Repor
Noche del miércoles al jueves a las 01.30 horas   Los Domingos a las 20:30 horas  
Nuestro país está lleno de lugares abandonados, lugares que se caen literalmente a cachos

Donde habita el olvido, en Repor

  • La degradación se ha hecho dueña del barrio antiguo de Ferrol
  • Un centenar de “sin techo” han hecho su hogar en una vieja fábrica abandonada del barrio de Poblenou en Barcelona
  • En La Muela, la administración ha abandonado a su suerte a todo un barrio y a sus pocos habitantes

Programas para todos los p├║blicos
Ampliar foto Exploradores de lugares abandonados

Exploradores de lugares abandonadosRepor

Ampliar foto Una imagen de la degradación del barrio antiguo de Ferrol en A Coruña

Una imagen de la degradación del barrio antiguo de Ferrol en A CoruñaRepor

Ampliar foto La casa del aequitecto Puig i Cadafalch es patrimonio pero se cae a cachos

La casa del aequitecto Puig i Cadafalch es patrimonio pero se cae a cachosRepor

Ampliar foto Un centenar de personas habitan en esta fábrica abandonada de Barcelona

Un centenar de personas habitan en esta fábrica abandonada de BarcelonaRepor

Ampliar foto Esqueletos de edificios en La Muela en Zaragoza

Esqueletos de edificios en La Muela en ZaragozaRepor

Noticias relacionadas

“Donde habita el olvido” se emite el próximo lunes 30 y 31 de mayo en canal 24 Horas y en La 1. Es un reportaje de Carlos Enrique, Ashley Pla y Sara Boldú.

RTVE.es - REPOR 

Nuestro país está lleno de lugares abandonados: fábricas, instalaciones deportivas, hospitales, casas, pueblos y barrios enteros. Son lugares donde habita el olvido, que se caen a cachos y sin un plan definido para rehabilitarlos o darles un nuevo uso.

Los lugares abandonados están más cerca de lo que pensamos


En el barrio del Poblenou en Barcelona conviven los edificios modernos con los restos de viejas fábricas. En una de esas antiguas fábricas abandonadas encontramos a un centenar de personas que han levantado su casa en esas ruinas. Se trata de personas sin recursos, como Carlos que vive de la chatarra y de algún que otro trabajillo que va saliendo. No disponen de ningún tipo de servicio y los que allí viven se hacinan entre paredes ruinosas que cualquier día pueden desplomarse.
Tampoco en Ferrol en A Coruña hay que ir muy lejos para encontrar abandonos. Basta con visitar el casco histórico de la localidad conocido como Ferrol Vello y darse cuenta de hasta que punto la degradación se ha hecho la dueña del lugar: casas caídas, vigas a punto de desplomarse, hierbajos y suciedad es el panorama que se encuentran los que pasean por las calles del barrio viejo.

Nuestro país está lleno de lugares abandonados. Son lugares donde habita el olvido y que se caen literalmente a cachos.


CELA es el Club de Exploradores de Lugares Abandonados. Son casi como un grupo de arqueólogos modernos que se dedican a visitar lugares abandonados y documentar con sus cámaras ese mundo olvidado. Tienen una premisa: Nunca se llevan nada de lo que allí encuentran y tampoco desvelan el lugar que visitan, para evitar que otras personas con intereses poco lícitos vayan tras su rastro. Con ellos visitamos una antigua fábrica de la provincia de Barcelona.

Cuando la administración es la que abandona...

El propietario es el responsable de mantener un edificio en buen estado. Por eso, el Ayuntamiento de Ferrol quiere expropiar las casas a los dueños. Pero qué pasa cuando la casa es además Patrimonio Histórico. En Argentona (Barcelona) encontramos la vieja casona de verano del arquitecto modernista Puig i Cadafalch. Su bisnieta dice “haber heredado un caramelo envenenado” porque por una parte se encuentra con la obligación de conservar la casa como una joya arquitectónica que sin duda lo es pero por otra parte no recibe ningún tipo de ayudas de las instituciones por culpa de los recortes presupuestarios. El resultado es una casa hermosísima y de gran valor cultural que se cae literalmente a cachos.
A veces es la propia administración la que abandona a su suerte a edificios y a las personas que lo habitan. En La Muela (Zaragoza) se planteó hace unos años una faraónica urbanización que quería hacer del municipio la tercera ciudad en habitantes de Aragón. Pero la burbuja inmobiliaria se rompió y el sueño acabó con sólo un edificio construido. Ahora entre esqueletos de hormigón, se levanta un bloque de viviendas con sólo 18 vecinos que viven en mitad de ninguna parte. No tienen servicios de telefonía por ejemplo, porque a su alrededor sólo habita el olvido.
.

 

Comentarios

Espacio reservado para promoción
cid:1706