Andrés Sardá, 50 años revolucionando la lencería y la ropa de baño

  • Andrés Sardá incorporó nuevos materiales a la firma, como nylón o lycra
  • La combinación de comodidad, estética y sensualidad, claves de su éxito
Programas para todos los públicos
Ir a fotogalería Bikini en blanco y rojo de talle bajo de la colección Sardá.

Los bikinis y bañadores de la colección verano 2012 de las firmas Andrés Sardá y Sardáandressarda.com

MÁS GENTE/RTVE.es 

La firma barcelonesa de alta lencería y ropa de baño femenina, Andrés Sardá, cumple 50 años. El programa Más Gente ha hecho un recorrido por la carrera del diseñador, de 82 años, quien es ingeniero textil y ha revolucionado con su interés por la innovación el mundo de la ropa interior.

El imperio Sardá: el origen

El padre de Andrés Sardá, Baldomero, comenzó en el mundo de la moda fabricando mantillas y encajes a finales del siglo XIX. Era común llevar mantilla en los actos tradicionales. Sin embargo, cuando la Iglesia decidió que no era necesario usar mantilla para asistir a misa la familia Sardá tuvo que reinventar su negocio.

Optaron por la lencería fina femenina y echaron a andar en 1962. En aquel momento, como recoge la web de Andrés Sardá, las prendas íntimas eran casi ortopédicas y no tenían en cuenta la estética. Andrés Sardá apostó por el diseño e imaginó prendas que combinaban la comodidad y la eficacia con ser atractivas, sofisticadas y tentadoras.

Tres años después, en 1965, la firma exportó sus primeros pedidos de ropa interior a las Galeries Lafayette y Printemps de París, lo que marcó el inicio de su internacionalización. En 1970 Andrés Sará extendió su gama de productos a las colecciones de baño.

Tejidos innovadores

Andrés Sardá, por su formación en las empresas familiares, donde participó de innovaciones técnicas, incorporó ese conocimiento a sus creaciones. Empezó a usar el teflón en el proceso de fabricación de encajes y nylón en la fabricación de encajes Leavers. Además, Sardá fue precursor en el uso de tejidos con lycra, una fibra elástica que revolucionó las posibilidades de diseño de las prendas íntimas. 

El futuro de Andrés Sardá

En 1995 Nuria Sardá, la hija del diseñador, se incorporó al equipo de la firma contribuyendo con sus conocimientos, pero sobre todo con la "inquietud por sorprender y enamorar con sus productos a las mujeres de todo el mundo". Ella ha continuado el estilo característico de sutiles transparencias, tonos clásicos, y la conservación del toque tradicional mezclado con lo moderno.

La nueva marca Sardá se incorporó a Andrés Sardá. Son colecciones de moda íntima y de baño para mujeres exigentes que buscan productos bellos, sofisticados y sensuales.

  • Más sobre:
  • Moda
Espacio reservado para promoción
cid:54513