Blasco Ibáñez, el escritor universal

  • Blasco Ibáñez fue de los pocos que se enriqueció con la escritura
  • Hollywood reconció su talento llevando siete de sus novelas a la gran pantalla
Ampliar fotoVicente Blasco Ibañez

Vicente Blasco Ibañeztve

Ampliar foto Imagen firmada por Blasco Ibañez

Imagen firmada por Blasco Ibañeztve

Ampliar foto Greta Garbo y Ricardo Cortez

Greta Garbo y Ricardo Cortez interpretaron a Leonora Moreno y Rafael Brull en la adaptación cinematográfica de "Entre naranjos", titulada "El torrente"tve

Ampliar foto Blasco Ibáñez y Rodolfo Valentino

Blasco Ibáñez posa junto al actor Rodolfo Valentino, que participó en dos películas escritas por Blasco: "Los cuatro jinetes del apocalipsis" (1921) y "Sangre y Arena" (1922)tve

Irene Mahia Vicente Blasco Ibáñez (Valencia, 1867) es aún hoy uno de los nombres de la literatura española más reconocidos internacionalmente, no sólo porque a principios del siglo XX ya era el escritor europeo más leído de la época, si no también porque Hollywood encontró en él una auténtica mina de oro de la que extraer algunas de la historias que encandilaron al público norteamericano de los años 20.

A lo largo de su vida, Blasco Ibañez vió como Hollywood llevó a la gran pantalla siete de sus novelas, entre ella "Entre naranjos", que en su versión norteamericana pasó a denominarse "El torrente". Además, esta película supuso el debut de una jovencísima Greta Garbo en el cine norteamericano, interpretando el papel de la cantante de ópera Leonora Moreno (personaje que interpreta Nina Agustí en la adaptación de la novela realizada por Josefina Molina).

Ciclo de novelas valencianas


Publicada en 1900, "Entre naranjos" forma parte de el ciclo de "novelas valencianas" del escritor, periodo del que también destacan otras obras como "Arroz y tartana" y "Cañas y barro". En todas estas obras, Blasco Ibañez hace una radiografía al detalle del paisaje y la vida de la sociedad rural valenciana de finales del siglo XIX, del abuso de poder y de la corrupción política.

Aunque sin llegar a ser autobiógrafica, la vida del protagonista de entre naranjos, Rafael Brull, guarda ciertas similitudes con la de Blasco Ibáñez. Por ejemplo, ambos estudiaron derecho para dedicarse luego a la política, ambos son apasionados de la literatura y sienten una admiración absoluta por las mujeres.

Un escritor sin límites creativos

No es de extrañar que en cualquiera de sus biografías se mencione la extraordinaria rapidez con la que Blasco Ibañez escribía sus obras y sin que ellas perdieran, claro está, un ápice de genialidad. Lejos del costumbrismo del que hace gala en "Entre naranjos", en la obra de Blasco descatan novelas de caracter político, social y psicológico.

De hecho, tras un periodo en el exilio durante su juventud, regresa a Valencia en el año 1891 y durante varios meses se dedica a la publicación de obras de análisis político y, además, funda el diario republicano "El pueblo".

Coincidiendo con su traslado a Madrid en 1899, en donde es elegido diputado, Blasco Ibáñez abandona la novela costumbrista para adentrarse en la novela social, y poco después inicia su ciclo psicológico, en el que destaca la novelas "Sangre y arena".

Un talento reconocido en el mundo entero

En el año 1909 Blasco Ibáñez rompe con su vida cosmopolita en Madrid y se establece primero en Argentina y, luego, en Francia, en donde el presidente galo le pidió que escribiera una novela sobre la guerra, y de ahí nació "Los cuatro jinetes del apocalipsis", una obra que encandiló a Hollywood -de hecho la llevó al cine en 1921- y al público norteamericano en general. También el ámbito académico se rindió a los pies de Blasco Ibáñez, a quien nombraron Doctor Honoris Causa en la la Universidad de Washington.

Los últimos años de su vida se trasladó a su villa de Fontana Rosa, ubicada en la localidad francesa de Mentón, en donde también escribió varias obras, en esta ocasión de exaltación patriótica, como "El paraíso de la mujeres", así como el libro de viajes "La vuelta al mundo de un novelista". En esta villa falleció el 28 de enero de 1928, aunque no fue enterrado en Valencia hasta 1933, una vez que se instauró la II República.
Espacio reservado para promoción
cid:'TE_ENTRENA'