Anterior Ensalada de buey de mar Siguiente Todo incluido Arriba Ir arriba
Repor - Tapones de esperanza
¿Puede un simple tapón de plástico salvar una vida?

Tapones de esperanza

 

  • Una hermosa historia de solidaridad, anónima y silenciosa

  • Los tapones sirven para ayudar a niños afectados por enfermedades raras

  • Un vecino entrega tapones a otro y así sucesivamente hasta llegar al que lo necesita

|

"Tapones de esperanza” se emite el 21 y 22 de noviembre de 2010 en el Canal 24 Horas y en La 1 de TVE. Es un reportaje de Gemma Soriano y Toni Mateo

Muchos españoles guardan desde hace tiempo los tapones de las botellas de agua, de leche o refresco así como de los productos de limpieza entre otros… Los tapones solidarios, como ya se les conoce, no forman parte de ninguna campaña publicitaria, en realidad son varias iniciativas que pretenden recaudar fondos para ayudar a niños afectados por enfermedades raras.

 
Javier necesita 300 toneladas de tapones


Javier es un niño de 15 años afectado de una grave y extraña enfermedad, la Ataxia-Teleangiectasia, una dolencia neurodegenerativa . En España los afectados por este mal, sólo una veintena de personas, sienten que se les ha dejado de lado. No hay tratamiento ni nadie investiga nada porque los grandes laboratorios consideran que no es rentable destinar fondos para una enfermedad tan poco común. La familia de Javier, junto a la de otros niños afectados por este tipo de ataxia, se ha puesto a recoger tapones y recaudar así 60.000€ que entregaran a un laboratorio para que inicie un estudio.

¿Por qué los tapones?

Las familias venden a empresas recicladoras de plástico los tapones a un precio de 300€ la tonelada. Pero para conseguir una tonelada de tapones se requiere mucho esfuerzo y una dedicación casi exclusiva. En Ibi (Alicante) hay una recicladora que compra buena parte de esos millones de tapones solidarios. Allí podemos comprobar que el tipo de plástico de los tapones, de mejor calidad que el plástico de otros envases, puede reciclarse y convertirse en otros productos muy útiles y cotidianos como perchas de la ropa o papeleras.

El caso de Aitana: Cuando la Administración no responde, surge la solidaridad


Una cadena de favores en forma de tapones de plástico


Aitana tiene 11 años y padece una grave cardiopatía provocada por una anomalía genética. Hace unos años, Aitana fue desahuciada por la sanidad española pero la familia de la niña no se resignó y encontró un rayo de esperanza en un hospital norteamericano. Aitana ha sido operada ya una vez con éxito y su estado de salud ha mejorado pero necesita aún 2 intervenciones que cuestan cada una 200.000€. Los padres de Aitana luchan con uñas y dientes para que el Servicio Nacional de Salud sufrague los gastos médicos en el extranjero pero mientras la respuesta no llega se han volcado en la causa de los tapones porque si Aitana no se opera pronto su vida volverá a pender de un hilo. Necesita 1 millón de kilos de tapones.

Cadena de favores

Los tapones se consiguen con la solidaridad de miles y miles de ciudadanos que, con el pequeño esfuerzo de guardar sus tapones usados, se convierten en un eslabón de una cadena de favores. En A Guarda (Pontevedra) prácticamente todo el pueblo recoge tapones: un vecino se los entrega a otro y éste a otro y así sucesivamente…La cámara de Repor sigue este eslabón hasta dar con la persona que los necesita.
.
Sin duda, es ésta una historia de solidaridad pero que a la vez pone de manifiesto la soledad de los enfermos cada vez que tienen que enfrentarse con la burocracia de la administración.