Enlaces accesibilidad

Curiosidades históricas del capítulo 18

¿Estaba Isabel La Católica en contra de la esclavitud?

Por
Isabel - ¿Estaba Isabel La Católica en contra de la esclavitud?

La reina se ha quedado patidifusa cuando ha visto el esclavo negro que le regalaba el duque de Medina Sidonia...¡Se ha llegado a desmayar! ¿Es cierto que Isabel rechazaba la esclavitud? ¿Lo hacía porque era una adelantada a su tiempo o por convicciones religiosas? Se lo hemos preguntado a nuestros asesores históricos.

¿Isabel La Católica tenía esclavos?

"La esclavitud no desaparece en la Edad Media. Sigue existiendo." Óscar Villarroel, profesor de Historia en la UCM, se muestra así de contundente: "Siempre se ha presentado el Imperio Romano como un momento de gran esclavitud, llega el cristianismo y desaparece. Eso no es así".

Y mucho menos en Sevilla. La ciudad más poblada de Castilla de finales del XV se ha convertido en el centro del comercio entre Atlántico y Mediterráneo y por el Guadalquivir no solo navegan barcos llenos de oro. También hay esclavos en sus bodegas.

Le preguntamos a Ángeles Irisarri, autora de Isabel, la reina de dónde venían: "Había bastantes esclavos procedentes de las guerras y algaras entre moros y cristianos, y otros traídos del Magreb. Eran vendidos en las ciudades, muchas veces los traficantes eran judíos. Los esclavos, tras ser apresados, eran conducidos a un mercado, allí los compraba un hombre o una mujer, cuanto más joven era y más salud tenía el esclavo más se pagaba por él, por ella. Si ella, además, era bella y buena moza, digamos de carnes prietas y turgentes pechos, también alcanzaba mejor precio. Los esclavos se empleaban en los campos, para realizar tareas agrícolas, y en las casas como domésticos. Por lo general, no eran maltratados, pues eran caros, eso sí estos desdichados hombres y mujeres hasta que se adaptaran a los usos y costumbres de su nueva residencia, habrían de pasarlo muy mal, ya que, sin comerlo ni beberlo, se encontraban en una tierra extraña, sin conocer el idioma, y con unos amos que eran dueños de su cuerpo y de su alma, y luego del cuerpo y alma de sus hijos y nietos."

Sorprende el hecho de que tener un esclavo fuese cuestión de prestigio. Quizás por su precio, elevadísimo, eran como dice Villarroel bien tratados: "Vivían muchísimo mejor que la mayor parte de la población de Sevilla".

Fray Hernando de Talavera le dice a Isabel que no debe aceptar al esclavo que le regalan en Sevilla. Ser dueño de otro hombre es competir con Dios... ¿Pero realmente la Iglesia mantenía esta posición? Si atendemos a lo que nos dice el profesor de Historia Medieval, parece que no: "La misma Iglesia había tenido esclavos a lo largo de la Edad Media."

¿Y qué pensaba Isabel? Antes de adentrarnos en esta cuestión, anotemos este dato que nos pasa Ángeles Irisarri: "Ella tenía una esclava mora que probaba su comida antes de que sus damas se la sirvieran".

Pero, y siempre  con matices, de alguna manera se opone a la esclavitud. Por eso para Teresa Cunillera, asesora histórica de la serie, Isabel es un ejemplo a tener en cuenta: "Fue una gran avanzada en ese aspecto, en cuanto a los derechos humanos."

Nos cuenta Cunillera que la reina tenía clarísimo que un cristiano no podría ser esclavizado: "Entonces ella lo que pretendía era difundir lo máximo posible la fe cristiana".

Ahora toca preguntarse por qué durante su reinado sí hubo esclavitud, por ejemplo en América: "Ella no va a estar de acuerdo. Otra cosa diferente es que sí que la haya. Porque había muchos intereses y era bastante complejo el problema."

Pero lo cierto es que la reina sí que hacía distinciones, acordémonos de su esclava mora siempre riesgo de morir envenenada. Villarroel nos explica por qué unos sí y otros no: "Cuando se va a oponer marcadamente a la esclavitud es con los indígenas canarios y los americanos porque son sus súbditos. Otra cosa es qué pasaba con los que venían de otros territorios."

En aquella época esos otros eran esclavos 'legítimos', según Cunillera porque: "Era un poco diferente ya que podían ser cautivos de guerra."

El secuestro de Isabel de Solís

Hablando de los cautivos no podemos evitar pensar en Isabel de Solís...¡La pobre muchacha secuestrada por las tropas musulmanas justo cuando se iba a casar!

¿Es cierta esta historia? Sí, pero con alguna que otra licencia. El equipo de guión de la serie ha colocado aquí esta trama aunque como Teresa Cunillera reconoce, el secuestro se produce unos cuantos años antes... pero en esencia, se parece bastante a la realidad.

