Enlaces accesibilidad

Iker Karrera en carrera de montaña

  • Iker Karrera es un corredor de montaña
  • Iker busca otros objetivos alternativos a las carreras organizadas
  • Iker escoge la Alta Ruta Chamonix-Zermatt

Por
Al filo de lo imposible - El reto de Iker

"El reto de Iker"

Emisión. Domingo 16 de junio a las 19 h Por La 2

Duración: 30 min.

EQUIPO: Iker Karrera, Antoni Mestres, Nuria Repiso, Hector García-Jorda, Antonio Perezgrueso, J.Melchor, Carmen Portilla, Ángel Redondo

Iker Karrera es un corredor de montaña donostiarra poseedor de un impresionante palmarés de carreras de ultra-trail a nivel mundial; pero Iker es también un atleta que busca otros objetivos alternativos a las carreras organizadas.

Por este motivo se plantea unos “retos” que encara en solitario y en un nivel de autosuficiencia 100%; quiere esto decir que debe de afrontarlos sin poder recibir ningún tipo de asistencia o apoyo exterior previstos, solamente puede recurrir a los materiales o alimentos que él pueda transportar o que pueda encontrar en su recorrido.

Otro aliciente más a la hora de enfrentarse a un reto es su elección, ya que debe de tratarse de un itinerario de larga distancia, con un nivel de dificultad muy exigente y, sobre todo, que resulte atractivo a la hora de llevarlo a cabo.

Si sumamos estas tres premisas, pocas rutas en el mundo de la montaña pueden compararse a la elegida por Iker en este caso, la Alta Ruta Chamonix-Zermatt, un camino centenario de alta montaña que une las dos ciudades más emblemáticas de los Alpes franceses y suizos respectivamente, o lo que es lo mismo, que une las dos grandes cimas alpinas, el Mont Blanc y el Matterhorn o Cervino.

Su trazado es de alrededor de 110 kilómetros, lo que añadido a que Iker se compromete a recorrerlo en menos de 24 horas nos da idea de su primera gran dificultad; pero no es este su único obstáculo. Cuenta además con un perfil diente de sierra, teniendo que atravesar dos veces cotas superiores a los 3.700 metros de altitud, lo que al final sumará más de 16.000 metros de desnivel acumulado, 8.000 de ellos positivos. El paso por más de diez glaciares y las condiciones meteorológicas cambiantes que el corredor se puede encontrar a la citada altitud, sobre todo por la noche, completan la complejidad de conseguir este reto.

Iker nos espera a la puerta de la iglesia de Chamonix con la Alta Ruta por delante y un día para lograrlo. ¡Aurrerá, Iker!

Televisión

anterior siguiente