Anterior Atún a la roteña Siguiente Secuestrados por Corea del Norte Arriba Ir arriba
Documentos TV - Ni vivos ni muertos

Documentos TV. "Ni vivos ni muertos"

  • Cada año se presentan en España 12.000 denuncias por desaparición

  • El 99 % de ellas, son desapariciones voluntarias y se resuelven positivamente

|

Producción: Lolita Films (España)
Duración: 52'
Calificación: apto para mayores de 13 años

Documentos TV emite esta semana la producción española "Ni vivos ni muertos", un documental que retrata el dolor de los seres queridos de personas que un día desaparecieron sin explicación alguna; el drama de quienes viven atrapados en una madeja de hipótesis y ansiedades, de preguntas sin respuesta.. Porque decir desaparecidos es decir que no están vivos y decir que no están muertos.

Sin datos oficiales

No hay cifras oficiales de desaparecidos en España. Ni el Ministerio del Interior ni la policía se arriesgan a dar un número. Inter-Sos, la principal asociación de desaparecidos, hablaba de catorce mil casos en 2006.

De las doce mil denuncias anuales, el noventa y nueve por ciento son desapariciones voluntarias y se resuelven positivamente. El resto son las desapariciones inquietantes o de alto riesgo, en las que la vida de la persona puede estar en peligro. Son estos los que preocupan a los cuerpos de seguridad. Porque desaparecer no es un delito.

Familias desesperadas

 

Los familiares de nueve casos de desapariciones inquietantes, relatan en ‘Ni vivos ni muertos’ su lucha por encontrar una respuesta a una dolorosa incertidumbre que no les deja continuar con su vida. Nos hablan en primera persona de sus interminables búsquedas, de sus confusiones, de sus miedos, de sus frustraciones y de un duelo que no acaba de encontrar el sentido. Y por supuesto, también recuerdan a los que un día cualquiera desaparecieron sin dejar rastro, dejando todo en suspenso

la desesperación puede llevar a invertir en la búsqueda los ahorros de toda una vida

Algunos de ellos desataron auténticos vendavales mediáticos, llenando las paredes de sus ciudades y de España entera con los rostros de sus seres queridos. Algunos, incluso, ofrecen recompensas. A veces siguen pistas verdaderas y falsas, rumores, “soplos”… y la desesperación les puede llevar a invertir en la búsqueda los ahorros de toda una vida, recurriendo a detectives o a videntes sin escrúpulos. En ocasiones, los desaparecidos parecen haber estado en todas partes. Y en ninguna.