Cuéntame cómo se hizo... el capítulo 226: "La mujer y la tierra"

Programas para todos los públicos
IRENE MAHIAIRENE MAHIA 

Cuéntame cómo pasó acostumbra a terminar sus capítulos con la voz de un Carlos adulto que reflexiona sobre la España de su juventud y las vivencias de su familia. No ha sido así esta semana.

"La mujer y la tierra" ha concluido con una escena que ya apunta a convertirse en la más memorable de la temporada: Mercedes, con un vestido rosa, recorre una playa solitaria y se adentra en el mar, lentamente, mientras despunta el día. De fondo, la canción "Todo cambia" suena más premonitoria que nunca.

La madre de los Alcántara, sencilla, natural, elegante, pone fin de esta manera a un capítulo en el que "aunque la trama tiene mucho de afirmación de la vida, en realidad se tocan constantemente temas que tienen que ver con la extinción y con cómo la gente afronta la muerte", explica el guionista Carlos Molinero. 

De ahí la importancia del personaje de Nieves, con la que se ha topado Mercedes en Cullera. Nieves "anima a Mercedes a disfrutar de la vida, a que se dedique tiempo y que no solo haga cosas como madre de los Alcántara, si no también como mujer normal", afirma Molinero, que compara esta actitud con la de Anselmo Matamulas "que prefiere morirse en un puticlub al lado de la una chica guapa que en el pueblo solo y muerto de asco".

La extraña mujer que observa a Mercedes

A pesar de que Mercedes ha pasado muy buenos momentos en Cullera junto a Nieves, a lo largo del capítulo ha sufrido extrañas sensaciones cada vez que ha cruzado su mirada con la de una inquietante mujer de gesto inquebrantable y cabeza cubierta que se alberga en el mismo hotel. 

Como explica el director Agustín Crespi, este personaje ha ayudado a recrear "un ambiente muy curioso. Sobre todo al final del capítulo, cuando el hotel está vacío y parece un lugar fantasmagórico. Ahí Mercedes se niega a darse un baño nocturno junto a Nieves en el mar porque tiene miedo a nadar. La mañana siguiente descubre que tiene un bulto en el pecho y decide meterse en el agua al amanecer porque quiere sentir la vida".

Una escena en la que Mercedes supera su miedo al agua y en la que "de alguna manera ella está dejando claro que va a luchar" aclara Crespi, quien disfrutó grabando esta escena "porque fue un amanecer precioso, con el cielo despejado (se filmó a las 7.30 de la mañana) y el mar tranquilo". 

Mujeres de San Gerano

Si en el anterior capítulo se retrataba la lucha entre los machos de San Genaro, el guionista del capítulo de esta semana se ha propuesto hablar "sobre las mujeres, que no son tan descerebradas. Ellas luchan de una manera más inteligente mientras que ellos se dedican a darse cabezazos". 

Y el ejemplo más claro para de esa inteligencia y equilibrio es Mercedes, una mujer "que siempre tiene todo bajo control, que afronta los problemas con empatía, que nunca pretende ganar, solo piensa en qué es lo mejor para todos".

Pituca, en la selva de San Genaro

Aunque los problemas de Pituca son mucho menos preocupantes, para ella ha supuesto un auténtico drama ir por su cuenta y riesgo a San Genaro y conocer a Anselmo el Matamulas, quien la confunde con una prostituta. 

"Me apetecía muchísimo escribir un encuentro entre Pituca y Matamulas, porque para mi era como enfrentar a Godzilla contra Mazinger. Al final ella piensa que él es un señor atroz y que intenta violarla", explica Molinero.

Y la próxima semana...

Tras descubrir que tiene un bulto en el pecho, Mercedes acude a realizarse unas pruebas médicas. A pesar del susto inicial, confía en que no será nada, así que prefiere mantenerlo en secreto para no preocupar a la familia, pero al final Herminia se acaba enterando.

 

Comentarios

Espacio reservado para promoción
cid:1573