Anterior Crema de apio y espárragos Siguiente MasterChef 5 - Enfrentamientos, amor y la despedida de Jose María Arriba Ir arriba
Repor - El mundo en sus manos

El mundo en sus manos

  • Palpar la vida, la única solución para aquellos que ni ven ni oyen.

  • Los recortes ahogan al único centro en España para este tipo de discapacidad

  • Luis, Juanjo, Amparo, Samuel...algunos de estos especiales protagonistas

|

 

“El mundo en sus manos” es un reportaje de Vanesa Benedicto y Sara Boldú

La cámara de Repor entra en el centro Santa Ángela de la Cruz en Salteras (Sevilla). Es el único centro para sordo ciegos que existen en España y en él conviven 32 discapacitados que se agarran con fuerza a una vida de sorda oscuridad. Uno de ellos es Luis que vive desde hace 2 años en el centro. Nunca ha podido ver ni escuchar a su sombra, Óscar, el mediador que está pendiente de sus necesidades a cualquier hora del día.


Sin vista y sin oído pero con grandes sentimientos y esperanzas


Los mediadores de este centro trabajan para que este colectivo de personas que ni ven ni oyen pueda tener, a través de sus manos, una conexión con los demás. Las clases de arte donde se moldean figuras de barro o la piscina son importantes porque así aprenden a dar forma y función al resto del mundo. Juanjo por ejemplo había pasado la mayor parte de su vida aislado en su casa pero desde que está en el centro intenta llevar una vida más o menos autónoma. Una vez por semana acude al supermercado y con sus manos consigue hacerse entender.

La negra sombra de los recortes amenaza la supervivencia del centro

El centro fue fundado por la Asociación Española de Padres de Sordociegos. Se mantiene con dinero de sus bolsillos y con subvenciones de las comunidades de Andalucía, Castilla-La Mancha y Madrid. Pero en estos tiempos de recortes, las ayudas han empezado a resistirse. Se necesitan 90 mil euros mensuales para hacer frente a los facturas y pagar las nóminas de los empleados… Pero desde hace unos meses, el dinero llega con cuenta gotas. A los trabajadores se les adeudan algunas nóminas y de seguir así los padres se plantean la supervivencia del centro porque sin ayudas públicas no pueden soportar los gastos.

Sin centro el aislamiento es total


Hoy es un día especial para Samuel. Es viernes y sus padres vienen a buscarlo para pasar con ellos el fin de semana. Su familia le adora pero reconoce que sin el centro Samuel sería una persona completamente aislada sin posibilidad de comunicarse con nadie. Allí le han enseñado que sus manos son su manera de relacionarse y sus padres han aprendido lo que les pide el hijo cada vez que les toca, pero -¿qué pasaría si un día el centro cerrase sus puertas?- es lo que se preguntan estos padres ya mayores. Sin duda sería una vida a tientas.