Enlaces accesibilidad

De segundo, mercurio

  • Los pescados azules de gran tamaño contienen altos niveles de mercurio
  • Observaremos que no existe consenso respecto a los límites de mercurio tolerables
  • La mayoría de la contaminación por mercurio es consecuencia de vertidos al mar

Por
El escarabajo verde - De segundo, mercurio

Un documental de Dunia Ramiro y Sergi Castelar
Imagen y sonido: José Ramón Fernández, David Fernández, Xiscu Tebar, Cristian Marín, Toni Mateu
Montaje: Xavier Soler
Sonorización: David Beltran


El Escarabajo verde es el programa semanal de documentales de medio ambiente de La 2 de TVE que dirige Mario de la Mano, produce Marta Vilanova y presenta Elisabeth Anglarill.

 

 
 
Desde hace un tiempo, la Agencia Española de Seguridad Española y diferentes estudios publicados en prensa advierten de los altos niveles de mercurio que contienen los pescados azules de gran tamaño. Este metal, en su forma más nociva, el metilmercurio, es un neurotóxico difícil de eliminar que puede provocar efectos no deseados en el organismo.
 
El Escarabajo Verde se adentra esta semana en la contaminación por mercurio que sufren los peces depredadores como el pez espada o emperador y el atún, entre otras especies. Para ello, visitaremos a algunos expertos en la materia, como la jefa del área de toxicología ambiental del Instituto Carlos III, Argelia Castaño, encargada del primer estudio preliminar sobre la presencia de contaminantes en los españoles. Gracias a este trabajo, se han dado a conocer datos como que nuestros niveles de mercurio superan a los de poblaciones menos consumidoras de pescado, como la alemana. Ella nos explicará cómo valorar este dato.
 
En el reportaje, también observaremos que no existe consenso respecto a los límites de mercurio tolerables en los principales organismos de seguridad alimentaria mundial. Pero donde sí parece que coinciden es en recomendar a embarazadas, niños menores de tres años y mujeres lactantes o en edad fértil que eviten totalmente el consumo de peces depredadores de gran tamaño.
 
Veremos que la mayoría de la contaminación por mercurio es consecuencia directa de décadas de vertidos al mar de industrias como las céntrales térmicas de carbón y, en menor medida, de las plantas de cloro que todavía utilizan células de mercurio en sus procesos. Justamente, una de las entidades que más ha luchado para dar a conocer estos datos en España es Oceana, una entidad que además, mediante contenciosos, ha conseguido que el gobierno les facilite un informe oculto durante años en el que se muestran los altos índices de mercurio de algunos peces en los lugares donde faena la flota española.