¿Quién era la futura Zoraida? Le preguntamos a Irisarri: "Era la hija del comendador de Martos, se dice que había salido de la población con otras doncellas a coger flores y que, a poco, llegaron unos moros en algara y se llevaron cautivas a todas las jóvenes."

Y continúa desvelándonos su futuro: "Isabel fue vendida en el mercado de esclavos de Granada y comprada por la sultana Aixa, la madre del rey Boabdil. Sigue la historia con que un día la cautiva Isabel, llamada Zoraida en aquellas latitudes, estaba lavando unas camisas y que entró el rey Muley Hacén en el lavadero y se prendó de ella, enamorándose apasionadamente, porque era bella como un ángel. Tanto es así que, una vez que Isabel renegó de su religión y adoptó la musulmana, el rey se casó con ella y la hizo su primera esposa y de su matrimonio tuvo dos hijos."

¿Era normal esto de que las tropas musulmanas secuestraran a muchachas cristianas? Pues según nos cuentan nuestros asesores históricos eran frecuentes los secuestros en general: "Tanto en el bando cristiano como en el musulmán eran habituales las correrías, aunque hubiese tregua." Y añade Villarroel cuál era el objetivo: "Conseguir un beneficio económico".

Y debía ser un buen negocio porque según Cunillera tanto en un bando como en otro: "Había muchísimos cautivos."

¿Y si no había dinero con el que pagar el rescate? Villarroel nos descubre cuál era la opción B: "Quedaban como esclavos, de prestigio. Ahí tenemos a Isabel de Solís que acaba como reina".

Pero no siempre estaba todo perdido: "En el bando cristiano surgen órdenes religiosas que recogían dinero para liberar a cristianos que no podían ser liberados por sus familias, la Orden Mercedaria por ejemplo."

¡Vuelve el Gran Capitán!

¡Cuánto lo hemos echado de menos! ¿Dónde ha estado Gonzalo Fernández de Córdoba? Pues hablando de cautivos...

Sevilla, la ciudad caprichosa de Castilla

Es la ciudad más poblada del reino y la que mueve gran parte del comercio. Los barcos llegan al Guadalquivir cargados de valiosas mercancías. Hemos querido pararnos en los Alcázares y descubrir por qué los reyes fueron hasta allí y por qué Sevilla estaba sumida en el caos y la corrupción:

Badoz, el médico judío de la reina

En Isabel muy poquitas puntadas se dan sin hilo. Ahora aparece en escena un nuevo personaje, un médico judío que va a curar la esterilidad de la reina ¿Licencia o verdad? Una vez más...¡verdad!

Ángeles Irisarri, como Cunillera, también cree que Badoz trató a Isabel para que de nuevo quedara en cinta. Es más, nos detalla cómo fue aquel tratamiento que buscaba la fertilidad de la reina: "Le recetaría varios remedios, entre ellos que después del acto carnal estuviera tres horas inmóvil en el lecho y que durmiera siempre del lado derecho para que pariera varón. Además, prescribiría que las damas le aplicaran ungüentos, friegas, sahumerios y baños en sus partes de mujer; que le vigilaran la bermejura de los pechos y otras señales de preñez, y que Isabel se desayunara con manzanilla, coronilla de rey, artemisa, de cada una un manojo; onza y media aceite de lirio; dos onzas de miel rosada y un dracma de sal común, todo ello hecho medicina, según arte, por un boticario."

Cuidadito con Beatriz de Osorio

Qué carita de buena al principio y cuánto juego nos va a dar Beatriz de Osorio...¿os habéis fijado cómo ha mirado a Fernando cuando se han conocido?

¡No la perdamos de vista porque su historia da para una novela!

Otra que dará juego: Susana Susón

¡Qué dulce! ¡Cómo nos ha gustado este nuevo personaje! ¿A quién no le encandila Susana Susón? Atentos a este personaje porque en los próximos tres capítulos dará muchísimo que hablar y protagonizará una de las tramas más emotivas y emocionantes de la temporada...

¿Por qué Enrique IV fue enterrado en Guadalupe?

Nos ha encantado ver a Isabel poniendo firme a Pacheco en el monasterio de Guadalupe y nos hemos querido parar en este centro religioso para descubrir por qué Enrique IV está enterrado allí. Porque aparte de su devoción por la Virgen extremeña tenía más motivos... ¡Cómo echamos de menos las interpretaciones de Pablo Derqui!

¿Qué veremos la semana que viene en Isabel?

La historia de la reina no para y nos metemos de lleno también en la corte Nazarí. No te puedes perder el capítulo 19 porque veremos cómo Solís se enamora de Muley Hacén, cómo Fernando vuelve a traicionar a Isabel y cómo Boabdil es desplazado por su padre...

Televisión

anterior siguiente