Anterior Esta semana 'Historia de nuestro cine' con nuevos títulos Siguiente Muere Ángel Nieto, el mito del motociclismo español. Arriba Ir arriba
cerrar
Urgente: Detenido Younes Abouyaaqoub, el autor de los atentados, en Barcelona Urgente: Detenido Younes Abouyaaqoub, el autor de los atentados, en Barcelona

16:40

Documentos TV - Una dieta de desechos - Avance

Documentos TV. "Una dieta de desechos"

  • Abordamos el uso de residuos sólidos urbanos como fertilizantes

  • El documental retrata el proceso "de la cloaca a la huerta" y sus consecuencias

|

Documentos TV se emite los domingos a las 22:00 horas en La 2 de Televisión Española

Las aguas de la alcantarilla donde se han vertido restos de la industria química, de los hospitales, las aguas fecales y su materia orgánica, los productos derivados del petróleo y peligrosos virus y bacterias, forman los residuos sólidos urbanos. Una amalgama de productos tóxicos que solían acabar en las aguas fluviales o marinas, provocando enormes problemas de contaminación.

En la actualidad, la eliminación de estos desechos discurre por otro camino: las plantas purificadoras de agua. Allí, se extraen los líquidos y se dejan los materiales sólidos, que conformarán el llamado compost, utilizado como fertilizante ecológico.

Pero, ¿qué contiene exactamente este compost?. Según los expertos, está compuesto por materia orgánica y los estudios muestran la presencia de metales pesados perjudiciales para la salud y de sustancias cancerígenas como los furanos.

El documental franco-canadiense Una dieta de desechos que emite Documentos TV relata como en la última década, miles de hectáreas de tierras de labor han sido abonadas con toneladas de estos residuos altamente contaminantes.

Años después, se producían muertes sospechosas, enfermedades y envenenamientos por alta concentración de metales pesados, en las zonas donde se habían utilizado estos residuos sólidos como fertilizantes, que alertaron a la población y a la comunidad científica.

En la actualidad, ciudadanos de Estados Unidos, Canadá, Francia o Suiza se enfrentan a las grandes empresas productoras de estos fertilizantes y a sus propios gobiernos, quienes todavía promueven en algunos casos, su uso. Tan sólo las autoridades suizas lo han prohibido completamente.

Hacen falta unos quinientos años de media para producir dos centímetros y medio de suelo fértil. Con una sola aplicación de compost de residuos urbanos se puede destruir algo que la naturaleza ha tardado 3.000 años en crear.