Enlaces accesibilidad

Comando actualidad - Mala vida

  • Trastornos que hacen muy complicado el día a día

Por
Comando Actualidad - Mala vida

Sus dolencias son invisibles o difíciles de diagnosticar, pero les hacen la vida imposible... o casi. Tienen fobias, miedo a salir de casa, obsesión por la limpieza o la seguridad. En otros casos el problema es puramente físico: no toleran el polvo, los olores, la electricidad, las ondas de telefonía... o sencillamente se quedan dormidos en cualquier momento y lugar. El día a día se les hace cuesta arriba, llevan una “mala vida”.

Miedo a salir de casa

Serena tiene miedo a salir de casa, a alejarse más de unos metros de su portal, a circular por grandes avenidas... su problema es la “agorafobia”. Sus ataques de pánico pueden compararse, dice, a “quedarse encerrada en una habitación con un leopardo”. Tras visitar a su psiquiatra la acompañamos en uno de los retos que le propone: viajar en metro. Desde la bajada hasta el vestíbulo notamos cómo aumenta su malestar... ¿será capaz de coger el tren?

Síndrome de Asperger y TOC

Francisco tampoco sale de casa salvo en contadas ocasiones. Tiene el síndrome de Asperger: apenas se relaciona, no es capaz de mentir ni siquiera por cortesía social, no entiende las bromas convencionales y se refugia en la astronomía quince horas al día. También escribe libros y compone música compulsivamente. El caso de Encarna es la obsesión por la limpieza. Padece un TOC, un trastorno obsesivo compulsivo que la incapacita en su día a día. Viaja desde Barcelona hasta un pueblecito de Valladolid junto a otros compañeros de terapia para enfrentarse al reto de convivir en un pequeño espacio.

Narcolepsia y sensibilidad química

Pablo tuvo un accidente de tráfico y desde entonces padece narcolepsia. No puede pasar más de cuatro horas sin echarse a dormir. Combina el café con carísimos medicamentos experimentales. A sus 40 años depende totalmente de sus padres, pues puede quedarse dormido en cualquier lugar. Pero quizá el caso más dramático sea el de Paquita. Vive en una casa en penumbra, con una máscara que la preserva de polvo y los olores. Lleva seis años sin apenas salir de casa, dependiente por completo de su marido Baltasar, que vive igual que ella: prácticamente en una cueva.