Enlaces accesibilidad

Metrópolis

Metrópolis: Clips de artista

¿Los artistas plásticos también hacen videos musicales? Metrópolis reúne una serie de videclips realizados por artistas españoles, que ilustran con imágenes algunas de los temas más conocidos del rock y del pop de nuestro país.

Podremos ver un clip de la pintora Marina Núñez para Fangoria, de la artista de performance Itziar Okariz para Begoña, de la escultora Rosalía Banet para Christina Rosenvinge, y de los videoartistas Daniel Cuberta para El hombre burbuja, y DSK para Astrud, entre otras piezas.

Por
  • Música y Arte. Es sabido que los artistas contemporáneos acompañan con música sus proyectos audiovisuales, pero tal vez desconocemos que algunos de ellos han puesto imágenes a las canciones de bandas españolas como EL HOMBRE BURBUJA, FANGORIA, SR CHINARRO, BEGOÑA, ASTRUD, o CHRISTINA ROSENVINGE, entre otros.
  • Hoy descubrimos la faceta musical de algunos creadores plásticos en: CLIPS DE ARTISTA.

Empezamos nuestro recorrido por un clip de la pareja de videoartistas: Belén Montero y Juan Lesta titulado Mentalismo (2001) para el grupo indi de culto: ASTRUD. En este caso, han optado por un recorrido sentimental por los espacios que conforman nuestra memoria personal. La cámara se detiene en los objetos de una habitación de adolescencia mientras la letra alude a las épocas pasadas y a asociaciones oníricas.

Un tono muy distinto tiene el trabajo que la pintora Marina Núñez, realizó en 2004 para FANGORIA: Medusa (El arte de decir que no). Junto con otros creadores españoles, la artista recibió el encargo del MUSAC (Museo de arte contemporáneo de León) para plasmar en imágenes una de las canciones del disco de Fangoria: Arquitecturas efímeras. Huyendo de la narrativa cinematográfica tradicional, se centra en la metáfora de la cabellera femenina como símbolo de su fuerza, y en los referentes de la medusa y de la femme fatal.

Por su parte, Daniel Cuberta en Solo una parte (2007) para la banda EL HOMBRE BURBUJA, realiza un collage visual a partir de películas de Super-8 que la compañía Iberia regalaba a los viajeros que hacían viajes intercontinentales a fines de los 60 y que el artista encontró entre recuerdos familiares.
Un carácter más performático veremos en la pieza de Itziar Okariz, titulada Thanks (2004) para la cantante BEGOÑA. A medio camino entre el clip y la video-acción, el punto de partida es rodar en Bilbao el happening de un amplio grupo de gente que se desplazará desde el puente de Rontegi hasta el puente colgante de Portugalete trasladando en volandas a la cantante Begoña. La cantante, imbuida por todo el misticismo de la filosofía del rock, cruza la ría sin llegar a tocar el suelo.

También del colectivo DSK (Belén Montero y Juan Lesta), el clip Estafa (2001), para AUTROHUNGARO supone una crítica ácida a las sociedades consumistas y a la sociedad del espectáculo.

Con un tono melancólico, la obra de Manu Arregui: Adiós (2004), para FANGORIA nos muestra un personaje a caballo entre dos edades (la infancia y la juventud) modelado con 3D, que mira por la ventanilla de un tren, la vida pasar¿ fundiendo la abstracción geométrica de la ventana con flashes de imagen real de la vida en las estaciones.

Como Daniel Cuberta, Maria Cañas que también trabajado sobradamente con ¿found footage¿ o ¿técnica del metraje encontrado¿, realizó junto con Samuel Arquellada, el video Los carteles (2003) para SR.CHINARRO. Se trata de un ensayo visual en las que imágenes de la carrera espacial se mezclan con las de documentales etnográficos. Además de lograr una vertiginosa textura formal, también es un ejercicio sobre el proceso de documentar y sobre las relaciones realidad-ficción.

Como cierre de la emisión, disfrutaremos de la pieza que la escultora Rosalía Banet, ha creado en colaboración con la cantante Christina Rosenvinge. El vídeo Comestible 04 (2008) se sitúa entre la realización de una receta culinaria y una operación quirúrgica. En un ambiente aséptico, la cocinera-cirujana abre una tarta de carne y le extirpa los ojos que tiene clavados en su interior. Es casi un paisaje interior que esconde tras la dulce canción el amor perdido.