la verdad

  • En el capítulo 78 Hernán descubre que Gonzalo es su hermano

  • Lo hace inyectándole una extraña droga que hace que el maestro confiese

|

El capítulo 78 de Águila Roja supone toda una revolución para el Comisario. Un tornado permite que a sus manos lleguen las anotaciones del maestro sobre su árbol genealógico. El contenido es explosivo. Gonzalo puede ser su hermano. Para comprobarlo captura a Gonzalo y le inyecta una droga que lo deja semi inconsciente y sin voluntad por unos minutos, quiere que le confiese si él es su hermano. Y bajo los efectos de esa extraña sustancia Gonzalo de Montalvo lo hace. El Comisario es su hermano. Quizás podrían haberle introducido 'el suero de la verdad'.

El suero de la verdad

Por el tiempo en el que Gonzalo permanece drogado, por cómo actúa, y por cómo se le ha administrado la droga, es muy probable que el Comisario y su 'médico' sean unos adelantados a su época y hayan utilizado el llamado 'suero de la verdad'.
Se trata del tiopentato de sodio o pentotal sódico, de cuyo uso oficial no tenemos en realidad constancia hasta 1930, cuando lo descubren dos químicos de los Laboratorios Abbott como agente inductor de anestesia.
Se puede suministrar por vía intravenosa, como lo hace el médico del Comisario. El paciente queda inconsciente en unos 20 segundos y permanece así unos 5–10 minutos, aunque el efecto en el cuerpo se sigue notando entre 3 y 12 horas después.
Es pues un fármaco utilizado para inducir la anestesia de cara a la cirugía, pero sus propiedades hipnóticas también han atraído a la psiquiatría y de ahí el nombre de 'el suero de la verdad', ya que al actuar sobre el cerebro y su actividad cortical, impide que el individuo pueda elaborar respuestas que requieran una elaboración compleja, como se le supone a la mentira.
Que digan la verdad al 100% es ya otra historia. El efecto es de 'sedación desconcertante'. El suero de la verdad se ha utilizado en investigaciones policiales y con prisioneros de guerra, pero no se sabe a ciencia cierta si las declaraciones hechas bajo los efectos de esta droga pueden estar distorsionadas, exageradas o inventadas.