Anterior Esta semana en Historia de nuestro cine 'Escritores en el cine' Siguiente Vanesa Martín, Lorena Gómez y Sole Giménez, invitadas de la séptima gala Arriba Ir arriba
Amar - Héctor y Asun, una nueva vida de amor

Final feliz en 'Amar en tiempos revueltos'

|

Amar en tiempos revueltos ha llegado a su fin. Durante más de siete años ha reinado en las sobremesas de Televisión Española, con una audiencia media cercana a los tres millones de espectadores diarios y sobrepasando el 21% de cuota de pantalla.

Emoción, intriga, pasión, risas y sobre todo amor han sido elementos claves de Amar en tiempos revueltos. Pero el éxito de la serie radica en el marco en el que están contextualizadas sus historias, la posguerra española, una dura época que no había sido tratada antes en televisión.

Las claves del final de Amar

La muerte era el destino de Armenteros y Rocío. Hermanos y amantes, durante años mantuvieron una relación secreta, enfermiza, que les fue destruyendo poco a poco. Acabaron con la vida de mucha gente para poder estar juntos e incluso perdieron lo único limpio que había en sus vidas, Cecilia. Rocío no vio otro camino para poner fin a tanto sufrimiento y disparó sobre Eugenio. Después se disparó sobre sí misma cogiendo las manos de su amado.

Angélica sujetó la mano de Rocío hasta su último aliento. En su lecho de muerte, la Zúñiga le confesó que Armenteros y ella eran hermanos. Un secreto que la actriz se llevará a la tumba. La policía cerró en caso Armenteros con una versión oficial muy diferente a la realidad: el teniente coronel murió accidentalmente mientras limpiaba su pistola y Rocío fue asesinada por un atracador en plena calle.

Cecilia jamás sabrá lo que realmente sucedió, como tampoco sabrá cuál era el parentesco que unía a su padre con Rocío. Armenteros era para Cecilia un padre ejemplar, lo admiraba y lo amaba profundamente. Pero en los últimos meses fue descubriendo su verdadera personalidad, la mentira en la que había vivido y los crímenes que cometió. Cecilia llegó a repudiarlo y a vivir un auténtico calvario en su propia casa. Gracias a Olavide, la joven pudo escapar de su padre y huir junto a Carlos a Francia. Cuatro meses después de dejar España, Cecilia viaja a Tetuán para encontrarse con Amina y darle la gran noticia: está embarazada y se va con Carlos a México a empezar una nueva vida.

La historia de Asun y Héctor también acaba con final feliz. El detective Perea pidió matrimonio a Asun y en pocos meses se casaron formando una de las parejas más bonitas de todas las temporadas de Amar en tiempos revueltos. Antes de que el Sputnik cruzase el cielo, Asun le confiesa a su marido que está embarazada y hace a Héctor en el hombre más feliz del mundo. "Al final tu plan ha salido bien. O el de Teresa", le dice Asun.

Pasa el tiempo y la normalidad llega a la Plaza de los Frutos. Bonilla se ha convertido en inspector de la comisaría del barrio tras el ascenso de Vallejo a comisario. Es ahora Matilde quien visita a su marido todos los días para asegurarse que come bien, como entonces lo hacía Laura con Domingo.

Julio regresa a la Plaza de los Frutos para saludar a sus amigos, Manolita y Marcelino e informales de que en primavera contraerá matrimonio con Albertina, una joven que trabaja en la misma empresa que él. Sin embargo, el que hace que Julito no pueda dejar de sonreír es Armando, el primo de su prometida.

Gustavo también se ha casado con Aurelia, que ya está en avanzado estado de gestación. Mientras la mujer prepara la cena familiar, el capitán Olavide mira al cielo y piensa en ella, en Cecilia, la mujer que más ha amado y que jamás podrá olvidar.

En El Asturiano las aguas se han calmado: el Ayuntamiento ha pospuesto el derribo sin fecha determinada. La noticia es acogida con gran alegría por Pelayo, Marcelino y Manolita, que ya está pensando en adaptar el negocio a los nuevos tiempos. La Sanabria quiere transformar la taberna en un restorán, con un aire más fino y elegante, y llamarlo Oviedo. Aunque Marce no está muy de acuerdo, se resigna porque sabe que al final se hará lo que su mujer decida. El 4 de octubre de 1957, la familia se reúne, junto a los Muñoz, para ver pasar el satélite Sputnik.

Termina la historia de Amar en tiempos revueltos. Con final feliz a pesar de las circunstancias que les tocó vivir a nuestros protagonistas, que miraban hacia delante con la esperanza de que un futuro mejor llegaría.